Los diferentes planos espirituales del alma



¿CÓMO FUNCIONA NUESTRO KARMA?
¿CÓMO PODEMOS SANAR NUESTROS PATRONES KARMÁTICOS QUE ARRASTRAMOS DE VIDA EN VIDA?
¿Existe algún reloj Kármico?
¿Por qué nuestra alma repite una y otra vez los patrones karmáticos en nuestra vida?
¿Cómo podemos evitarlo o solucionarlo?

Estas preguntas son las que siempre he investigado, para poder obtener respuestas y soluciones evidenciables, que realmente nos den un buen resultado, para poder entender y terminar ese karma que tanto repetimos una y otra vez. 

¿Cómo podemos eliminar para siempre ese patrón Kármico?

El bloqueo que más se repite en las lecturas de registros son los patrones Kármicos o karma residual, ese karma repetitivo del que no nos podemos deshacer ya que vuelve y vuelve una y otra vez. Por eso, mi propósito siempre ha sido ayudar, con todas las herramientas de que uno dispone: Registros Akáshicos, Terapia Regresiva, Kinesiología, Péndulo Hebreo, Mediumnidad o Trance, Healing, etc.; con todas estas herramientas he podido comprobar cómo se origina este Karma y cómo poder solucionarlo en esta vida y para siempre. 

Para poder entender mejor los procesos que crean estos patrones karmáticos, debemos entender qué es lo que pasa realmente cuando morimos. Cuando nuestro cuerpo muere, nuestra consciencia permanece, la consciencia siempre está, no muere, simplemente deja su cuerpo físico y vuelve a su estado natural de vibración, vuelve a su hogar espiritual o al espacio entre vidas, tal y como lo llamamos en la Terapia Regresiva. 

Una de las Leyes Universales nos dice que todo principio es mental, todo tiene su origen en el mundo invisible, etérico y universal de la Consciencia Divina. Nuestra mente es parte de esa Consciencia Divina o Universal, que es omnipresente, está en todas partes y vibra en diferentes frecuencias, según la mente, tal y como podemos ver en el esquema. 

La física cuántica ha demostrado que todo en el Universo vibra en diferentes frecuencias, cada pensamiento, cada emoción, cada acción es vibración en diferentes frecuencias. Acceder a los Registros Akáshicos, simplemente es hacer vibrar tu mente en esa vibración del Akasha, del éter, para poder recibir la información que necesitas, ya que según la física Cuántica el Akasha es vibración de sonido (palabras, música, etc.) y holográfica (imagen). 

Así pues, en la terapia regresiva y los Registros Akáshicos, ayudamos a nuestros clientes a entrar en una vibración de frecuencia concreta, para que pueda acceder a esas memorias tan fielmente guardadas en su inconsciente, y poder descubrir cuáles son los mecanismos de su bloqueo en el presente, o poder descubrir cuál es su misión en la vida o propósito en este momento. 

Pasado, presente y futuro simplemente será un estado de vibración para el alma y nosotros debemos ayudar a la persona a encontrar ese estado, donde pasado, presente y futuro se fusionan y ya no existe el tiempo, sino simplemente existe la consciencia universal e inmutable. Para el Yo Interior no existe el tiempo, sino que es un todo, una consciencia. 

Ese Yo Interior o consciencia Divina, es parte de la energía de nuestro Yo Superior que se encuentra en el plano Divino y sabe exactamente lo que ha venido a hacer en la Tierra, cuál es su misión o cuáles son los patrones karmáticos que está repitiendo una y otra vez, para poder aprender una lección. Lo podemos ver en el esquema, cómo nuestro Yo Superior es el que se encuentra en una vibración más elevada, la del Plano Divino junto con su grupo de almas y en contacto directo con la Fuente Divina. 

