Prevenir el agrandamiento de la próstata y otros problemas del sistema reproductor masculino



¿Menopausia masculina?

Los cambios hormonales se dan tanto en hombres como en mujeres. La andropausia, como se llama en el caso de los hombres, es un proceso más lento y progresivo. De hecho, llega antes que la menopausia, comienza sobre los 30 años, cuando el nivel de testosterona empieza a descender, a aproximadamente un ritmo de un 1% anual. El cambio empieza a notarse más en edades superiores, generalmente a partir de los 50, cuando los síntomas son más evidentes. Algunas enfermedades como diabetes, obesidad o el estilo de vida (el estrés) pueden acelerar el proceso.

Como ocurre con las mujeres, hay varones que se encuentran bien y no tienen síntomas. Por otro lado, hay otros hombres que pierden fuerza y resistencia física, y se cansan más de lo habitual. Cuando comen, el alimento se transforma más fácilmente en grasa corporal y cuesta más crear músculo. También los cambios hormonales producen sudoración nocturna, menor deseo sexual, mayor irritación o ansiedad debido a los bajos niveles de testosterona que impiden regular el estrés como antes. Además, si se necesita ir más veces al baño y orinar con más dificultad ya es hora de ir pensando en la próstata. 

Problemas con la próstata

La próstata tiene aproximadamente el tamaño de una nuez y rodea la uretra justo por debajo de la vejiga. Tiene una función importante en la época reproductiva ya que produce sustancias que facilitan la misión del espermatozoide, ayudándole en su capacidad reproductiva. Como resultado de los cambios hormonales, la próstata puede aumentar de tamaño (hiperplasia prostática benigna), pero esto no sólo puede suceder con la llegada de la andropausia, sino también con el estrés o la mala circulación sanguínea de la pelvis (más frecuentemente por el estilo de vida sedentario), que pueden provocar trastornos en esta área, incluso para los más jóvenes.

Los síntomas relacionados con la micción surgen porque la próstata presiona la uretra como un collar, por eso hay dificultad al iniciar el chorro de orina u orinar de forma entrecortada, lo que puede provocar dolor, molestias al orinar o una necesidad frecuente y urgente de ir al baño, hasta el punto de tener que levantarse por las noches.

Remedios naturales – el Método AVIVA

Para la prevención es aconsejable llevar una vida sexual regular, cuidar la alimentación (evitar el alcohol, especialmente los licores fuertes y la comida picante; consumir más ácidos grasos insaturados como pipas de calabaza y pescado) y hacer ejercicios físicos. 

El Método AVIVA puede contribuir a mejorar los síntomas, porque consiste en una serie de ejercicios desarrollados de una manera especial para los hombres, con los que se puede reparar la salud de la próstata y del sistema reproductor masculino. Al contraer y relajar la zona pélvica y los glúteos, el flujo sanguíneo sube en la pelvis, provocando que los órganos que se hallan ahí encuentren más vitaminas, hormonas, nutrientes y oxígeno. 

La desintoxicación de esta área también mejora. Todo esto es muy importante, porque cuanto más limpio y abundante es el suministro de sangre de la próstata, más probable es que el tejido conjuntivo, músculo liso y las glándulas que forman este órgano no se multipliquen o si el proceso ya ha comenzado, que se pueda detener o disminuir.

Otra característica particular del método es que no sólo estimula físicamente el flujo sanguíneo y los músculos y órganos de la pelvis, sino que también activa el funcionamiento de la glándula pituitaria (hipófisis). Como esta glándula tiene un papel crucial en gestionar el sistema endocrino, al estimularla podemos equilibrar el sistema hormonal, siempre de acuerdo con la edad. 

Gracias a la gimnasia constante de los movimientos específicos, los síntomas de la andropausia y los problemas de los órganos reproductores (como la inflamación o el agrandamiento de la próstata o el varicocele) pueden aliviarse. El método también ayuda a aumentar la fertilidad masculina porque mejora la cantidad, movilidad y vitalidad de los espermatozoides. Además, como los músculos del suelo pélvico también se fortalecen, puede ser una herramienta para solucionar la disfunción eréctil y mejorar notablemente la vida sexual.

Método AVIVA
www.vidaviva.eu/es – Tel 638 43 73 88


Si te ha gustado, compártelo...