¿Qué te aleja de la armonía y la felicidad en tus relaciones?



¿Cuántas veces te has visto a ti mismo envuelto en conflictos originados por causas aparentemente banales?, ¿cuántas veces has acabado discutiendo con tu pareja, amigos o familias por cuestiones que, en el fondo, no tenían tanta importancia?, ¿cuántas veces te has preguntado por qué sentías esa rabia, ese dolor, esa indefensión ante algo que, en realidad, no lo merecía?

Estas situaciones no son más que el indicador que nos señala que hay algo que debemos sanar en nosotros, algo a lo que no estamos prestando la atención necesaria.Una o algunas de las cinco heridas del alma de las que habla Lise Bourbeau, experta de la metafísica de la enfermedad y autora de best-sellers como “Escucha tu cuerpo”, en su “5 Heridas que impiden ser uno mismo”.

Las cinco heridas del alma se activan en nuestros primeros años de vida y llegan a nosotros a través de nuestros padres, son: la traición, el rechazo, el abandono, la humillación y la injusticia.

Cada una de ellas desencadena una reacción, un tipo de comportamiento en nosotros, que aparece de forma automática en el momento en que nos sentimos expuestos al dolor generado por la herida.De la misma forma que cuando alguien nos pisa un pie herido, nuestra ira se manifiesta de forma rápida y descontrolada, cuando alguien entra en contacto con una de nuestras heridas del alma, esas reacciones aparecen de inmediato.

Lise Bourbeau define estas reacciones como máscaras: no son nuestra verdadera esencia, alteran nuestra personalidady nos hacen parecer personas que en realidad no somos, nos alejan de lo que queremos ynos limitan.

La máscara de la traición es la personalidad controladora; la del rechazo, la huidiza; la del abandono, la dependiente; la de la humillación, la masoquista (emocional); la de la injusticia, la rígida. Todas ellas se manifiestan en nosotros en mayor o menor medida en función de la profundidad de la herida que las origina y podemos, a través de ellas, tomar mayor conciencia de cuáles son las heridas a las que debemos prestar mayor atención (en este vídeo, Aleksandra Grace explica cómo podemos detectar en nosotros las heridas, según lo explicado por Lise Bourbeau en sus libros y talleres).

Una vez detectadas estas heridas, el primer paso para sanarlas será aceptarlas, dejar de ignorarlas. Es importante entender que aceptar algo no implica desearlo, sino tomar nuestra responsabilidad en relación con nosotros mismos y nuestra felicidad. Cuando miramos con compasión, cuando nos permitimos ser, generamos una energía transformadora, nos demostramos amor y el amor es una de las energías con mayor poder curativo.

Al tomar esa responsabilidad, empezamos el camino hacia nuestra sanación, estamos más cerca de desactivar nuestras máscaras y permitirnos ser quien verdaderamente somos.

En realidad, muchas de las circunstancias a las que hacemos frente en nuestro día a día, han sido provocadas y atraídas por nosotros mismos: nuestro propio miedo al abandono, por ejemplo, atrae situaciones en que nos sentimos abandonados, haciendo aflorar nuestra máscara de la dependencia.

Esas circunstancias no son más quemaravillosas oportunidades de conocernos mejor y amarnos más, prestarnos la atención necesaria y sanarnos.

Empieza ahora a observarte desde el amor, observa tus reacciones, ¿por qué actúas de una u otra forma ante algunos problemas? Pregúntate qué heridas no has sanado todavía, cuando las detectes, estarás más cerca de construir la vida que quieres y, sobre todo, de disfrutar de tus seres queridos de forma más franca y plácida.

Del 5 al 9 de mayo de 2018, Lise Bourbeau estará, por primera vez, después de muchos años, en Barcelona, con sus talleres Vivir en Armonía y Las 5 Heridas que Impiden Ser Uno Mismo. Una oportunidad única para aprender más sobre las heridas y su sanación, una forma perfecta de demostrarnos amor. Toda la información sobre el evento aquí.

 


Si te ha gustado, compártelo...








Deja un comentario