Conexiones con las almas, investigación y casas encantadas



¿Y si nos enseñaran a conectarnos con los espíritus? La conexión entre la vida y la muerte es posible con varios métodos y herramientas desde hace mucho tiempo.

Hay muchas investigaciones ocultas que no interesan sacar a luz, ya que conlleva a una reducción considerable en el uso de pastillas llamadas “relajantes” y que ejercen un control en la mente, a la par que una bajada en la economía de ciertas mafias del sistema.

Estas conexiones vinculadas con investigaciones podrían ayudar a entender por qué han sucedido alguno de los crímenes más famosos de la historia, nos ayudaría a entender por qué se repiten desgracias en las familias, el porqué de las casas que en su silencio lloran y perturban a todo aquel que habita en ellas. Canalizaciones que se realizan a través de testaciones del cuerpo del espiritista acompañados de escritos de los mensajes que las almas le dan.

Aquí os dejamos escrito una de nuestras experiencias con conexiones a otros planos, que nos han enseñado a revivir situaciones de dolor e inquietud de almas que, a través de investigaciones, han podido conectar con seres queridos, transmitiendo mensajes para poder elevarse, limpiando esa información de un subconsciente aún vivo que les perturba.

Aquella noche mientras una ducha de agua caliente relajaba mi mente, y el agua caía por mi cabello, noté la presencia de alguien en el baño, alguien que se paraba frente a la mampara. Las gotas de agua se volvieron de cristal, paralizándose en el aire. Mis ojos centraron la visión en una de ellas llevándome a un sitio oscuro, lleno de fango, y entre el fango, el rostro de una muchacha. Cuando volví en mí, la presencia del baño seguía en el mismo sitio susurrándome una y otra vez su nombre… el nombre de una muchacha joven que entre el lamento y la desesperación me invitaba a que escuchara su historia. Una vez fuera del baño y aun con cierto miedo en el cuerpo, le pregunté si estaba allí. El carricoche de bebe de juguete de mi hija pequeña empezó a moverse como si alguien lo meciera, y ese lamento volvió acompañado seguidamente de su nombre.

A partir de ese día, ella está muy presente en nuestras vidas, dándonos información a través de mi cuerpo, sobre un crimen aún sin resolver y un cuerpo aun por encontrar.

Ahora bien, nuestras experiencias no sólo se basan en estudios de almas, que a veces aparecen, sino también sobre casas encantadas. Casas donde han sucedido crímenes, casas donde sus familiares han impregnado la esencia de su alma y que al fallecer se han quedado encerrados en una proyección de su vida, casas construidas encima de fosas comunes y que los mismos constructores conocen y callan para no tener que sacar los cadáveres, casas donde el amor de las personas que las habitaron quieren perdurar hasta aun muertos, casas que nos enferman, casas que nos atrancan los caminos, ruidos y voces que hasta nos hacen pensar que estamos locos.

Palo santo, inciensos, velas, sal gorda…. Y ninguno de estos remedios funcionan, sólo funciona si el canalizador o espiritista realiza una investigación para saber por qué siguen allí y explicarles que ese espacio ya no les pertenece.

Nuestra experiencia nos ha demostrado que muchas de las situaciones que vivimos van atadas a difuntos ancestrales, que aquí en España, se les abandonan sólo recordándoles el día de la repartición de herencias o fechas puntuales para que su tumba sea la más hermosa del cementerio. El cuerpo es la materia y la energía el alma, pero nuestro cuerpo es amado en vida al igual que en la muerte.

Un caso muy apreciado para nosotros fue poder ayudar a vender a una persona una propiedad que era de su madre. El espíritu de su madre reclamaba la visita al cementerio por parte de su hija, y así se hizo, realizando un acompañamiento espiritual para que la hija, a través de una conexión espiritista, le explicara a su madre que esa vivienda ya no le pertenecía como alma que era. En la visita al cementerio madre e hija tuvieron la oportunidad de hablar de situaciones vividas que, para ambas, eran conversaciones pendientes.

¿Vivimos o esta es la muerte? como dijo alguien una vez… pero lo que está claro, que es posible romper con lo que nos han querido vender del final de la existencia, del cielo o del infierno.

Mercedes González Flores y Hugo González Jiménez son Corazón y vida, centro de relajación, bienestar y energía positiva. www.corazonyvidamadrid.com
info@corazonyvidamadrid.com
Tfnos.: 910 027 906 – 675 829 401 (sólo whatsapp).


Si te ha gustado, compártelo...








Deja un comentario