El alma en su camino hacia la perfección Tercer peldaño del alma – Sabiduría



La consciencia de Mi Espíritu está en todos Mis hijos. Se manifiesta en este momento en la palabra. En verdad os digo, Mi Reino, como también vuestro Reino, no es de este mundo. Pero vosotros habéis escogido la Tierra como reino, para purificaros y volver a la luz, que es la herencia del alma.

Vosotros sois seres humanos que andáis en busca de la luz. ¿Dónde buscáis la luz del mundo? ¿En lo externo? ¡Jamás! No se puede encontrar en esta Tierra, sino solamente en todo lo que vive. Penetrad en lo profundo de vuestra verdadera consciencia eterna, entonces encontraréis la salvación que es la Luz Primaria. Vuestro verdadero cuerpo está en vuestro ser humano. El ser humano es una imagen fiel de Mi Padre. Camina por esta Tierra para que su cuerpo espiritual, que vive en él, se libere -es decir, se libere de culpa, también de las encarnaciones que significan culpa.

El ser humano sabe solo de su vida humana actual. Las otras encarnaciones están tapadas, porque la persona tiene que vivir en el presente. La salvación está en el ser humano. Cristo, el Espíritu que se manifiesta, el Yo Soy, os conduce a la casa del Padre a través de los peldaños de desarrollo, que también llamamos estados de consciencia o niveles de purificación. Yo, el Maestro de la Nueva Alianza, os he explicado tanto el peldaño del Orden como también el de la Voluntad. Ahora quisiera manifestaros el peldaño de la Sabiduría. Todos estos niveles se pueden recorrer solo mediante la fuerza de la Redención. Redención es lo mismo que Misericordia, pues sin la Misericordia al alma no le es posible llegar al Reino de la perfección.

El Reino de la perfección es el hogar del alma. También la Tierra en la estructura primaria pertenece a este reino perfecto. El alma ha nacido de todas estas sustancias, ellas la alimentan y la sostienen. El Espíritu es el material de trabajo de la vida. Todos los peldaños que Yo explico, son niveles espirituales; ellos están en vuestras almas y se desarrollan tan pronto como los hayáis superado por medio de una vida positiva. El peldaño de la Sabiduría es un nivel de creación, es la justicia y por tanto la acción. Dios tuvo el primer pensamiento, que fue y es una sensación –es el Orden. Dios tuvo el primer acto de voluntad, también una sensación -es el “Hágase”. Dios creó por medio de Su inteligencia, por lo que todo se realizó en la acción.

Todos los peldaños espirituales, llamados también cielos, están en vosotros. Cada alma los tiene que cumplir por medio de la fuerza de la Redención. El Espíritu del amor está siempre dispuesto a servir a los hombres y a las almas, pero tanto el hombre como el alma tienen que acercarse a este Espíritu del amor. ¿Cuán a menudo lo busca el hombre en lo externo? Este no se encuentra en formas ni en tradiciones, como tampoco en costumbres, sino que el Espíritu es libre -Él vive en cada alma. Vosotros tenéis que ser la vivienda del Espíritu Santo. Tan pronto como el ser humano entre en su Ser divino consciente, eterno, el Espíritu le dará fuerza, valor, enseñanza y le indicará el camino hacia la casa eterna del Padre.

Ahora hemos llegado con los pensamientos y las palabras al peldaño de la Sabiduría. Las almas han ordenado sus pensamientos y se han orientado a la Voluntad de Dios. Estas son horas de enseñanza, o grados de conocimiento, que se abren poco a poco en el alma. De este modo el alma recibe la luz correspondiente, por lo cual se abren el Orden y también la Voluntad, siempre que ella haya aprobado ambos peldaños.

Ahora el alma tiene que reconocer y también vivir la luz de la Sabiduría. Todos los niveles tienen que moverse en las luces espectrales del cosmos. Vuestra aura tiene que ser principalmente un puro mar de reflejos de oro y plata. Entonces sois libres.

Ahora el alma está en el nivel de la acción. Por otra parte, como ya lo expliqué, son planetas que se parecen más a la materia primaria, casi ingrávidos, pero afectados todavía por algo de irradiación terrenal. He enseñado que cuando el alma ha dejado atrás los cuatro estabilizadores -repito: que son las cuatro cualidades de Creación Orden, Voluntad, Sabiduría y Seriedad-, solo entonces se ha quitado la irradiación terrenal. Las almas viven también en planetas. ¿Por qué decimos entonces “almas” y no “seres espirituales”? Porque el cuerpo sutil todavía está cargado.

Cuando las almas han ascendido hasta el nivel de purificación de la Sabiduría, es porque han superado ya totalmente el nivel del Orden y el de la Voluntad.

Mis queridos hijos, así hablo Yo por encargo del Padre eterno, pues el Cristo de Dios se ha hecho cargo del retorno de todas las almas. Retorno significa: Reconócete a ti mismo; vive las leyes divinas; únicamente entonces puede entrar el alma en la casa eterna del Padre. Quien no reconozca la verdad, quien no viva lo reconocido, tampoco puede regresar a la casa paterna. Por eso hay que recorrer un nivel tras otro. Esto significa que hay que realizar la fuerza de Dios que está en vosotros.

Los reinos de los niños también están en los planetas. Estas almas conciben y reconocen: Aquí puedo por primera vez llevar a la práctica mis pensamientos y mi voluntad.

Habéis escuchado de los seres espirituales responsables. Sabéis de los ángeles instructores. Tanto el ser humano como cada alma tienen siempre un ser espiritual a su lado. Nunca estáis solos sin que se os observe. Cada alma lleva en sí la fuerza del Espíritu Santo, que lo mantiene todo en movimiento. De esta manera el alma lleva en sí la vida eterna y es por eso una hija del cosmos, como los seres puros que la acompañan. / …

Extracto del libro “El alma en su camino hacia la perfección” – Editorial Gabriele

www.editorialgabriele.com – Tel. 689 886 056


Si te ha gustado, compártelo...