En esos Planos Divinos o etéricos más superiores, puede acceder a la Sabiduría Universal de la Biblioteca Akáshica o Registros Akáshicos, ir a ver al consejo de sabios para que la asesoren en su próxima reencarnación y programar su misión en la Tierra, visitar los diferentes Templos de Luz o visitar a otros compañeros intergalácticos si el alma es híbrida y ha estado en otros planetas con los Pleyadianos, Arcturianos, Sirio, Alpha Centauri, etc. 

En el plano más superior hay un inhibidor de la consciencia individual, de la individualidad, ya que en el plano de la Fuente Divina todos somos uno, una consciencia unida, sin pensamiento o estructuras conceptuales individuales, como pasa en los planos más inferiores. Cuando el alma se quiere encarnar simplemente es porque añora esa oportunidad de poder trabajar y evolucionar como una consciencia individual y es entonces cuando se prepara para bajar con ayuda de los guías espirituales, el consejo de sabios o el grupo de almas. Entonces, es cuando recupera esas estructuras conceptuales de cómo ve el mundo cuando está encarnada y las semillas de forma de pensamiento individual que le permiten volver a ser un individuo preparado para encarnar. 

Pero, no se termina aquí, al volver a encarnar y bajar otra vez a trabajar en la Tierra, tiene que recuperar su cuerpo astral y todos los patrones karmáticos que tenía anteriormente de sus vidas pasadas y quedaron por cumplir o aprender. Nuestro cuerpo astral es el que también se puede cargar de bloqueos negativos o pegársele parásitos y entidades astrales que se alimentan de nuestra energía o miedos. Sólo pueden hacerlo desde el astral, así que siempre se quedarán pegados a nuestra aura y cuerpo astral. Cuando bajamos a la Tierra pueden pegarse a nosotros, incluso antes de nacer. 

Por eso la Terapia Regresiva a vida intrauterina es importante también para saber si hay bloqueos o entidades que se te han podido enganchar, poner implantes o bloqueos. 

Después de nacer, también podemos cargarnos de estos bloqueos, entidades o parásitos si no nos mantenemos en una vibración mental elevada, a través de buenos pensamientos, actitudes, meditación, alimentación sana y vida sana. Si, en cambio, mantenemos nuestro cuerpo mal alimentado, tenemos vicios como alcohol, drogas o tabaco, eso intoxica nuestro cuerpo y nuestro sistema inmunitario baja, provocando que también bajen nuestras defensas psíquicas y nuestra red dorada o capa de protección y esta se debilite también. 

Todos nuestros cuerpos, tanto físico, mental, emocional, energético y etérico están conectados. Si en nuestra vida, por ejemplo, fumamos mucho, pasará que se debilitará nuestro sistema inmune, se debilitará también nuestro sistema energético y nuestra mente, provocando bloqueos negativos, como atraer espíritus viciosos que les guste fumar o parásitos astrales; a la vez que provocará en nuestro cuerpo etérico semillas de forma de pensamiento negativas, que se grabarán en nuestra consciencia y estructuras conceptuales, provocando esos patrones karmáticos en las siguientes vidas. 

Por lo tanto, si desde joven te ha gustado fumar o tomar drogas o alcohol, seguramente es porque ya tenías esas formas de pensamiento negativas de otras vidas y las has ido arrastrando de vida en vida. Eso funciona igualmente en actitudes y patrones o creencias mentales negativas, se van tejiendo y tejiendo en nuestras estructuras conceptuales cada vez más y más profundamente hasta que nos es casi imposible desenmarañarlas o saber el origen de donde vinieron. 

Es como cuando se hace un nudo en un ovillo de lana y no lo desenredas, cada día que pasa se va haciendo, no sabes cómo, más y más enredado hasta que no puedes desenmarañarlo y tienes que cortar el trozo ya que no es aprovechable. 

