La meditación: más que vaciar su mente, un tiempo de reflexión para avanzar



Vaciar su mente de pensamiento no es el propósito de la meditación. Tenemos que pensar, pero no de manera aleatoria e incontrolada. Tenemos que pensar al reflexionar sobre nosotros mismos porque la autorreflexión conduce al autodescubrimiento y el autodescubrimiento conduce a la autorrealización. Este es el verdadero propósito de la meditación.

Este proceso de autorrealización no solo libera bloqueos emocionales en el cuerpo, que son los precursores de la enfermedad, sino que también nos conecta con la realidad más profunda del universo. Si sabemos lo que somos, sabemos lo que nos ha creado. Si no sabemos quiénes somos, no existimos; solo tenemos cuerpos.

Casi hemos perdido nuestra capacidad de autorreflexión. Atrapados en el ajetreo del mundo, no tenemos tiempo para pensar por qué hacemos lo que hacemos; por qué decimos lo que decimos; por qué reaccionamos al mundo como lo hacemos. Nos hemos acostumbrado tanto a culpar al mundo exterior por lo que nos sucede, que nuestra capacidad de conectar nuestras vidas internas a las circunstancias externas, o nuestras enfermedades a nuestros estados mentales, se ha perdido efectivamente. No vemos esa conexión porque no conocemos nuestras mentes.

La meditación comprende y corrige la mente que creó el desequilibrio y la enfermedad. Su propósito es observar nuestras mentes, entender lo que hacemos, por qué lo hacemos y cómo corregirlo. La mente, siendo energía, es independiente del tiempo y el espacio. Todo lo que pensamos sucede de una manera que no podemos ver con claridad.

Cuando pensamos en el pasado, la mente, que no conoce el tiempo, responde como si fuera ahora. Esto se ha observado científicamente, ya que el cuerpo produce químicos de estrés como la adrenalina y el cortisol cuando pensamos en situaciones estresantes o dolorosas pasadas.

Cuando miramos hacia atrás a nuestros errores pasados, sin condenarnos o culparnos, sino como una forma de entender lo que hicimos u otros nos hicieron (no importa si proviene de nosotros o de otros, la mente responde de la misma manera), nosotros intentamos corregir esos errores y llevar a la mente a un estado de equilibrio. No necesariamente necesitamos tomar medidas en el mundo, solo necesitamos corregir los estados mentales que crearon el desequilibrio. Una gran parte de los bloqueos de energía que tenemos son causados por nuestras emociones.

Cuando realmente nos arrepentimos de nuestros errores y corregimos nuestras mentes, los bloqueos desaparecen por sí mismos. La mente los crea, la mente los deshace. A medida que reflexionamos sobre nosotros mismos y corregimos nuestras mentes, se produce menos repetición.

Practicando meditación regularmente podemos reflexionar sobre nosotros mismos y seguir avanzando en nuestras vidas con más claridad, paz y positividad.

El centro Sun Kyeong en Barcelona ofrece meditaciones temáticas guiadas para ayudar a reflexionar sobre nosotros mismos, ponernos más positivos y deshacernos de emociones negativas.

Para atender: conectarse en directo en Instagram a la cuenta @sunkyeongbcn, de lunes a sábado a las 11h00.


Si te ha gustado, compártelo...