El poder de la mente y del espíritu



Primero quiero que sepas algo más sobre mí, me llamo Eduardo Lurueña, un rebelde soñador que se atrevió a ir más allá de lo que la gente imponía como imposible, gracias a mi sencillo método meditación/mindfullnes pude superar los límites físicos y pude obtener 9 Títulos Mundiales de Artes Marciales, realizar hazañas como el pino con solo el dedo índice, soportar el empuje de decenas de personas, romper ladrillos con un dedo o vencer en un combate con los ojos tapados en la final de un torneo mundial. (El diario deportivo AS fue testigo de cómo luché con los ojos vendados). Pero jamás me cansé de soñar…y tras superar unas difíciles pruebas Buzz Aldrin (Segundo hombre en pisar la Luna) me eligió para viajar al espacio de entre casi dos millones de aspirantes. Desde entonces me dedico a ayudar a mejorar la vida, la salud y los sueños de la gente… para así, entre todos, construir un mundo mejor.

La experiencia me ha demostrado que estos hechos no deberían ser tan extraordinarios, si no cotidianos, ya que he visto a mis propios alumnos conseguir lo que yo en poco tiempo, pongo por ejemplo a Jonathan Moreno Bodas, el cual entrenando conmigo apenas unos meses y teniendo una ceguera prácticamente total pudo competir y vencer a otros artistas marciales aún con esa desventaja, o a Javier Molano o David Rebollo, dos alumnos míos que en apenas un año rompían ladrillos con un dedo o soportaban el peso de su cuerpo con solo un dedo índice. Esto me ha llevado a comprender que el ser humano ya es extraordinario en sí mismo, y que son los miedos, las dudas y los mensajes negativos que te encuentras en la sociedad los que limitan todos el potencial humano ilimitado.

Multitud de científicos de prestigio como el Dr. Bruce Lipton, la Premio Nobel Elizabeth Blackburn y otros muchos han demostrado como la mente, el estrés y los pensamientos positivos alteran nuestra genética, tanto para hacernos enfermar cómo para sanarnos… ¡e incluso rejuvenecernos! pero esto es algo que ya los antiguos maestros ya conocían, desde la China milenaria, a los antiguos Celtas, el ancestral Egipto y sus “Tablas del dios Toth”, o la fascinante Cultura Mesoamericana precolombina con sus sabios Chamanes. Todos lleva a la conclusión de que un estado mental óptimo puede adaptar nuestra genética e incluso la realidad a voluntad. 

Yo he podido superar una enfermedad que casi me mata, e incluso eliminar el cáncer de un familiar (con informes médicos que lo prueban)…. hasta pude devolver a la vida a mi padre… todo gracias a la voluntad y sobre todo al poder del Amor… en ese momento cuando estaba en el hospital lleno de terror y angustia y solo me movía un pequeña llama de Fe pude ver a gente que me rodeaba muriendo sabiendo que ellos también podrían salvarse si pudieran tener estos conocimientos, que es algo gratuito y que está al alcance de todos, pero que los miedos, las dudas y el escepticismo de la sociedad a enterrado e intentado borrar de nuestros corazones. La auténtica realidad es que no hay límites, solo los que pongas tu a tu mente, pero si la mente está dormida somos tan poderosos que la dejaremos dormida, y sin poder, sin darnos cuenta que si la despertamos viviremos un mundo lleno de infinitas posibilidades y lleno de auténtica magia y Milagros.

Según la ciencia tras el Big Bang, en los orígenes del Universo, se formó dos cosas, información y energía, esa información afecto a la materia pudiéndose formar las primeras estrellas y elementos, tras explotar estas estrellas se formaron otras nuevas y más elementos… así evolucionó todo hasta llegar a formarnos a nosotros mismo, por eso se dice que venimos de las estrellas. Pues bien, tomando ese principio de que todo es información y energía, nuestra mente puede generar esa información  para afectar a la energía que a su vez forma la materia. Yo pienso que en realidad el Universo no tiene principio ni fin, lo que pasa es que el hombre trata de limitar todo para tenerlo controlado y comprenderlo, pero…. ¿cómo comprendes algo infinito y eterno?… es algo que solo puedes llegar a sentirlo, y gracias a la meditación puedes llegar a ello… y mucho más.

