La técnica metamórfica, cómo influye en nuestra vida la forma en que nacemos



Podemos encontrar las causas de todo lo que experimentamos en esta existencia en nuestra vida anterior, dentro del vientre materno.

Todas las etapas, durante esos 9 meses son esenciales, ya que desde el punto de vista de la filogénesis, atravesamos 10 millones de años del proceso evolutivo, cada 24h de embarazo.

Pero esta vez, nos vamos a parar a considerar uno de los 3 Grande Momentos: EL NACIMIENTO

Se presenta cómo el principio de nuestro paso hacia esta orilla de la existencia, pero como siempre las apariencias engañan, tal y cómo nos recuerda el I Ching desde su Sabiduría Ancestral. Para que algo nuevo comience, antes ha habido un final.

El momento de nacer, incluye el final de toda una existencia en la dimensión del agua, dónde nuestro Ser, nuestra Conciencia, se ha recogido en esa pequeña semilla que conocemos como Cigoto, donde el óvulo de la madre: Principio Femenino, y el espermatozoide del padre: Principio Masculino. En un acto de Amor, se han hecho UNO en el momento de la Concepción.

Desde este instante, reproducimos nuestro particular “BigBang”, el momento cumbre de la Creación de nuestro Universo. Y esa pequeña semilla comienza en su movimiento de expansión a construirnos un cuerpo físico que necesitamos para avanzar a la siguiente dimensión, donde ahora somos, nos movemos y existimos.

Todo esto significa que antes de nacer, hemos muerto a la dimensión del Agua dentro del vientre de la Madre. Como siempre LA VIDA, la Gran Maestra, nos enseña cómo el Nacimiento y la Muerte van juntos, apoyándose el uno en el otro, mostrando ahora la cara de la moneda, y luego la cruz de la misma moneda.

El momento del Nacimiento, guarda la memoria del Gran Cambio de Dimensión, y desde un plano totalmente inconsciente, se está reproduciendo cada vez que nos acercamos a un Cambio.

Sabemos perfectamente que la Vida es Cambio, incesante y constante, y recordando a los antiguos griegos: “es lo único que nunca va a cambiar”. Esto nos lleva a caer en la cuenta de la importancia del nacimiento, ya que nuestra capacidad de adaptación a todos esos cambios que la vida nos invita a realizar, dependen de la memoria archivada en nuestro “disco duro”.

Una persona saludable, en un amplio sentido de la palabra, es una persona con una gran capacidad de adaptación al medio y a las circunstancias. Una persona capaz de seguir adelante pase lo que pase, sacando el mejor partido en cada situación e incluso aprovechándola para crecer y madurar como persona.

Per – Sonar = Para resonar con el Mundo

También sabemos, que algunas propuestas de la Vida son y seguirán siendo, cuanto menos difíciles y exigentes. Pero igualmente, sabemos que no sólo cuenta lo que viene de fuera, sino en gran medida, lo que nosotros hacemos con ello. Cómo lo interpretamos, cómo lo asumimos, cómo lo digerimos, y cómo lo gestionamos.

En todo este proceso, somos capaces de transformarlo, de aprovecharlo o por el contrario, dejarnos destruir o enfermar.

Bien, pues estas habilidades, dependen en gran medida de los registros guardados desde ese Gran Momento del Nacimiento.

¿CÓMO HEMOS NACIDO?

En un entorno cálido, acogedor, con el apoyo que en ese momento más necesitábamos? O en un ambiente frío, agresivo, lleno de luces, ruidos, y exceso de estímulos?

El acontecimiento era esperado con ilusión, ternura y amor?. O por el contrario imperaba el miedo, y la desesperación?

Hemos permitido que ocurriera en el momento que entre la madre y la criatura han escogido? Ese Momento Justo, dónde cada cosa ha de suceder. “Un Nacimiento sin Violencia” como apunta en su libro el Dr Frédérick Leboyer.

Indiscutiblemente hay muchas diferentes formas de nacer, y cada una de ellas deja una impronta que desde la vida intrauterina, viajará hasta manifestarse en el eterno presente.

