La técnica Metamórfica



La Técnica Metamórfica, tal y como se conoce y practica en la actualidad, fue enseñada y divulgada por un discípulo aventajado de su creador, lo cierto es que Gastón Saint – Pierre hizo el importante trabajo de su divulgación popular, pero el verdadero creador e ideólogo, así como su precursor es el naturópata y reflexólogo Robert St. Jhon, éste cita textualmente:

“Esta técnica proporciona una excelente base para el conocimiento de la Metamorfosis, y una herramienta para quienes sienten verdadero interés por adentrarse en su práctica y sus principios”.

Robert St. Jhon creó la técnica que, con posterioridad, pasaría a denominarse “Metamorfosis”. Su trabajo no pretendía sanar, equilibrar, liberar, jamás opinó sobre el estado físico o anímico de sus pacientes, no pensaba si estaban sanos o enfermos, débiles o fuertes moral y mentalmente, si eran frágiles emocionalmente… No juzgaba, por lo tanto, su estado físico, mental o emocional, siempre partía desde un punto de vista personal y específico de cada individualidad en relación al momento por el que transcurría su vida, precisamente para Robert, ese era el que tenía que atravesar cada cual concretamente según la vida que había llevado hasta ahora.

Según su propia filosofía de vida, cada uno de nosotros, posee una energía vital interior que actúa de dos maneras fundamentalmente: Conciencia y Acción, es decir, Ser y Estar para cada instante de nuestra vida.

La causa de la falta de equilibrio en estas dos facetas de nuestra existencia, es la imposibilidad de llevar una vida plena, es decir, comportarnos y vivir como Somos en realidad, con nuestra autenticidad más innata y la mayor o menor facilidad que tengamos de manifestarla en nuestro día a día.

Robert St. Jhon afirmaba que la falta de equilibrio entre nuestra Conciencia y las Acciones que protagonizamos produce una “tensión” que provoca ese desequilibrio, esto es, actuar en coherencia con lo que sentimos que deberíamos hacer.

Observó que todos los patrones de comportamiento que se formaban en el período de gestación del bebé, toda la información genética que está en los cromosomas y por lo tanto en el ADN, se encuentran de forma natural y permanecen bajo la influencia directa del vientre materno y en menor medida, o indirectamente, bajo la influencia paterna.

Precisamente es en este período en el que se formarían nuestros patrones de comportamiento que podrían influir negativamente a lo largo de nuestra vida.

Este estudio realizado en sus trabajos de reflexología podal, combinados con su extraordinario poder intuitivo, le llevaron a determinar que nuestro cuerpo guarda la información de este período de gestación físicamente en ciertos puntos del cuerpo, formando así un verdadero mapa que podemos ir sanando a través de suaves “pases” y sutiles “toques”.

Por otra parte, su filosofía de vida no permitía estudios, reglas, limitaciones y jerarquías. Entendía que sólo el trabajo constante que proponía a cada persona, liberaba sus propios patrones, pautas y procesos de comportamiento repetitivo que ya no le estimulaban o servían.

Desde esta liberación de tensiones, la disminución de la distancia entre la Conciencia y la Acción, permite que estemos capacitados para protagonizar una nueva vida, dejando salir a la luz o para que florezca, la propia Esencia. Es aquí desde dónde no se puede juzgar sobre la técnica, sus expectativas o resultados concretos, ya que todo vale para que exista la transformación, la “Metamorfosis”.

Así es como nace algo nuevo, completamente original y único, sin límites y obstáculos. Algo vivencial, un viaje personal e íntimo en la vida de cada individuo.

Considero que es una técnica muy sutil, profunda y poderosa. Tratando ciertos puntos en los pies, manos, cabeza y columna vertebral, estaríamos ayudando al flujo natural de nuestra energía vital para que se movilice con mayor libertad.

El practicante puede utilizar diferentes Mudras con la Metamorfosis para su bienestar. Por otra parte, llegar a conocer su filosofía y los principios básicos de la Técnica Metamórfica ayudará a entender nuestra propia naturaleza con mayor facilidad y promoverá ese cambio, esa “Metamorfosis” para la creación de una nueva vida, un verdadero nuevo YO.

Desde esta técnica se propone una liberación de todo lo que NO SOMOS, sentirse libre de influencias ajenas o externas que nos dictan patrones que no corresponden con nuestra esencia y que no han sido creados por nosotros mismos, en coherencia con lo que en realidad Somos. Es una oportunidad para el autoconocimiento, un modo de actuación, nunca de reacción, en definitiva, es una oportunidad para crear nuestra propia vida de acuerdo con nuestra propia esencia SER Y ESTAR.

Miljana Sain
www.centroreikiesluz.com


Si te ha gustado, compártelo...








Deja un comentario