Arcano XX: El Juicio



La carta del Juicio viene precedida de la carta del Sol y a continuación tras ella llega la carta del Mundo.

En este punto del Viaje, nuestro personaje (El Loco) está finalizado su camino y ahora es el momento de resucitar de entre los muertos. Si nos fijamos en la carta, vemos que la figura central y que ocupa un espacio mayor es un Ángel, que toca una trompeta cuyo sonido hace que los muertos salgan de sus tumbas y miren al Cielo con devoción y agradecimiento. Este Ángel nos indica que ha llegado el tiempo de salir de nuestro reposo, de despertar a la Luz para dar lo mejor de nosotros mismos a la humanidad.

En el siguiente arcano El Mundo es momento de manifestarlo. En la trompeta del Ángel hay una bandera blanca con una cruz roja dibujada que nos puede indicar que son los 4 elementos (agua, fuego, tierra y aire) que forman parte de la vida en la tierra.

Esta carta es una alegoría clara al momento en el cual, la Biblia menciona “EL Día del Juicio Final” anunciado por un Ángel (Miguel), que  juzgara a vivos y muertos en función de su comportamiento en vida.

Más allá de la concepción cristiana de ese momento y de la Segunda Venida del HIJO de DIOS (JESUS), este arcano nos habla de la necesidad de aplicar un juicio sensato en todas las decisiones que tomemos. También nos puede indicar que en caso de estar en juicios o temas jurídicos como una separación, divorcio, temas penales… Un resultado favorable, si estamos alineados con la Existencia.

Las imágenes de las personas resucitadas son un hombre, un niño y una mujer, representando así a toda la humanidad de manera genérica.

Sí comparamos esta carta con las otras dos en las cuales aparece un ángel con humanos, vemos que hay una gran diferencia.

Sí en el arcano VI Los Enamorados y en el arcano XV El Diablo, las figuras humanas daban la espalda al ángel, en esta carta le miran dichosos por haber resucitado.

El final del ciclo está a punto de cumplirse y nuestro héroe está preparado tras pasar por distintas vicisitudes, para dar lo mejor de sí mismo como humano. Sus aprendizajes interiores le llevan a poder compartir su sabiduría con el mundo desde el punto de vista del hombre renacido de sus cenizas y entregado al poder de la Creación, que ahora comprende que le sostiene y le permite continuar esta aventura, que es la Vida.

A diferencia del arcano x La Rueda de la Fortuna, nuestro personaje deja atrás la creencia del azar y la buena o mala suerte y sabe, que el resultado de las circunstancias de su vida depende de su responsabilidad ante lo que hace o deja de hacer.

El niño ha dado paso al adulto responsable y conocedor del alcance de sus actos. Conoció El Paraíso, se transformó con La Muerte y ahora resucita con El Juicio.

Su cuerpo gris, está a punto de dar paso al cuerpo de la mujer desnuda, que a continuación refleja la carta del Mundo.

En esta carta El Juicio el humano, reconoce su naturaleza divina y mira al Ángel extasiado. Ha vuelto la mirada a los orígenes.

Esta carta, nos invita a reflexionar sobre nuestra conducta, creencias y juicios para revisarlos y ver hasta qué punto somos justos con nosotros mismos y los demás.

Este arcano, nos permite a través de su imagen contemplar la desnudez de nosotros mismos y los demás, por primera vez a lo largo del viaje del Loco, sin ataduras, ni sentimiento de pudor, ni vergüenza ante nuestra desnudez.

Representa el resurgimiento desde la oscuridad hacia la luz, comprendiendo lo necesario de ese viaje para poder conocer las dos polaridades y elegir nuestro camino con libre albedrio.

Esta carta, es una invitación a la esperanza a que todo saldrá bien y que tendremos un juicio justo, aunque en la tierra no lo hayamos tenido.

También nos indica que, es el momento de tomar decisiones, de apostar por nosotros mismos y que si nos dejamos llevar por nuestra intuición, nuestra voz interior y aplicamos nuestra sabiduría cualquier proyecto que emprendamos nos saldrá bien.

Leyre & Javier
www.abrazatuesencia.com


Si te ha gustado, compártelo...