Arcano XIV: La Templanza



Con la Templanza, completamos el segundo ciclo de 7 cartas. Esta carta, nos habla de la salud y del equilibrio que se  crea en el correcto intercambio, de dar y recibir.

Nos muestra un ángel, que con el pie derecho, entra en contacto con el agua (emociones) y con el pie izquierdo toca tierra. Este ángel puede ser nuestro ÁNGEL DE LA GUARDA, que nos protege y avisa de los peligros. Es un ángel terrenal, quizás Gabriel, el único que pudo ver a DIOS. Podemos observar, como está centrado en el aquí y ahora y cómo el fluir del agua entre las dos copas nos produce un efecto hipnótico, que hace que no podamos dejar de mirar. En su pecho, un triángulo dentro de un cuadrado, que simboliza el número 7, que es la mitad del número 14.

Las alas del ángel, están desplegadas. Pero nada hace indicar, que vaya a iniciar el vuelo. Esto quiere decir, que está equilibrado y conectado el cielo a la Tierra; y no es necesario volar ya que tu propósito ya está en tierra (materializado).

El ángel de la guarda te recuerda, que puedes acudir a él cuando lo necesites y que su “mano invisible” sigue estando presente en tu existencia.

Si en el carro, el joven príncipe se aventuraba en el camino del autoconocimiento, con la Templanza encuentra el equilibrio de fuerzas, que dejan de ser opuestos para ser complementarios.

La templanza ha alcanzado el equilibrio, al integrar los 4 centros del SER HUMANO.

  • EMOCIONAL
  • INTELECTUAL
  • SEXUAL
  • CORPORAL

Esta carta, representa la quinta esencia. Nuestra naturaleza limpia y pura, en subconsciente lleno de bondad. Nos habla de la transmutación de las fuerzas, de sublimar las pasiones terrenales en lugar de caer subyugados por ellas.

Tras la aniquilación de todo aquello que resultaba superfluo o inútil, acaecida en la carta de la muerte; con la templanza encuentras tu lugar en el mundo y contigo mismo.

Este Arcano, nos invita a que antes de seguir adelante, nos paremos meditemos y comprobemos con qué energía actuamos y hacia donde nos llevan nuestras acciones. Nos muestra, lo importante de la moderación y la  mesura en nuestros actos, siempre y cuando nos lleve a la acción, y a tomar protagonismo en nuestra vida.

No confundir la templanza, con inhibición o ser indiferente. La templanza es un modo de actuar equilibrando nuestros dos hemisferios cerebrales, integrando lo femenino y masculino de cada uno de nosotros, sin que ninguno tenga más importancia; en perfecto equilibrio.

Este Arcano, te invita a mirar hacia dentro, a estar en el presente con todos tus sentidos. En el AQUÍ Y AHORA.

Esta carta, te sugiere: Poner toda la carne en el asador, no preocuparte  y sí ocuparte de tu vida; desde la confianza y la moderación, sabiendo que nada te ha de faltar”

La templanza, nos muestra la estabilidad. Esta carta nos recuerda, que aunque nuestra naturaleza, origen… sea divina y celeste (el ángel) nos movemos en un mundo material; donde las emociones (agua) y el estar anclados a tierra, es fundamental para desarrollarnos y crecer en este planeta.

Este Arcano nos indica, la importancia de no tener excesos en ninguno de nuestros campos y actuar con moderación y templanza, sin tibieza. También nos habla de la ABUNDANCIA, cuando fluimos con las circunstancias con naturalidad. Esta carta, es una invitación a la reconciliación, sueños premonitorios, curación, salud, protección, equilibrio dinámico, viajes y armonía. Está asociada a QUETZALCÓATL, la serpiente emplumada en las regiones precolombinas, es su ÁNGEL GUARDÍAN que corresponde al sexto chakra (tercer ojo).

“Ninguna mesa, está bien adornada si la templanza está ausente de ella”
-Ramón Llull-

Leyre y Francisco Javier
Chamanismo Akáshico (Mujer Árbol y Hombre Sol)
Si quieres una sesión de Tarot con Francisco Javier, puedes contactar aquí:
www.Kilyom.es
Tel. +34 635859390


Si te ha gustado, compártelo...