Tarot: La Torre



La imagen de este arcano no puede ser más demoledora. Contemplamos cómo dos figuras humanas son lanzadas violentamente, mientras la torre es alcanzada por un rayo. La torre no ha sido abatida, pero una llama de fuego y un rayo de luz golpean la corona que preside la torre.

La torre se ha asociado con la mítica Torre de Babel, la historia cuenta que fue un edificio construido por Nemrod para asaltar el cielo. Según narra la leyenda, Dios se enfadó y como castigo no sólo derribo la construcción, sino que hizo que los hombres hablaran distintas lenguas para aumentar la confusión entre ellos.

Las torres, simbólicamente, se construían para ser un punto de unión entre la tierra y el cielo y, a través de sus escaleras, podían tanto ascender (los humanos) como descender (los dioses) y entrar en contacto estos dos mundos (el humano y el divino). Conectar el espíritu con la materia.

La torre de este arcano no ha sido concebida para ser puente de unión del espíritu y la materia, sino más bien parece una pequeña torre habitada por dos personas. Al estar cubierta por una corona, representa que no hay más autoridad que el rey, no tiene puertas para entrar o salir ni recibir visitas y sus ventanas son pequeñas. No hay iluminación y parece un lugar bastante lúgubre y aislado en el cual estos dos personajes habitan. Parece como si la Vida, de modo rotundo, les empujara con la fuerza del rayo a salir de su aislamiento y de su más que probable estancamiento con rotundidad.

Esta carta, para mi, significa cambios. Desde mi punto de vista, los cambios se pueden producir por iniciativa propia o bien porque la vida te empuja a moverte y salir de tu aparente zona de confort para explorar nuevos territorios y vivir nuevas experiencias. La vida va hacia adelante y con su impulso nos lleva a realizar los movimientos necesarios para seguir creciendo.

Esta carta nos habla de aventurarnos hacia lo desconocido, y aunque no sepamos bien hacia dónde vamos, es necesario continuar con el viaje de la vida.

Nos invita a dejar el conformismo a un lado y a comprender que las viejas estructuras que crecieron en nuestra mente, es momento de darles las gracias y cambiar de pensamientos, sentimientos y acciones, dejando atrás recuerdos del pasado que impiden nuestro avance en la vida.

También nos muestra, que si nos aferramos a las estructuras sufriremos y finalmente, de manera violenta como les pasa a los personajes de la torre, seremos lanzados o nos lanzaremos al tomar consciencia de nuestra situación actual.

Cuando acontecen las crisis, es el momento en el que nos planteamos nuestra existencia, y si realmente somos felices haciendo lo que hacemos, y si tenemos el valor de lanzarnos a hacer lo que nos gusta, viviendo como queremos, bendiciendo ese cambio que ha llegado a nuestra vida.

Este arcano nos indica la necesidad que tenemos en ocasiones de tocar fondo, agotar la experiencia, para tener la posibilidad como el ave fénix de renacer de las cenizas.

Es el momento de la rendición, cuando ya no te quedan fuerzas y la mente en posición de ego le toca doblegarse al espíritu, entendiendo que todos sus esfuerzos por controlar o dirigir su vida son vanos, comprendiendo que hay algo mayor, por encima nuestro, que dirige nuestras vidas.

La torre, para mi, es uno de los arcanos más esclarecedores y cuya sola visión te puede ayudar a tomar decisiones que puede que estés postergando.

Lejos de dar una lectura catastrofista, creo que es una gran oportunidad de mejorar nuestra vida, permitiéndonos ser y soltando sin ataduras aquello que ya no tiene vigencia en nuestra existencia.

Francisco Javier “Hombre Sol” creador de Chamanismo Akáshico©junto a Leyre “Mujer Árbol”

info@abrazatuesencia.com
www.abrazatuesencia.com


Si te ha gustado, compártelo...