Correlaciones entre el sistema hormonal, problemas ginecológicos, infertilidad, menopausia y el Método AVIVA



Brevemente sobre el sistema endocrino

El sistema endocrino, o sistema hormonal, es uno de los sistemas principales que tiene el cuerpo para comunicar, controlar y coordinar el funcionamiento del organismo. El mayor jefe de este sistema es el Hipotálamo en el cerebro, que segrega neurohormonas estimulando la Hipófisis a través de hormonas tróficas que son transportadas por la sangre a diversas glándulas, tales como la tiroides, glándulas suprarrenales y las gónadas (glándulas reproductoras).

El sistema nervioso alcanza todos los rincones del organismo mediante fibras nerviosas y neurotransmisores. Los dos sistemas están muy relacionados, pues el sistema hormonal se regula desde el Hipotálamo, que podríamos considerarlo parte de ambos sistemas. Además, la Hipófisis tiene una parte nerviosa y otra endocrina.

El Hipotálamo, sin embargo, no es sólo la zona cerebral encargada del control del sistema somático, motor y endocrino, sino que parece que es un centro coordinador capaz de integrar la información emocional y sensorial. Y aquí empieza el problemaJ, dado que esto también puede significar que, si llevamos una vida llena de estrés y emociones negativas y no podemos manejarlos, antes o después, esto afectará negativamente al funcionamiento del Hipotálamo y consecuentemente al del sistema endocrino.

Como hemos visto antes, las glándulas y el sistema nervioso están estrechamente relacionados. Si alguna glándula se desequilibra, esto va a repercutir en las otras también. La clave del equilibrio de este sistema tan delicado y sensible es la obra excelente de las glándulas sexuales, que son fundamentales para la actividad del resto de glándulas. Ellas producen la energía y el fuego para el trabajo de las otras glándulas. No es una sorpresa que la Medicina Tradicional China se refiera a ellas como “la estufa”.

¿Qué tiene que ver con todo eso el Método AVIVA?

El Método AVIVA es una serie de ejercicios físicos que tienen un efecto en el sistema hormonal a base de estimular la Hipófisis y los órganos de reproducción.

Con movimientos continuos a base de apretar y soltar los músculos dentro de la pelvis, abdominales, suelo pélvico y glúteos, el flujo sanguíneo aumenta hasta triplicarse. Como consecuencia, los órganos situados en la zona pélvica obtienen más nutrientes, vitaminas, hormonas, y oxígeno. Al mismo tiempo, la desintoxicación de esta zona se vuelve más rápida y efectiva.

Entonces, con el tiempo y con la práctica regular, podemos mejorar el funcionamiento del sistema reproductor. Y esto, siendo la base del trabajo de las otras glándulas va a tener un resultado beneficioso para la tiroides, glándulas suprarrenales, páncreas y el timo también.

Muchas veces, es un sistema endocrino desequilibrado el que está detrás de los problemas ginecológicos, como los dolores menstruales, síndrome premenstrual, SOP (síndrome ovario poliquístico), endometriosis o mioma uterino. También el funcionamiento insatisfactorio de las glándulas reproductoras, la tiroides y suprarrenales, puede impedir una fecundación natural. Y numerosas mujeres experimentan los sofocos, sudores nocturnos, infecciones urinarias o de la vejiga y la sequedad vaginal cuando su sistema hormonal cambia en la menopausia.

Para estos problemas pueden ayudar los ejercicios del Método AVIVA, cuyo mayor propósito es estimular el sistema reproductor. Y, además, yo y muchas mujeres en Hungría, dónde el Método es más conocido, hemos encontrado algunos beneficios adicionales: gracias a la gimnasia regular el ánimo mejoray por otro lado el método es un perfecto moldeador del cuerpo, especialmente en las zonas de la cintura, las caderas, los muslos y el abdomen. Sin olvidar que los ejercicios fortalecen los músculos interiores de la pelvis y el suelo pélvico.

El entrenamiento; sí es como una clase de fitness pero enfocando más a la mejora de los músculos internos que a los externos. Dura aproximadamente 30 minutos y los ejercicios son divertidos y se integran muy bien con ritmo de música moderna que resulta más motivadora. Basta con hacerlos dos veces por semana.

Se puede usar en caso de problemas ginecológicos (es un estupendo suplemento de tratamientos médicos) o como prevención del prolapso del útero o la vejiga. También como preparación a la menopausia, haciendo que sea más un ‘segundo florecimiento’ que un espanto con síntomas no deseados.

Adrienn Beliczky
Método Aviva®
www.vidaviva.eu/es
info@vidaviva.eu

Si te ha gustado este contenido, compártelo…
Share on Facebook
Facebook
23Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email