Los Registros Akáshicos La evolución del alma está en la acción



Cuando el alma baja a la Tierra, tiene un estado de vibración puro, es el principio de un nuevo comienzo, un empezar de nuevo. Al unirse el alma al feto, en el vientre de la madre, empieza a cambiar la vibración, tiene que adaptarse a la nueva vibración que a partir de ahora tendrá que vivir el resto de su vida. 

Este proceso puede ser muy doloroso para algunas almas, ya que perdemos mucha fuerza y viveza en este proceso. No podemos llevarnos toda la energía de nuestro espíritu superior, ni tampoco nuestra mente será tan libre a partir de ahora, sino que debemos aprender a vivir más limitados y en una vibración más densa. 

Los Registros Akáshicos te puedes dar todas las repuestas que buscabas.

Eso provoca que el alma empiece normalmente a sufrir, a causa de la limitación de sentirse atrapado en un cuerpo más denso, a bajar de vibración y, por consiguiente, a equivocarse y frustrase. 

No sólo los seres humanos nos equivocamos, a veces las almas también se pueden equivocar al planear su vida en la Tierra y no saber evaluar bien toda la energía que necesitan. Bajan con una vibración más baja de la que posiblemente necesitan para cumplir sus misiones y provoca que vaya aumentando el estrés y la ansiedad, la frustraciónn y, por consiguiente, haya infelicidad en su vida. 

Lo malo es que de todo eso no nos acordamos y no sabemos como cambiarlo cuando estamos aquí. 

Siempre me había preguntado porqué nos pasa eso, porqué bajamos tanto la vibración y después nos sentimos infelices. La respuesta me la dieron mis meditaciones y conversaciones con la Fuente Divina y los Registros Akáshicos. 

Me explicaron, a través de los Registros Akáshicos, cómo nos sentimos desconectados de la Fuente Divina al nacer, hemos olvidado todo, de dónde venimos y qué hemos venido a hacer, pero está grabado todo en nuestros inconscientes. Sin embargo, nos sentimos arrastrados por nuestro ambiente, padres, familia o educación, que nos hace, normalmente, bloquear y alejarnos más de nuestro origen verdadero y adentrarnos en nuestras emociones humanas. 

Hoy en día, muchos padres no educan espiritualmente a sus hijos ni les dejan desarrollar sus dones espirituales.  No es culpa suya, así les han educado, sus padres les enseñaron así y así es como enseñan a sus hijos. La mayoría de las veces, la misión de los hijos es bloqueada por los padres y las creencias familiares de generaciones en generaciones. 

Si ya bajas de vibración al nacer, tu familia, educación, religión o sociedad te baja aún más de vibración sin darte cuenta, y después pierdes el rumbo, como un barco a la deriva, donde no ves hacia donde ir, te dispersas y terminas repitiendo una y otra vez las mismas lecciones de vida porque no ves realmente la realidad o ya no te sientes conectado con tu ser interior. 

Afortunadamente, nuestros guías y seres queridos no nos dejan nunca abandonados, siempre nos van dando señales para encontrar de nuevo el rumbo, nuestro camino de luz que habíamos perdido. Yo estuve así varios años, buscando información, haciendo cursos con mucha gente, pasé años y años intentando encontrar un maestro verdadero que me pudiera enseñar el camino o el método a seguir.

Pero ¡Qué confundida estaba! 

El mejor curso que puede hacer fue el de meditación en un templo budista, eso permitió darme cuenta de que lo primero es centrar la mente para que ya no sea nunca más como un caballo desbocado, sino que sea como un mar en calma, más consciente, despierta y centrada en el ser verdadero que todos llevamos dentro. 

Entonces empecé a conectar mejor con mis guías y me dijeron que no necesitaba buscar fuera de mí, que todas las respuestas están en nuestro interior, toda la sabiduría de tus vidas pasadas, presentes y futuras, toda la sabiduría de tu alma está en ti, en tus Registros Akáshicos. Me dijeron que tenía que enfocarme en eso y en la conexión etérica o conexión Akáshica, la conexión con la Biblioteca Akáshica, con tus guías y la sabiduría Divina.