Con la Kinesiología, se ve como un problema puede tener varias capas, como una cebolla, y en un día no puedes sanar todo, sino que tienes que ir sanando por capas hasta encontrar el origen de todo el problema, son como capas y capas de enredos obtenidos de vidas y vidas repitiendo esos patrones karmáticos, porque nuestras estructuras conceptuales son erróneas ya desde hace tiempo. 

Esos patrones karmáticos que se repiten, se basan en hechos o conflictos traumáticos que no hemos resuelto en nuestras vidas pasadas o en la niñez y que se nos repiten una y otra vez, ya que no existe el tiempo para el alma. El alma repite una y otra vez la lección hasta que la ha aprendido, para el alma el tiempo no es problema, ya que es inmortal. Las diferentes existencias del alma en la Tierra están conectadas en todo momento y cuando hay una vibración emocional traumática, para el alma es como si no hubiera pasado el tiempo, simplemente se ha quedado en esa vibración y no sabe cómo salir del bucle en el que se encuentra y se ha quedado atrapada. 

La Terapia Regresiva, los Registros Akáshicos o Kinesiología, pueden ayudarte a ver realmente cuál es el problema, para solucionar ese conflicto que aparece una y otra vez en tus vidas, mostrarte la manera en que se puede solucionar y hacerte entender qué es lo que tiene que aprender tu alma para avanzar. Por tanto, es como estar atrapado en una telaraña, hasta que no te despegas no puedes continuar con tu camino, te quedarías atrapado ahí para siempre. He visto, con la Terapia Regresiva, a almas repitiendo el mismo patrón, una y otra vez, a lo largo de siglos y siglos, es por eso, que me enfoqué en encontrar la mejor manera de poder sanar esos bucles donde se queda atrapada el alma. 

Todo conflicto que ve la persona, aunque le cuesta asimilarlo, siempre estará aun en su vida actual y eso es lo que debemos ayudarle a entender, se repite una y otra vez hasta que lo solucionas, perdonas y aprendes la lección. 

Es muy importante, como terapeutas en Terapia Regresiva, Kinesiología o Registros Akáshicos pues, saber estas nociones, ya que debemos conocer en qué vibración energética se encuentra la persona. Si está vibrando en una vibración de baja energía, sabemos que podría tener entidades, parásitos enganchados, vicios o estar susceptible a padecer magias o maldiciones, ya que su capa de protección (red dorada) y sistema inmune no puede protegerla. Así es, exactamente, no nos tienen porque afectar las magias y maldiciones si estamos vibrando en un estado de energía elevada, un estado de energía divina, o concentramos nuestra mente en pensamientos elevados y positivos, ya que las vibraciones de la magia y maldiciones están por debajo de estas vibraciones. 

Una vez, una médium profesora mía (Lynn Cotrell, Arthur Findley College) me dijo esto exactamente: “si tú tienes fe en los guías de Luz y espíritus de Luz y les pides siempre ayuda no tienen por qué afectarte ni magias ni espíritus negativos ya que vibras en una vibración más elevada donde ellos no pueden alcanzarte”. 

Esa es la alineación con el Amor, la Luz y la Verdad Divina, donde vibras en una energía elevada en unión con la Fuente Divina y la Consciencia Universal, lo que te permite elevar la consciencia y desapegarte de esas vibraciones más bajas porque simplemente estás en sintonía con el Universo y el Universo ya pone a cada ser en su sitio cuando haga falta. Si ayudamos a las personas a conocerse mejor, a conocer su verdadera consciencia Divina, al alma de Luz que tienen dentro, entonces podremos ayudarles a superar esos miedos, conflictos o dudas que les están atrapando en una telaraña karmática y poder avanzar con una sintonía perfecta con el Universo y Fuente Divina.

Todos somos energía, vibrando en una frecuencia determinada, lo que crea un campo electromagnético, por el cual se trasmite de vida en vida toda esa información que hemos ido viviendo, experimentando, sintiendo y pensando en nuestras vidas. Es el Akasha o éter, en donde se almacena toda esa información. Toda esa información, podríamos decir que se produce a tres niveles: 

• Físico u orgánico, ya que todos los traumas físicos de vidas pasadas pueden dejar una huella a nivel orgánico y esa frecuencia electromagnética, al encarnar de nuevo, afecta al cuerpo físico en la vida actual. 

