Animal de Poder: El Cuervo



Los nacidos entre el 22 de setiembre y el 22 de octubre, tienen como animal de poder al cuervo.

Las personas con este TOTEM se caracterizan como:

Emprendedoras

Entusiastas

Muy carismáticas

De energía positiva

Todo el mundo las escucha cuando le surge una idea

Idealistas

Calculadoras

Intuitivas y pacientes en las relaciones

A veces puede llegar a ser rencorosas e incoherentes

Son Sanadoras

Tienen una gran conexión con la muerte, otros mundos y mensajes del más allá

Buenos tarotistas, videntes, psíquicos, médiums…

Carl Jung hablaba de que el cuervo es simbolismo de la propia sombra, o el lado oscuro de la psique. Lo positivo es, que al reconocer este lado oscuro, se puede comunicar eficazmente con las dos mitades de nosotros mismos. Esto ofrece un equilibrio liberador, y nos permite acceder a una tremenda sabiduría, que es el verdadero simbolismo del cuervo.

El cuervo también es un símbolo de la mente, del pensamiento y la sabiduría. Según la cultura nórdica, el  dios Odín fue acompañado por dos cuervos. Uno de los cuervos era  Hugin, que representaba el poder del pensamiento y la búsqueda activa de información y el otro cuervo, Mugin que representa la mente, y su capacidad para intuición. Odín, conocido como el Dios Cuervo, tenía muchas hijas conocidas como Valkirias. Estas hijas tenían el poder de transformarse en cuervos, así podían recoger las almas de los guerreros muertos en la batalla y los ayudaban a llegar a su cielo paraíso, el Valhalla, donde descansarían en paz.

Este animal, también llegó a ser el oráculo de Diosa Morrigan, diosa celta de la guerra, la muerte, la destrucción y una gran profeta. 

Entre los indios americanos, el cuervo tiene un significado de metamorfosis y simboliza los cambios y la transformación.

Este Totem, es llamado en los rituales chamánicos para aclarar las visiones del chamán y retirar dudas con su claridad.

En los Nativos Americanos, es símbolo de magia y un oráculo de los mensajes del cosmos que se encuentran en las alas de la medianoche del cuervo. Este animal solo viene a las personas de la tribu que son dignos de la ciencia.

El cuervo es también llamado en el ritual indígena con fines curativos. En concreto, se le invoca para proporcionar la curación a distancia. También es un guardián de los secretos y nos puede ayudar a determinar las respuestas aludiendo a nuestra sabiduría oculta.

El cuervo es un animal que cuando trabajamos con él, nos ayuda a liberarnos de los miedos y bloqueos del corazón. Es un animal que también disfruta de su soledad para auto curarse de sus propias heridas. Es un animal, que a mucha gente le da miedo, pero es una de las mejores medicinas que puede llegar a tu vida, ya que te muestra la oscuridad sin tapujos y el camino a su iluminación. Nos muestra cómo llegar a la cumbre, sin tener que solventar ciertos atajos, nos muestra como está dispuesto a limpiar la carroña del lugar, pudiendo alimentarse de ello y sacarle provecho.

Con lo cual las personas que usan la medicina del cuervo, son verdaderos profesionales en las limpiezas energéticas, verdaderos profesionales en la alquimia y transformación de energías densas en sutiles.

Son verdaderos caminantes de la Luz, reconociendo primero sus sombras, una vez conocidas poder hacer alquimia con esa oscuridad y convertirla en una gran fuerza de poder (no nos referimos a fuerza física) y así elevarse a la montaña más alta y luminosa.

Las personas con este Totem aparentemente no parecen tener esa fuerza y sabiduría, porque solo la muestran en su espacio de trabajo sagrado.

El solsticio de invierno es el día más poderoso para una persona con la medicina del cuervo, al ser el día más corto del año y el más oscuro… él es especialista para hacer ese tránsito de la oscuridad a la luz.

¿Cómo trabajar la energía de este Totem?

En el solsticio de invierno cuando el sol empiece a esconderse y esté casi en el punto más oscuro del día, meterte a una habitación a oscuras, tocando el tambor o maraca. Dejas salir tu voz, sin buscar un canto bonito, deja salir todas las tensiones. Una vez estés liberada enciende una vela negra (podéis poner otro color si tenéis creencias negativas de este color, el negro usado de manera positiva, es un potente limpiador, pero también podéis usar el violeta) invocando al cuervo y pidiendo que te muestre la oscuridad que has de sanar y que junto al espíritu transmutador del fuego te ayude a esa TRANSFORMACIÓN.

Llama al cuervo: “Cra, Cra, Cra. Espíritu del cuervo yo te invoco para que me muestres mi oscuridad y me guíes a su Transformación y protege este ritual” (3 veces). 

Una vez sientas esa energía contigo, sigue tocando el tambor de manera seguida y rápida. El tambor te ayudará a entrar en estado de consciencia que podrás viajar con el cuervo. Cuando estés preparada visualiza cómo el cuervo y tú entráis en una cueva profunda, cada vez más profundo y cuando hayas llegado a lo más profundo de la cueva dejas que el cuervo de luz y te muestre lo que tú no puedes ver. Todo lo que veas agradécelo por haber estado el tiempo que estuvo en tu vida, sin culpa, sin rencor… solo agradece porque fue necesario para tu supervivencia en esos momentos. Una vez agradecido, puedes transformarlo en luz, integrando todo y abrazándolo tal cual fue, y diciéndote “fue como fue, no pudo ser de otra manera. Gracias, te libero, me libero” y siente como todo se transforma en luz. Siente como toda la fuerza de tu oscuridad se transforma en luz y entra dentro de ti, te hace crecer, ilumina toda la cueva de colores del arcoíris y sales al exterior llena de fuerza, luz, sabiduría y amor. Entonces encenderás una vela blanca que simboliza la luz y otra vela dorada que simboliza la sabiduría.

Leyre & Javier
www.abrazatuesencia.com


Si te ha gustado, compártelo...