Todo está en nuestro interior, el camino es una opción y tú siempre decides. La evolución del alma siempre está en la acción, debemos escoger nosotros nuestro camino, nosotros escogimos bajar y aprender. Cuando entiendes eso, todo empieza a fluir, todo tiene sentido. Al principio nos resistimos a seguir el camino a causa de la mente negativa, la mente pasiva, que siempre está dudando de todo, la mente del mono (como lo llaman los budistas). Pero, cuando te das cuenta de que si le haces caso todo te empieza a ir mal, te empiezas a frustrar y coger estrés y ansiedad, entiendes que lo que debes seguir es tu verdadera mente sabia, tu mente consciente, tu Yo Interior, el que está en contacto permanente con la Fuente Divina y tu ser más elevado. 

Los Registros te pueden permitir ver esas opciones que tienes, ver tus dones y habilidades, entender qué es lo que te falta por aprender o tus lecciones de vida y poder conectar mejor con tu verdadero Yo, tu alma. 

Esta conexión con los Registros solo se consigue cuando llegas a una vibración elevada de consciencia, una unión con la Fuente y con todos los seres vivos, lo que te hace entender que todos evolucionamos juntos y nos ayudamos a encontrar nuestro camino. Ningún alma con mala intención puede acceder a los Registros, pues hay unos guías custodios que guardan la información y sólo permiten acceder a tus registros o a las personas que te den permiso. 

Para acceder a esta información, tu alma debe seguir el camino de la Luz (evitar el ego), del Amor (evitar el odio o rabia) y de la Verdad (evitar la ignorancia, ser íntegro). 

Para que haya una buena canalización, siempre recomiendo ciertas prácticas como la meditación, pensamiento positivo, mantras, vida sana y siempre intentar compartir, ayudar a los demás y subir tu vibración. Por eso, tus guías siempre recomiendan que conectes con tu verdadero ser, tu Sabiduría Divina nunca te engañará. A veces puede parecer complicado canalizar, pero simplemente es poner la intención y fe en el amor, la luz y verdad y siempre aparecerán los seres de luz, guías y protectores que te ayudarán, con la práctica cada día mejorarás y lo conseguirás.

En mi caso, siempre pensé que podría encontrar un método que ayudara a la gente a hacer más asequible la conexión con los Registros Akáshicos y así es como apareció el Instituto de Kinesiología Eday que hoy en día llevo con mi marido Luis, experto en Registros Akáshicos también. Nuestro método, llamado Kinesiología Akáshica Positiva, permite aprender tres métodos diferentes para poder conectar y canalizar esos mensajes, sin tener ningún conocimiento previo, todo el mundo es capaz de lograrlo ya que es nuestro don divino, nuestro derecho como almas para poder estar en contacto con nuestra Fuente y Sabiduría Interior. A través de la Kinesiología o la prueba muscular, podemos encontrar una herramienta científica muy útil para encontrar todas las respuestas que buscamos.

La Radiestesia también nos dará las respuestas a través del péndulo y es muy útil y fácil de aprender. Así mismo, a través de unos sencillos métodos, podemos aprender también a canalizar mejor y poder lograr una conexión etérica donde aprendemos a poder conectar mejor con las otras personas y ver su verdadera esencia y alma interior.

Cada uno encontrará su camino, ya que todos somos aprendices y maestros en este mundo. Si quieres que te ayudemos a encontrar el tuyo no dudes en contactar con nosotros, compartir con nosotros y nosotros compartiremos contigo todo nuestro conocimiento para que así pueda llegar a más personas, saber compartir es muy importante, recuerda que tus guías de luz también están aquí para compartir contigo sus conocimientos, no olvides nunca que:

¡Tus guías te aman y siempre están contigo!

FELICIDAD PARA TODOS EN SU CAMINO HACIA LA LIBERTAD Y APERTURA ESPIRITUAL

Sandra Sogas, Kinseióloga y mentora espiritual nos hable sobre como los Registros Akáshicos nos pueden ayudar a encontar el camino y el propósito del alma.

www.institutodekinesiologiaeday.com
www.kinesiologiakashica.com


Si te ha gustado, compártelo...