Tu cuerpo es Evolución



Así es. La Inteligencia que se expresa en cada función de nuestro cuerpo es creativa, se encuentra en constante cambio. A estos movimientos creativos los llamamos Evolución, son una fuerza imparable, rompen con nuestra monotonía e inercia, y nos proponen una oportunidad para revisar lo que damos por conocido y seguro.

TIR es un método de salud y de crecimiento personal basado en esta Inteligencia, y utiliza distintas herramientas terapéuticas para que todos y todas podamos hacernos conscientes de su presencia. La primera es una rutina de cuatro movimientos que utilizamos para la Activación de la Biología con múltiples beneficios. Luego está la integración del Ciclo de Evolución, explicado más abajo y, finalmente, un protocolo aplicado directamente sobre el cuerpo de la persona, un intercambio realizado en silencio desde una profunda escucha.

Hablemos de Evolución. Pensemos en el trayecto que hacemos cada día a nuestro trabajo. Siempre por la misma carretera, perfectamente asfaltada, tan acostumbrados a su estado que dejamos de prestarle atención. Entonces la Evolución entra en acción. Un buen día nos encontramos con la carretera cortada y esto nos obliga a circular a 20km/h durante hora y media por otra carretera de tierra en muy mal estado. El viaje se hace muy incómodo, una señal inconfundible de que la Evolución ha entrado en escena. Finalmente llegamos a la siguiente carretera asfaltada y sentimos un gran alivio. Las condiciones que disfrutábamos cada día sin que llamaran nuestra atención, ahora se hacen notar nuevamente; respiramos y decimos “¡Qué bien, volver a una carretera en buenas condiciones!”. 

Los procesos de evolución y cambio casi nunca se presentan como algo agradable. En muchos casos se manifiestan como enfermedades, situaciones difíciles en el trabajo o con la pareja, y TIR aporta algo de luz en este fascinante proceso. Según la visión de TIR, podemos sacar provecho de estos momentos comprendiendo tres simples fases: el Agradecimiento, el Respeto y el Soltar o Compartir. Este aprendizaje puede hacerse durante o después de una situación determinada.

Volvamos al ejemplo anterior. El Agradecimiento es la primera fase de comprensión en la que entendemos el aporte de esa situación inesperada. Entendemos que esa carretera de tierra nos ha permitido valorar nuevamente aquello que disfrutamos cada día. 

El Respeto tiene que ver con la fase de alivio, de celebración, que sentimos al volver a la carretera en buen estado. Tiene que ver con integrar lo vivido, con valorar lo aprendido. La tercera fase tiene que ver con Soltar aquella experiencia.

Algunas personas, dependiendo de lo vivido, pueden quedarse fijadas en lo acontecido y bloquearse en esta tercera fase, hablamos de trauma, de duelo no hecho. En otros casos, también en el marco de esta tercera fase, sentiremos la necesidad de Compartir nuestra experiencia y nuestro aprendizaje con los demás. Muchas personas, después de transitar largos procesos de enfermedad, han expresado sentirse agradecidas por todo lo que han aprendido, por todo lo que la enfermedad les ha aportado. Estas personas se han encontrado a sí mismas y deciden acompañar a otras compartiendo su experiencia.

Este es el Ciclo de Evolución de TIR y es un proceso que puede darse más o menos espontáneamente. Mientras más resistencias tengamos (resentimiento, enojo, incomprensión, negación, rechazo), más arduo será el aprendizaje. Como humanidad, aún nos quedan muchas lecciones por integrar, el proceso evolutivo es infinito, y TIR se presenta como una propuesta terapéutica muy completa para acompañarnos en este proceso. 

TIR es para crecer como individuos y, al mismo tiempo, para tomar consciencia de que la Evolución es un proceso colectivo. TIR nos permite compartir todo aquello que vamos comprendiendo a través de nuestras manos y nuestra presencia. TIR nos permite sentir aquella celebración de la que hablaba en nuestro cuerpo; de hecho, la imagen de volver a la carrera bien asfaltada tiene que ver con volver al cuerpo, volver a valorarlo, a cuidarlo, a conocerlo, a devolverle nuestra confianza y dejar de castigarlo, a actualizarlo para que nos permita canalizar puro Conocimiento y así logremos ocupar nuestro lugar en este proceso evolutivo que nos envuelve, nos desafía y nos transforma.

Ariel Jaenisch Ferrigno
Creador de TIR -Tecnología Inmaterial de la Realidad-
Terapeuta, masajista, formador y artista digital.

Coordinadora:
Ana Gonzalez – Tel 617 736 366 – anesvo@yahoo.es
info@evoluciontir.comwww.evoluciontir.com


Si te ha gustado, compártelo...