• Emocional o Sistema emocional, ya que los problemas emocionales no resueltos de otras vidas quedan también impresos y guardados en ese campo electromagnético y al volver a encarnar, afectar de nuevo a nuestro sistema emocional. 

• Mental o psíquico, ya que nuestras creencias y actitudes o predisposiciones de otras vidas se imprimen en el campo electromagnético también y al volver a encarnar de nuevo afectan a nuestra mente o psique de nuevo. 

De esta manera se crean esos patrones karmáticos que arrastramos de vida en vida, son conflictos físicos, emocionales o mentales que no superamos en otras vidas y que, al encarnar de nuevo, los recuperamos como predisposiciones físicas a ciertas enfermedades o accidentes, debilidades emocionales o emocionalmente inestables o debilidades mentales o predisposición a ciertas enfermedades psíquicas. 

Todas estas pautas de pensamiento o semillas de pensamiento quedan guardadas en el banco de memoria, nuestros Registros Akáshicos, creando nuestro arquetipo de personalidad y nuestras estructuras conceptuales para las siguientes vidas.

Si se constata este nuevo enfoque, sobre el fenómeno del banco de memoria o Registros Akáshicos, podría modificar radicalmente la negación científica de la supervivencia de la consciencia a la muerte de su cuerpo. Si la memoria no se encuentra almacenada en el interior del cerebro, no hay razón alguna para que se deteriore al mismo tiempo que el cerebro. En tal caso, quizás permanezca en estado potencial y sea posible sintonizar con ella. 

De hecho, en muchos casos relatados en libros sobre viajes astrales o como vi yo personalmente en mis viajes astrales, se constata claramente como la memoria viaja con el astral, toda la información y recuerdos siguen viajando con tu alma, cosa que he comprobado yo personalmente también al realizar esos viajes astrales. La consciencia o memoria realmente viaja con el alma y, por tanto, también nos imprimimos de esos patrones mentales, emocionales o traumas físicos en la semilla de formas de pensamiento de nuestro cuerpo etérico, como un campo electromagnético que queda imprimido en las estructuras conceptuales del alma.

Cuando se reencarna otra vez, el alma vuelve a implantar esas semillas en forma de pensamiento y esas estructuras conceptuales, en forma de patrones karmáticos físicos, emocionales o mentales, en el nuevo cuerpo para poder resolver, por fin, todos esos conflictos no resueltos y terminar la lección que dejó pendiente para poder evolucionar. 

Nuestra personalidad, pues, es mucho más compleja de lo que nos pensamos y para lograr una comprensión más amplia de cómo somos realmente, solamente nos queda la posibilidad de viajar a nuestro inconsciente e intentar descubrir cuáles son estas estructuras conceptuales que hacen que el alma se comporte de esta u otra manera en nuestras vidas. 

Solamente podemos acceder a nuestro inconsciente, y por consiguiente a la Supra consciencia, que ahí se encuentra vigilante y atenta, a través de ondas de alta frecuencia, como las Gamma (31-100 Hz) en el estado de vigilia, que nos aporta visión y claridad mental a través de canalización de los Registros Akáshicos o clarividencia; o por ondas de baja frecuencia en estado de sueño ligero, meditación profunda o Terapia Regresiva como las ondas Theta (4-7 Hz), tal y como he ido desarrollando e investigando a lo largo de mi vida, descubriendo que era mi verdadera vocación y misión del alma, el poder ayudar a las personas a despertar la consciencia y evolucionar el alma. 

Para más información: 

Sandra Sogas
Tel. 654 898 202
contacto@kinesiologiakashica.com
www.kinesiologiakashica.com