Plata Coloidal, un suplemento recomendable



Antes del descubrimiento de los antibióticos, en el primer tercio del siglo del siglo XX y especialmente en Estados Unidos, se utilizó la plata coloidal para tratar infecciones por bacterias.

Albert Searle, fundador de la empresa farmacéutica que lleva su nombre, escribió en el año 1920 un libro que consiguió gran difusión titulado The use of colloids in health and disease.

Desde hace muchos siglos se conocían las virtudes antimicrobianas de la plata, que tal vez explique por qué las familias adineradas utilizaban cuberterías y vajillas de plata y por qué antiguamente se introducía una moneda de plata en el recipiente que contenía la leche para retrasar su caducidad. Sin embargo, con la llegada de las sulfamidas y posteriormente de los antibióticos, la plata coloidal quedó relegada a un plano cada vez más secundario. Esto no se debió a que fuese menos efectiva que los otros dos, sino a que era más cara de producir y sobre todo a que no era patentable. La plata coloidal es un suplemento totalmente seguro, ya que cuando la plata se encuentra en forma coloidal no interfiere con los procesos fisiológicos del organismo, ni se acumula formando depósitos tóxicos. Por tanto, ninguno de los efectos secundarios que pueden ocurrir al ingerir plata, se observan al ingerir plata coloidal. Las sustancias en suspensión coloidal tienen poco efecto tóxicos, incluso si se ingieren en cantidades superiores a las recomendadas.

La plata coloidal es efectiva a partir de concentraciones de 5ppm (partes por millón). Consideramos que lo más recomendable es adquirir un fabricador de plata coloidal y fabricarla en casa, ya que es realmente barato el fabricarla y la calidad será mayor.

La plata coloidal sólo afecta a organismos unicelulares como protozoos, virus, bacterias y hongos, y por lo tanto no a los tejidos humanos, que son pluricelulares. Actúa bloqueando las enzimas necesarias para la captación de oxígeno del microbio, provocando su asfixia. Esta afirmación podría llevar a pensar que la plata coloidal es eficaz sólo contra organismos aeróbicos (que requieren oxígeno para su metabolismo), sin embargo es también efectiva contra numerosas cepas de patógenos anaeróbicos, como las bacterias clostridium, nos debe alegrar, teniendo en cuenta que esta bacteria se encuentra en la fase inicial de todos los cánceres como describe la Dra. Clark en su libro “La cura y prevención para todos los cánceres”.

También se ha comprobado en laboratorio su uso como eficaz antivírico. Parece que el sólo contacto de una partícula de plata con un virus lo inactiva, a pesar de que éste no posea enzimas respiratorias. Pero lo más sorprendente es que la plata coloidal no afecta negativamente a la flora intestinal y, por el contrario, es muy efectiva en caso de infecciones digestivas como colitis, gastroenteritis, tifus, disentería o cólera. Y resulta maravilloso que la plata coloidal no interactúe con ningún otro tratamiento, ya sea de medicina alopática o de naturopatía.

Robert Becker, uno de los grandes promotores de la plata coloidal, tras numerosas observaciones llegó a la conclusión de que no es sólo un potente germicida, sino que también favorece la regeneración de tejidos, la curación de las heridas y el aumento de masa ósea, especialmente en los ancianos. Con razón se ha dicho que la plata coloidal es como un segundo sistema inmunológico.

Sin embargo, hay afirmaciones falsas sobre el uso de la plata coloidal, como que puede provocar argiria. La argiria es una intoxicación por compuestos de plata que da como resultado una coloración azul de la piel, pero esto sólo ha ocurrido si se toman sales de plata, que nada tiene que ver con la plata en forma iónica o coloidal.

Veamos cómo los efectos de la plata coloidal son, a nuestro entender, totalmente diferentes y más positivos que los causados por los antibióticos:

  • Los antibióticos debilitan, mientras que la plata coloidal vigoriza.
  • Los antibióticos deprimen las defensas, mientras que la plata coloidal las refuerza.
  • Los antibióticos tienen un alcance limitado, mientras que la plata coloidal es de amplio espectro.
  • Los antibióticos eliminan la flora intestinal favoreciendo el crecimiento de hongos, mientras que la plata coloidal elimina los hongos favoreciendo el crecimiento de la flora intestinal

Al margen de estos efectos beneficiosos de la plata coloidal, podemos señalar, además, que:

  • Sólo con 5 partes por millón destruye virus y bacterias en 3-4 minutos.
  • Es atóxica.
  • Puede ser para uso interno o externo: cáncer de piel, eccemas, acné, picaduras de mosquito,…
  • También podemos utilizarlo con nuestras mascotas
  • Puede utilizarse como gotas nasales (sinusitis,…), colirio para los ojos (conjuntivitis,…), lavados genitales (hongos,…).
  • Ayuda a la cicatrización de las heridas
  • La dosis eficaz en procesos infecciosos suele ser de 3 cucharadas soperas diarias, una antes de cada comida, aunque se puede llegar a aumentar hasta los 200 ml diarios dependiendo de la gravedad. Esta dosis, aunque parezca excesiva, es completamente inocua y la utilizaremos en los casos en los que necesitemos una acción rápida y contundente. Lo más conveniente es empezar con dosis máximas e ir descendiendo según se vaya restableciendo la salud.
  • Dosificación normal como preventivo: 1 cucharadita y media de café 2-3 veces diarias.

Ignacio Chamorro
Director del Instituto Clark España
Para cualquier duda sobre Terapia Clark puedes consultar en www.institutoclark.com o ponerse en contacto con nosotros a través de este correo info@institutoclark.com
Puedes adquirir el Fabricador de Plata Coloidal en los distribuidores de productos Clark en España.

 


Si te ha gustado, compártelo...








Deja un comentario