El método más potente de autoconocimiento y desarrollo personal



Reconozco que a primera vista puede parecer que no me he pensado nada el título de este artículo. Incluso puede que según lo fueras leyendo en tu cabeza surgiera una voz de teletienda americana. La realidad es que por más que le he dado vueltas no he encontrado mejor manera de explicar lo que es el Eneagrama.

Sé lo difícil que es decidir si creerse o no cuando alguien dice que una formación es “lo mejor, lo más potente”. De primeras yo no suelo tener mucha fe, soy más de informarme bien y cuando la formación ha logrado aprobar ese filtro lo paso por el de mi intuición. Esta combinación siempre me ha salido bien. El filtro de la intuición te lo voy a dejar a ti, yo me encargo de contarte lo que es el Eneagrama y para qué sirve.

Hay tres ideas de las que la mayoría estamos convencidos en uno u otro momento:

  1. Yo soy así.
  2. Lo que yo soy solo lo sé yo, es súper secreto.
  3. Lo que siento, pienso y creo es la realidad.

El Eneagrama desmonta hábilmente cada una de ellas, vas a ver cómo.

Yo soy así:

El Eneagrama es un conocimiento que divide en nueve los tipos de personalidad. Cada vez que digo esto alguien salta “¿cómo? ¿solo nueve?” o, también, “a mí eso no me suena bien, yo no quiero que me limiten”. A lo que suelo contestar “limitado ya estás en el momento que crees que tú eres así y te identificas con ello, cuando descubres a tu personaje (la defensa que has elegido para manejarte en este mundo, también conocida como personalidad) es la primera vez en tu vida que tienes la oportunidad de ser libre de verdad y separarte de él”. Por tanto, el Eneagrama no limita, más bien libera. Te cuenta lo que crees que eres para que puedas ser mucho, mucho más.

Lo que yo soy solo lo sé yo, es súper secreto.

Todos tenemos un mundo interior que consideramos que está absolutamente oculto. Es una fantasía compartida la mar de interesante. Más o menos como la capa de invisibilidad de Harry Potter, te la pones y paseas entre la gente sin que nadie pueda verte. Siento romper en pedazos tu fantasía, pero se te ve… bastante. Creer que nadie nos ve nos da una cierta ilusión de intimidad y seguridad, cuando esta burbuja se rompe nos sentimos vulnerables y no sabemos qué hacer. Hace muchos años en una formación de Eneagrama una de las alumnas me dijo que cuando había llegado el momento de hablar de su eneatipo no sabía dónde meterse. Le parecía increíble que su yo “secreto” estuviera detalladamente descrito en mi presentación. Lo mejor en estos casos es aceptar que somos visibles y mirar de frente aquello que manifestamos a nuestro entorno y que internamente nos creemos. ¿Para qué? ¡Para trascenderlo! Conocernos a nosotros mismos es la mejor manera de aceptarnos. Voy más allá de los datos, hablo de una comprensión profunda que da compasión y paz.

Lo que siento, pienso y creo es la realidad.

¿Por qué mi pareja tiene esas reacciones? ¿Por qué mi madre no cambia? ¿Por qué mi hermano no me entiende? En definitiva: ¿por qué no son “normales”? Estas preguntas en algún momento nos las hemos hecho todos. El origen es que consideramos que todos, más o menos, tenemos los mismos valores, prioridades, creencias, diálogo interno y capacidades ¡o deberíamos! Dicho así probablemente estés pensando “qué va, yo ya sé que somos diferentes”, acuérdate de mí la próxima vez que te pilles juzgando a alguien por no hacer lo suficiente, no hacerlo como tú o no tener tus prioridades. El Eneagrama nos explica al detalle que hay nueve maneras de ver el mundo, la tuya y ocho más. ¡Ocho! ¡Nada menos! Una vez superada la incredulidad, cuando vamos estudiándolas vamos encajando poco a poco historias de nuestra vida y de pronto ¡tienen sentido! Es una sensación maravillosa cuando todo se coloca y, por fin, comprendes. Comprendes a tu madre, a tu padre, a tu hermana, a tu hermano, a tu pareja, a tu primo, a tu compañero de trabajo y hasta a tu jefe. Cuando vas entendiéndoles, juzgarles se vuelve algo más difícil. No quiere decir que tengas que aceptar lo que hacen o que te parezca bien lo que hicieron, eso es otro tema. El cambio vital es que, a partir de ese momento, tú tienes una paz interior que no conocías, la que da la comprensión.

Cuentan que a la entrada del oráculo de Delfos había una leyenda que decía: “Si no hallas dentro de ti mismo aquello que buscas, tampoco podrás hallarlo fuera. Si tú ignoras las excelencias de tu propia casa, ¿cómo pretendes encontrar otras excelencias? En ti se halla oculto el tesoro de los tesoros. ¡Oh hombre!, conócete a ti mismo y conocerás al Universo y a los Dioses”. Estoy convencida de que conocerte a ti mismo abrirá muchas puertas dentro de ti, tanto como que el Eneagrama es la llave más rápida para hacerlo. Si tu intuición así te lo indica ¡adelante!

Raquel Rús
www.raquelrus.es
Profesora certificada de Eneagrama y EFT. Especialista en Psicología energética y Gestión emocional.
raquelrus@hekay.es


Si te ha gustado, compártelo...