Las 3 mentes: Consciente, subconsciente y la no-consciente o espiritual



Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valencia en 1972 y tras más de 40 años como especialista en Neonatología en el prestigioso Hospital la Fe de Valencia, la Dra. Gascó ha creado el Método Cuántico, basado en su formación con el Dr. Kam Yuen, en su vasta experiencia en la medicina alopática o tradicional y en su continua investigación, aprendizaje y puesta en práctica de distintos sistemas de medicina alternativa. 

Pese a su formación y práctica hospitalaria, Blanca entiende que la medicina tradicional sólo busca la solución a un problema físico o a una enfermedad, mientras que el Método Cuántico va más allá. Es holístico. Busca que la gente tenga mejores relaciones consigo misma y con los demás, mejore en sus propósitos, tenga una profesión gratificante y unas buenas finanzas; también, que encaje en la sociedad, en su trabajo. 

Y esto se consigue cuando nuestras tres mentes se alinean y cooperan entre sí. Cuando se “engarzan” en la línea media que nos une a lo que está abajo, a la tierra, al suelo, y a lo que esta arriba, a la divinidad como expresión de la totalidad plena.

Se trata de fortalecer a la persona en todos los niveles: cuerpo, mente y espíritu, y que éstos sean capaces de separar la mente de su cuerpo para así poder desarrollar su potencial físico y espiritual sin que la mente consciente, separada de las otras dos, esté continuamente saboteando la felicidad.  

Porque para la doctora hay tres mentes. Hay una mente consciente, una mente subconsciente y una mente no-consciente, que incluye lo que son las experiencias espirituales. Se trata de utilizarlas todas, por supuesto, pero sobre todo de desarrollar más la consciencia espiritual y usar más nuestra inteligencia holística, que está formada por el cerebro y el sistema nervioso central; pero también cada una de nuestras células, de nuestras moléculas, de nuestros átomos. En todo este quamtum reside nuestra inteligencia global o total. Se trata de que no haya lucha entre nuestras mentes, que todas se coordinen.

Y respecto a nuestras emociones, debemos también separarlas para volver a integrarlas en un todo armónico. Debemos separar las emociones -que también interfieren porque son mentales- de las sensaciones. 

Sentir, intuir, fluir desde la claridad profunda, desde la neutralidad, es lo que nos va a decir lo que está ocurriendo a nivel físico, y a partir de ahí, a todos los niveles. De lo que se trata es que no solamente haya una unión entre cuerpo, mente y espíritu, sino también una separación; si la mente está con nosotros las 24 horas del día no nos va a permitir un desarrollo físico adecuado. Nuestra inteligencia física no se desarrolla si la mente está siempre presente.

Se trata de que las personas reconozcan el potencial que tienen cuando sus tres mentes trabajan al unísono. Nos debemos volver a conectar con nuestras propias respuestas; conectar con acciones y con resultados, de manera que mejore toda nuestra vida en cuanto a la salud, las relaciones, los propósitos, el manejo del tiempo, la economía… 

Y no sólo la propia,  sino también la de las personas que están a nuestros alrededor, e incluso, en un momento determinado, la de nuestro país, la del mundo entero. 

Debemos aprender a usar el potencial que tenemos cuando nuestras tres mentes trabajan al unísono

Dra. Blanca Gascó
www.metodocuantico.com


Si te ha gustado, compártelo...