La intención, esa vibración invisible



“La intención es el verdadero poder detrás del deseo” (D. Chopra)

Si buscamos en el diccionario la definición de la Intención, nos damos cuenta que es un objetivo, propósito, pensamiento que lleva hacia algo, literalmente es “intentar” de probar, tratar, palpar. Pero más allá de lo que la palabra quiere decir nos habla de algo que hace que nuestro deseo se vuelva palpable y se transmita, se vuelva realidad. Sin darnos cuenta podemos realizar un pensamiento positivo y que sea esa la intención o bien algo que afecte las cosas. Esas Patanjali o fuerzas durmientes que es una poderosa energía que siente una persona cuando está inspirada, una energía que se emite hacia un objetivo puede ser positiva o negativa. Ya que esas vibraciones o pensamientos que emitimos que dirigen la conducta y los valores son la expresión de aquello que realmente importa en la vida. Si emites una vibración de “querer sanar” o “querer ayudar” lograrás que esta intención se palpe en tu corazón y se emita por tus manos, como lo que sucede cuando trabajamos con reiki u otra terapia de sanación.

Pero más allá de terapias, lo importante es darse cuenta de cómo estamos vibrando actualmente, cuales son los pensamientos que nos mueven, si vemos que la vida está compuesta de simples momentos y estos momentos permanentemente van pasando de una acción a la siguiente sin ser conscientes de nuestras intenciones, es muy probable que vivamos en ese modo de “piloto automático”, pero debes marcar la diferencia con nuestro actuar y sobretodo con nuestro pensar y con nuestra intención. Por ejemplo Aleister Crowley formuló la afirmación “Haz lo que quieras, eso será toda la ley” en sus libros de alta magia, pero se refiere no al pensamiento egoísta dentro del libre albedrio, sino que al entendimiento de que eso somos, una manifestación de Dios, del universo y cuando el espíritu individual se alinea con el pensamiento de alta vibración como el amor, se vuelven uno solo y eso es la magia. Accediendo a una fuente ilimitada de energía y poder, dejar de ver separadamente el mundo exterior y el interior, siendo una alineación con la voluntad espiritual.

Es por ello que cada vez que retrasamos o ponemos freno a las propias reacciones que se generan en el inconsciente como impulsos que surgen frente al desasosiego, aumentamos la capacidad de estar presentes en lo desagradable, debido a la emisión energética que estamos haciendo, el pensamiento es más rápido pero es controlable, debemos pensar en positivo, pensar en el bien del otro, en mi propio bien y de esa forma ir incrementando la posibilidad de elegir de saber sentir, la verdadera libertad de pensamiento. Es por eso que debemos tener claro los siguientes puntos tanto para emitir como para atraer a través de la intención la prosperidad, la abundancia en todo sentido a nuestras vidas:

a) Los valores: definir un sistema de valores significa que debes conocer que es realmente importante para ti, de esta elección dependen nuestras prioridades y por lo tanto saber en qué nos estamos convirtiendo y hacia donde evolucionamos.

b) Los pensamientos: nuestros pensamientos, como ya lo hemos recalcado varias veces, construyen realidades, por eso es importante vigilarlos atentamente, mantenerlos alertas, conscientes de cada decreto que emitimos, para no sorprendernos al verlos materializarse en nuestras vidas. Si podemos de esa forma reconocer cual es el pensamiento detrás de las emociones que experimentamos ante determinadas situaciones y rastreamos el origen de nuestras creencias comprenderemos, al fin, estos procesos y podremos de esa forma, hacer con mayor facilidad los ajustes necesarios. Todo lo que pensamos nos vuelve multiplicado, imaginemos entonces el inmenso poder de un pensamiento positivo, pero también autoanaliza tus pensamientos negativos.

c) Vivir el presente: nada podemos hacer para modificar lo que ya ocurrió y tampoco sabemos con certeza que va a ocurrir en el futuro pues es tan solo una promesa, así que el unico momento en que realmente podemos hacer algo para mejorar nuestra vida es el AHORA.

Teniendo claro estos tres factores podemos comenzar a intencionar de mejor forma nuestro pensamiento y entorno, por eso te pregunto ¿Y tú en que estás pensando?

Nicolás Benedetti Ariza
Presidente Federación Iberoamericana de Reiki
Director Sociedad Chilena de Reiki
www.federacioniberoamericanadereiki.com
www.sociedadchilenadereiki.com


Si te ha gustado, compártelo...