Grabovoi, los animales y las Secuencias Numéricas

#Publicidad

Los que me conocéis personalmente, sabéis que tengo varios animales, a los que adoro claro, siempre digo que son mis Maestros en el arte de amar, pero desde que hice mi inmersión en las Secuencias Numéricas ha alcanzado un grado tan importante que creo que es necesario compartirlo.

Muchos de vosotros que os interesáis por las Secuencias Numéricas me preguntáis por alguna Secuencia para vuestro animalito, que normalmente, suelen ser gatos o perros, es lo más común pero sirven para todos.

No hay muchas Secuencias Numéricas para los animales, en realidad, si no tuvieran contacto con el hombre, no necesitarían ninguna, no necesitarían nada, pero los que sí tienen ese contacto, sí las necesitan.

No hay muchas, como decía, y me preguntaba por qué, como persona amante de los animales y con mascotas que pueden enfermar o perderse o cualquier otra cosa yo decía, ¿por qué no hay más?, y poco a poco trabajando con ellas y observando a mis “bichitos” he llegado a comprender por qué.

Grabovoi, nos habla siempre de que somos el Creador, no de que seamos creadores, (que eso también) sino que somos parte intrínseca e indivisible del Creador, como una célula de tu páncreas es parte indivisible de tu páncreas y por lo cual, gracias a ella existe tu páncreas y viceversa, es decir, somos UNO con el TODO, de manera indivisible e indiscutible, más allá de tus creencias, sean cuales sean, e independientemente de lo limitantes que sean, es más independientemente de si crees en lo que estás leyendo o no. Y por lo tanto hay una NORMA o patrón, (una especie de molde) correcto y perfecto de donde todos partimos y a donde todos tendemos cuando trabajamos con las Secuencias Numéricas, NORMA, de la cual nos hemos salido, distanciado, alejado… debido a información que hemos recibido e integrado como verdadera, sin serlo y que nos ha separado irremediablemente de nuestra Esencia Pura y Perfecta.

“La Imperfección es una Ilusión”, dice el Dr. Grabovoi. Y así es, todo lo que está en la Norma, es perfecto. Todo lo que la información errónea de nuestro sistema no ha tocado o perturbado es Perfecto, Eterno e Infinito. Se trata sólo de corregir esa información incorrecta.

Por lo tanto, en nuestro “molde”, en la NORMA, no cabe la enfermedad, ni el ego separatista, ni la carencia, ni el desamor… (Por los demás o por uno mismo).

Y es ahí donde entran los animales. ¿Habéis observado cómo se comportan?, los que tenemos animalitos sabemos que no son agresivos porque sí, solo si se sienten amenazados por algo externo, sienten emociones como las nuestras, (aunque muchos prefieran negarlo) pero nunca los veras pelearse salvo que sientan que su vida, la de su camada, la de su humano o su sustento se vean en peligro, es decir teman por su supervivencia. Me vienen a la mente imágenes de disputas de personas conduciendo, o haciendo la compra, o en otros lugares y lo que veo es un ego, que quiere quedar por encima de otro a toda costa y por una nimiedad, siempre por una nimiedad de dudosa importancia, pero, a veces, llegamos hasta la agresión física con tal de quedar por encima, de tener razón, y por supuesto nuestra vida, en realidad, nunca está en juego, sino, más bien, con lo que nos hemos identificado…

Cuando un cachorro, sea de la especie que sea, indefenso se introduce en un lugar donde hay otra especie, incluso aunque no tenga nada que ver con ella (gallinas y gatos por ejemplo) ellos obvian por completo la especie, simplemente ven a un ser indefenso, que tiene que ser alimentado y cuidado para desarrollarse, y crecer, ellos solo ven “vida queriéndose abrir paso”… no os voy a hablar aquí de cuando personas de otra raza, religión, etc. entran en una comunidad, centro o país diferente del suyo, porque ya sabéis lo que ocurre, por parte de unos y otros…

Así que centrándonos ya en el tema que nos atañe, ¿que nos enseñan los animales en relación a Grabovoi y sus Secuencias Numéricas?, pues muy fácil, ellos son la NORMA, nos recuerdan la NORMA, ellos son perfectos siempre, aunque su contacto con humanos los pueda cambiar en algún punto, por ejemplo, la hora de mayor actividad de un perro o un gato, suele ser entre las 22.30 y las 00.30, pero con el tiempo se van adecuando a las costumbres de su humano y puede cambiar su hora de mayor actividad para coincidir con la de su humano y bajar el ritmo en las horas en que su naturaleza les podría pedir más actividad.

El Creador, es decir, nosotros en esa parte Divina y perfecta que somos nos hemos puesto un recordatorio viviente de lo que Somos y a dónde deberíamos tender. Están en comunión con el todo, (los que tenemos en casa les hemos desvirtuado un poco pero también) saben sin tener dudas cuando va a llover, o que comer y que no, aman con el alma, independientemente de lo que su humano les haga, tanto perros como gatos (aunque los segundos tienen peor prensa a este respecto, el que haya convivido con gatos sabe bien que son tan o más cariñosos y amables que los perros), y me consta que cualquier animal lo haría, por el simple agradecimiento de tener quien le alimente o le ayude, quien le dé cobijo y amor, aunque a veces este “amor” deje mucho que desear.

Como decía, los apegos y el ego humanos se ha olvidado de la condición de amar con el alma sin condiciones, para amar con el ego, amor condicionado a lo que me ofrezcas, material o emocionalmente, así ama el Creador, incondicionalmente, NO JUZGA, NI CASTIGA, ¿habéis visto alguna vez a algún animal, juzgando, criticando o cuestionando a otro su forma de actuar?, ¿los habéis visto juzgándonos a nosotros a pesar de todas las barbaries que el ser humano puede llegar a hacerles?, no, siguen estando ahí, pase lo que pase, hagamos lo que hagamos, dándonos su amor, su compañía y su alegría.

Ese es el patrón a seguir, esa es también nuestra esencia que hemos perdido y se nos ha olvidado, esa es LA NORMA, amor incondicional en estado puro, AMOR CON MAYUSCULAS.

Así pues, si tienes mascotas, obsérvalas, deja que te enseñen a amar, a perdonar, a relacionarte desde la esencia, y si no tienes, tal vez este sea el momento de adoptar a uno… o dos, y si no te gustan, obsérvalos cuando los veas en la calle simplemente obsérvalos.

SECUENCIA PARA ANIMALIES PERDIDOS:
471891472

Puedes entrar en nuestra página web www.cursosgrabovoi.com para más información y cursos si estas interesado, o escríbenos a info@cursosgrabovoi.com.

Carmen Cid Díaz
Profesora para España del Sistema del Dr. Grabovoi
Profesora para España de Bioelectrografia Aplicada
Maestra y Terapeuta profesional de Reiki

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#Suscríbete..

#Publicidad

#Facebook

Lo más popular