La Osteopatía y el deporte



La osteopatía cada vez es más sonada y reconocida pero, ¿sabrías relacionarla con el deporte?, bien, pues de eso vamos a tratar en este artículo.

Esta profesión es generalmente vinculada con las manipulaciones articulares, tratamientos musculo-fasciales y alteraciones orgánicas, pero basándonos en todo esto y los conocimientos sobre anatomía y biomecánica del cuerpo, se puede ayudar a descubrir el foco de algunas lesiones y a prevenir otras.

Pongamos un ejemplo claro (y real): En el caso de un jugador de futbol que ha sufrido varias lesiones de isquiotibial y está pasando por la recuperación de una de ellas:Por más que fortalece las piernas, y estira los isquiotibiales, no deja de lesionarse y en su última microrrotura de fibras piensa en dejar el deporte. Utilizando valoraciones osteopáticas y haciendo hincapié en los rangos de movimiento articulares y musculares, nos damos cuenta que la musculatura glútea izquierda está acortada y que la sacroiliaca es un bloque (tiene poco movimiento), así como el psoas y los aductores también están acortados, generando mucha falta de movilidad. El jugador estabiliza muy bien, pues es su pierna de apoyo cuando golpea con la derecha, pero una constante estabilización y entrenamiento tan específico como el golpeo le provocan que su falta de movilidad se note a la hora de hacer gestos en extensión de pierna y flexión de cadera, llegando a romperse continuamente en esa acción o en la carrera a alta velocidad.

Si ayudamos a corregir la movilidad del sacro y se flexibiliza la musculatura de cadera para que no empujen la tuberosidad isquiática en un eje antero-posterior, se pueden llegar a corregir 9 de cada 10 problemas que parecen crónicos en dicha extremidad.

Así mismo pasa con los problemas de aductores que también pueden ir relacionados con la movilidad de cadera, algunos problemas de rodilla, que en ciertos casos vienen por “varo o valgo” acentuado y que con tratamiento y ejercicio específico de fortalecimiento y propioceptivo, se pueden corregir y prevenir en gran cantidad de ocasiones. También muchos problemas recidivantes de tobillo vienen de la falta de observacíón de las estructuras del pie, pues un exceso de pronación o supinación en la columna del atrágalo nos llevaría a problemas recidivantes en los pies y tobillos. En el caso de los tobillos, devolver a su lugar si se puede a las estructuras del pie, nos puede solucionar muchos problemas, sabiendo que si la patología es de mucho tiempo atrás, necesitará ejercicio propioceptivo o incluso en algunos casos, una plantilla ortopédica correctora, hecha a medida y tras un buen estudio de la pisada, siempre después del tratamiento y desaparición de los dolores para que el apoyo antiálgico no haga falsear la prueba.

En cuanto a la prevención, como cualquier terapia, es cuando mejor funciona. En el ámbito deportivo se dan muchos gestos repetitivos y la osteopatía trata de observar los más repetidos y asimétricos, pues de ellos pueden derivar muchas lesiones. Si a este trabajo de observación le sumamos conocimientos sobre ejercicio y propiocepción, podemos abarcar la prevención y readaptación de la mayoría de los deportistas, además por supuesto del tratamiento. También como cualquier buen profesional, darle mucha importancia al trabajo transdisciplinar si contamos con la posibilidad de ello, apoyándonos en los profesionales que podamos a nuestro lado.

Como siempre, lo primero será la salud de las personas y la personalización de cada tratamiento, dedicándole el tiempo que necesite, pues recordemos que no debemos ver tanto la lesión, como al propio lesionado.

Adrián Fernández.
Sígueme en Instagram: https://www.instagram.com/adrian.osteo/


Si te ha gustado, compártelo...