Si hablamos de un parto normal o lo que creemos que es normal, se nos escapan sin duda, gran cantidad de detalles, ya que la madre y su hijo son seres únicos, y juntos crearan un duo de amor y dolor, también únicos.

Ese primer Grito o Llanto…. ¿descubriremos algún día su verdadero significado?

Lo que sí sabemos, es que los 400 millones de alveolos pulmonares, se abren por primera vez al paso del Oxígeno que entra, permitiendo que la Vida nos inunde al 100%.

¡Tiene que representar una experiencia fantástica y Única! 

Pero qué más encierra?. Alegría o Dolor?.

Triunfo o Desesperación?

Si nos paramos en la forma más natural de nacer: vía vaginal, igualmente podemos reconocer que supone una separación brutal y dolorosa.

El único Universo que ha conocido esa criatura que fuimos, es el vientre materno, dónde hemos permanecido 9 meses acunados por el ritmo del corazón de nuestra madre, que ha suministrado todo lo necesario.

Y de pronto, llega el momento de abandonar “ese Paraíso”. Aprovechando las contracciones del Útero, ese pequeño ser aparentemente tan vulnerable, trepa con todas sus fuerzas milímetro a milímetro, atravesando ese estrecho canal vaginal, hasta arribar a “la otra orilla” de la existencia.

“¡Mirar lo que he conseguido!” – Bien podría significar ese primer grito del pequeño.

Pero también es cierto, que le puede inundar un sentimiento de inseguridad y soledad. Necesita sentir a su madre cerca, sentir el latido de su corazón, que hasta hace muy poco, era todo su mundo. Necesita sentir su voz para saberse seguro, sentir el toque de sus manos y su amor.

Antes las comadronas, dejaban que el bebé se acostumbrara lentamente al oxígenos, en la medida en la que los pulmones comenzaban a respirar más y mejor, el volumen del mismo en el cordón umbilical se iba reduciendo y poco a poco dejaba de pulsar, ese era el momento en el que lo cortaban, nunca antes. Mientras tanto la madre expulsaba la placenta y el recién nacido descansaba sobre su pecho, era un tiempo de regalo, el corazón de su madre le seguía acunando y acompañando.

Hoy en día, muchas veces esto no se da, vamos con demasiada prisa para darle la bienvenida que tanto se merece. Cuando se corta el cordón umbilical aún pulsando, la separación de la madre puede resultar aún más dura y traumática.

Todas las memorias archivadas, desde la experiencia del Nacimiento, conforman un patrón que resurgirá una y otra vez, a cada paso de nuestro caminar por la vida.

¿Representan una limitación o una ventaja? Nuestra capacidad de transformación viene marcada desde esa memoria.

La Técnica metamórfica nos conecta con este archivo y le abre paso a la Fuerza Vital para liberarlo.

Durante más de 30 años trabajando con ella en sesiones individuales, he podido comprobar el gran proceso de transformación que realiza, igual que muchas de las personas que se han formado conmigo en la Escuela.

Es un trabajo que libera todo lo que no necesitamos, y nos pone en contacto con nuestro potencial y lo que somos en el fondo. Cambia nuestra perspectiva de nosotros mismos y del mundo que nos rodea.

√ Ideal para niños con o sin limitaciones

√ Ideal para cualquier persona que atraviesa situaciones difíciles pasajeras o de fondo

√ Ideal para parejas que piensen en tener hijos

√ Ideal para mujeres embarazadas

√ Ideal para cualquier persona interesada en soltar lastre y disponer cada vez más de su propio potencial.

Tanto a nivel personal como profesional, se trata de un método que ayuda a la persona en profundidad, liberando desde el inconsciente los obstáculos y dificultades con los que hemos “aterrizado” en la vida.

Si estás interesad@ y esto te resuena, estaremos encantadas de compartir contigo nuestra experiencia, fruto  de años de trabajo, tanto en formación como en sesiones individuales.

Mª Rosa Casal
Introductora en España de la Técnica Metamórfica
Directora y Profesora de Escuela de Vida
www.escueladevida.es


Si te ha gustado, compártelo...