Otras civilizaciones de otros mundos



Al querer hablar de los seres humanos que pueblan otros mundos, o de su posibilidad, soy consciente de las resistencias a las que me tengo que enfrentar. Es como si una gran forma-pensamiento se hubiera instalado en muchas mentes y su acción, tendente a menospreciar, ridiculizar y poner en duda el tema, se filtrara hasta en las personas aparentemente abiertas de mente. Hay un gran escepticismo, fruto de tantos años de ocultar el asunto, denostarlo y echarlo por tierra cada vez que alguna persona tiene el atrevimiento de sacarlo a la luz. Hasta la propaganda en contra, muy común en las películas de Hollywood, juega su papel a la hora de condicionar el pensamiento.

Y, entonces, ni siquiera sale en las noticias cuando alguien los ve surcando los cielos, porque sabe que si va a los periódicos a mencionarlo no le van a hacer caso, no van a valorar la noticia, porque ya ha dejado de serlo puesto que, oficialmente, los extraterrestres y las naves en las que surcan el aire no existen y, si no existen, ¿qué nos vienen a contar? Y no importa que se aporten fotografías o vídeos porque el dictamen oficial es el que vale y el control de los medios es importante en la decisión de publicar unas noticias y aparcar otras.

Estamos viviendo tiempos de apertura mental extraordinarios: se habla de las posibilidades de la física cuántica, del campo de infinitas posibilidades que se nos abre, de experimentos con resultados asombrosos y sobre los que se les ha echado tierra por encima, tratando de que no llamen la atención, como el llamado del Centésimo mono, difundido por Rupert Sheldrake, y que supondría un gran salto en la comprensión de cómo se transmite el conocimiento entre una especie.

Estamos en los tiempos, desde hace pocas décadas, en que no paran de descubrirse nuevos planetas fuera de nuestro sistema solar, planetas situados incluso en zonas de alta probabilidad de vida, por la distancia a su propia estrella, similar a la nuestra. Stephen Hawking, puso sobre la mesa lo necesario que se hace el pensar en descubrir y explorar otros mundos y hacer que la vida continúe en ellos, porque el panorama que se nos presenta en el nuestro es un tanto pesimista. Según él, estamos al borde de un colapso medioambiental que nos hará plantearnos muy en serio la salida de expediciones en búsqueda de planetas habitables. Fruto de sus ideas es el proyecto Starshot, que incluía el lanzar una expedición de pequeñas naves a gran velocidad y con destino a los planetas del sistema Alfa Centauro, el más próximo al nuestro. Pueden consultarlo en internet, es un proyecto en marcha.

Personas que han estado y están en contacto con seres de otros mundos ha habido bastantes, unas más famosas que otras. Tenemos el caso de George Adamski, Daniel Fry, Sixto Paz, Luis Fernando Mostajo, entre otros.

Se han escrito libros narrando las conversaciones que han tenido con sus contactos de otros mundos, incluso, algunos de ellos han tenido la experiencia de subir a sus naves y ser invitados a visitar sus mundos. Otros también lo han hecho a través de puertas dimensionales, produciéndose un traslado inmediato en ese caso.

He escrito un libro llamado: Otras Civilizaciones de otros Mundos. Ha sido escrito con la ayuda, al dictado, de seres de otros planetas, sin lo cual no hubiera podido escribirse. En él narro lo que se me ha venido diciendo, es decir, soy un mero intermediario de lo que quieren decirnos a todos.

Los temas tratados son de lo más variado, desde las civilizaciones antiguas desaparecidas y su posible reaparición en un futuro inmediato, a describir qué nos puede estar aguardando a la humanidad como colectivo sujeto al condicionamiento tramado por organizaciones, para nada buscando lo mejor para la mayoría. Lo principalmente tratado se refiere al instante presente que, aparentemente, no es nada halagüeño, visto por un lado el deterioro medioambiental y el posible colapso del funcionamiento normal y regenerativo de la naturaleza, y, aparte de otras amenazas que siempre hemos tenido, como una posible guerra nuclear, esta otra más terrorífica y de origen exterior.

Lejos de ser catastrofistas, estos seres, aparte de estar ayudándonos de forma encubierta desde hace muchísimo tiempo, hacen amplia referencia a nuestro potencial, a las múltiples posibilidades que tiene el ser humano para salir airoso de situaciones de lo más adversas, contando con su creatividad, buen juicio, y buena voluntad que se deben de poner en marcha ante el actual desafío donde está en juego la supervivencia de la humanidad.

Os ofrezco de todo corazón esta obra esperando os sea inspiradora.

Manuel Ortega
Ediciones Amatista
www.edicionesamatista.com

Si te ha gustado este contenido, compártelo…
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email





Share