Relaciones familiares compleja con flores de Bach



“Ayuda a mejorar la relación con tus hijos”

Las relaciones familiares son muy necesarias para el crecimiento del ser humano, en especial con los hijos. Estas relaciones suelen ser, en la mayoría de los casos, afectivas y cordiales, pero en otras ocasiones, suelen ser con enfrentamientos, discusiones y peleas.

Lo primero que debemos que tener en cuenta es que ambas partes se necesitan y se quieren, algo que se suele olvidar fácilmente. Cuando nos enfadamos echamos en cara cosas que han ocurrido anteriormente y que no tienen nada que ver con el conflicto que hay actualmente. Esto nos provoca dolor y resentimiento y por lo tanto, ira, impaciencia y resentimiento.

Para tener armonía, siempre hay que escuchar al otro, no obcecarnos en nuestras ideas, pues puede ser que ambos lleven razón con distinto punto de vista. Evitar elevar el tono de voz ya que pone en alerta a nuestro Sistema Simpático y es cuando nos sentimos atacados, entonces nos impacientamos y perdemos las formas.

Sentarse a hablar y escuchar las opiniones del otro es una gran manera de evitar el conflicto y las peleas, aún cuando no estemos de acuerdo con lo que dice. El respeto es fundamental para que te respeten.La comunicación se debe establecer de forma fluida y sin distorsiones.

Si no hablamos las cosas que nos molestan, y callamos para no discutir, con el tiempo  puede provocar discusiones que alteran la paz familiar. Aprender a conversar tranquilamente, sin agresividad, facilita que el clima familiar sea inmejorable.

Cuando las relaciones padres-hijos están afectadas, la toma de Flores de Bach por ambas partes es una buena solución pues nos ayuda a equilibrar las emociones y a ver las cosas desde otra perspectiva.

¿Qué son las Flores de Bach?

Las Flores de Bach son preparados vibraciones que conservan la calidad energética de una flor determinada y forman parte de las terapias vibracionales como la reflexología o la cromoterapia. Permite incorporar cualidades armónicas a nuestro ser para tener un crecimiento personal integral. Esta terapia fue reconocida por la OMS en 1976.

Edward Bach fue el descubridor de esta terapia. Él dijo: “La enfermedad no es un castigo sino un instrumento del que se sirve nuestro cuerpo para prevenirnos de que hay algo que no está bien y para devolvernos al camino de la salud a través de la mente.”

Edward Bach encontró que el paciente enfermaba de siete formas básicas, las cuales detallamos a continuación:

  • El orgullo (creerse más que todos)
  • El egoísmo
  • La crueldad (hacer daño a los demás o a sí mismo)
  • El odio
  • La ignorancia (se incluye el temor que ocurre por desconocimiento)
  • La inestabilidad(también incluida el dudar)
  • La codicia (queriendo para nosotros lo que no nos pertenece)

Aunque estas son las enfermedades básicas, Bach también trató otras muchas derivadas de éstas, como son la impaciencia, el miedo, la irritabilidad, el descontrol, desbordamiento de situaciones, rigidez mental, inseguridad, agotamiento físico y mental, apego, tortura mental, etc.

Las Flores de Bach ayudan a equilibrar nuestra mente para equilibrar nuestro cuerpo. Leonardo Da Vinci decía “Mens sana in corpore sano”, mente sana en cuerpo sano. La mayoría de nuestras dolencias físicas son somatizaciones psíquicas. “El cuerpo grita lo que la boca calla”. Mejorando nuestro estado mental, mejorará y mucho, nuestro estado físico.

Hay varias formas de testar a una persona para saber qué Flores de Bach necesita. Una de las que más se utilizan es el pulso. Otra forma de testaje es con radioestesia. El terapeuta ayudado de un péndulo, testará las flores tocando al paciente al mismo tiempo. También el diálogo, test de personalidad, intuición del terapeuta, etc son distintas formas de testar.

Para que las Flores de Bach se conserven en perfecto estado y tengan un buen funcionamiento, son necesarias unas recomendaciones básicas:

  • Evitar poner el frasco cerca de una fuente de calor u ondas, como radiadores, microondas, wifi, móvil, etc.
  • Procurar no tocar la pipeta de cristal con la boca.
  • No administrar con cucharilla metálica.

Las flores de Bach nos ayudan a que los sentimientos y estados de ánimo negativos salgan al exterior. En ocasiones esos estados negativos de ánimo han sido reprimidos durante bastante tiempo y para poder liberarse de esos sentimientos negativos hay que recibir ayuda. Hay ocasiones en las que todas esas emociones se manifiestan de manera física, como con un dolor muscular, prurito en la piel (el órgano más sensible del cuerpo) o la aparición de emociones que no llegábamos a imaginar. Si esto ocurriese, hay que continuar tomando Flores de Bach.

Para resolver esas emociones causadas por conflictos familiares, tenemos a nuestra disposición una serie de Flores de Bach que nos ayudarán a mejorar la situación y nuestro estado anímico.

  • Sauce: esta flor nos ayuda a evitar quejarnos constantemente y no tener resquemor ni odio.
  • Impaciencia: como su nombre indica, esta flor nos ayuda a tener más paciencia con los demás y con nosotros mismos.
  • Haya: para personas intolerantes que critican a los demás.
  • Acebo: trata sentimientos negativos hacia otros como el odio y el rencor.
  • Madreselva: para personas que viven en el pasado y sienten nostalgia.
  • Ceratostigma: para mejorar la inseguridad
  • Agua de Roca: para dejar de querer ser perfecto y aceptar nuestras flaquezas.

Escuela Aradia
c/ Regalada, 5 – 2ª planta
28007 – Madrid
Tel. 910338463 –
652174565
www.escuelaaradia.com

Si te ha gustado este contenido, compártelo…
Share on Facebook
Facebook
55Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email