“La energía ni se crea ni se destruye, solo se transforma” (Albert Einstein)

La meditación es un estado de la mente, más que del cuerpo, y no es cuestión de quedarse en blanco, si no de liberarse de aquello que te impide avanzar para enfocar en cosas positivas, se basa en crear, más que en vaciarse, el vacio no aporta nada, calma y evita enfrentarse a la realidad, en cambio crear te ayuda a aportar cosas buenas a tu vida y al mundo, y con tantas cosas malas que hay en la sociedad es lo que más falta nos hace. Recuerdo cuando perdí mi trabajo, me endeudé, y de golpe también sufrí una enfermedad mental, y fue en ese momento cuando decidí enfocarme en la parte mental, ya que la física no podía, enfoqué en lo positivo y comencé a crear… aprendí a levantarme, a saber enfocar los pensamientos, a liberarme de dudas y miedos, y descubrí nuestro poder Divino, que está en nosotros y en cada partícula del Universo.

El método de meditación que utilizo es muy sencillo y efectivo, porque todo lo que necesitas ya está dentro de ti. Lo divido en 3 fases:

1.- Respiración abdominal suave, llena suavemente la parte baja del abdomen mientras inspiras para que entre el triple de oxigeno al bajar de este modo el diafragma abdominal, y así se impulsa mucho mas oxigeno hacia la parte baja de los pulmones que están desaprovechados. Tras inspirar haz una leve pausa para que dé tiempo a que el Oxígeno y el CO2 se intercambien en los pulmones, y finalmente suelta el aire por la boca muy suave, la nariz tiene forma de embudo y parte del CO2 se quedaría en el cuerpo y pasaría a la sangre, en cambio exhalando por la boca se expulsa todo el C02, de esta manera conseguimos el triple de Oxígeno en la sangre con una cantidad ínfima de C02, lo que provoca que calme, oxigene y fortalezca todo el organismo, de este modo el cerebro se relaja de manera natural y sin pensar la respiración se vuelve cada vez más y más tranquila, al cabo de un par de minutos no tienes no que estar pensando en la respiración.

2.- Tras realizar un par de minutos la respiración dejamos que nuestros pensamientos salgan, los observamos, para así hacerlos frente y que haya una catarsis, si los escondemos en nuestro interior tarde o temprano nos harán daño, se intenta observa como si viéramos una película, pero si nos afectan los pensamientos no pasa nada, ya que sirve para liberarte a lo largo del día de aquello que a nivel subconsciente nos provoca pesar y evita que seamos felices.

3.- Tras observar nuestros pensamientos unos minutos estos ya no harán interferencias cuando quiera visualiza y enfocar en un sueño, o en lo que quiera, ya que el límite es tu imaginación, por ejemplo, y lo he vivido en primera persona, si quieres aliviar un dolor propio o de otra persona, trata de sentir un hormigueo que cubre la zona afectada, visualiza una luz dorada que transmuta lo negativo en positivo, y da una información concreta sintiendo que quieres sanar, si es un hueso siento el hueso soldado, si es un tumor sientelo reduciéndose. Cuanto peor sea el mal, más tiempo has de dedicarle, y según pasen los días verás los resultados, si lo haces solo 5 minutos normal que no suceda nada, pero 30 minutos al menos cada día y veras como te cambia la vida, como cambia tu mundo. Visualiza y siente todo aquello que desees, ir al espacio, ser escritor, tener dinero….

Es así de sencillo, porque nacemos todos con ese potencial, si quieres conocer a alguien extraordinario solo tienes que mirarte al espejo.

Muchos de estos casos lo narro en mi libro Tu Puedes Hacer Milagros, explicando ejercicios y prácticas para llegar a dominarlo.

Puedes conocer más de mí en:
www.eduluruena.com

.


Si te ha gustado, compártelo...