Explorando el inconsciente con la Terapia Regresiva



¿Tienes algún patrón constante en tu vida? ¿Hay un problema que se presenta cada cierto tiempo? Si bien es cierto que, a veces, hay coincidencias y personas que te empujan a vivir ciertas situaciones, la mayoría de las veces en que un problema se convierte en un algo constante y repetitivo tiene que ver con un modelo mental al que te aferras y que sientes la necesidad de conservar. Estos modelos mentales respondes a aprendizajes adquiridos y que pueden corregirse si se trabajan; pero no es tan fácil; hay muchos bloqueos y limitaciones que debes enfrentar y para ello no hay mejor herramienta que la terapia regresiva.

La terapia regresiva

El alcance y efectividad de la terapia regresiva es innegable, sobre todo para eliminar bloqueos y cambiar patrones de conductas que puedan estar repercutiendo negativamente en tu búsqueda de crecimiento personal y bienestar. Y es que para resolver un problema, normalmente basta con encontrar su causa y trabajarla directamente, es sencillo, sólo que a veces eso que causa ese comportamiento negativo no es tan fácil de encontrar, o sencillamente no responde a una razón lógica. Es en este punto en el que la terapia regresiva se convierte en una herramienta valiosa, pues nos permitirá explorar los distintos niveles del subconsciente; incluso aquello que nunca podrías haber imaginado.

La forma en que reaccionamos ante determinadas situaciones suele ser una respuesta aprendida. Es decir, nuestras vivencias pasadas nos condicionan o predisponen a actuar de determinada forma ante diferentes estímulos. Por ejemplo, si cuando eras pequeño te atacó un perro, es probable, que aún después de mucho tiempo se te acerca un perro ladrando y te asustes mucho. Cada palabra, cada experiencia se va sumando a tu memoria y te va enseñando cómo debes afrontar ciertas experiencias, formando prejuicios, traumas y costumbres.

La terapia regresiva es una técnica que busca encontrar de donde vienen estos aprendizajes, para poder corregirlos y re-aprender nuevas estrategias para afrontar situaciones. La terapia de regresión logra explorar el inconsciente, poniéndote en contacto con tus pensamientos e ideas más profundas. Esta técnica es muy poderosa en este sentido; no sólo porque te permitirá revivir el recuerdo de la experiencia que formó ese comportamiento; sino que tiene el poder de ir mucho más atrás, abandonar el presente y explorar las memorias inconscientes del pasado.

Hay tendencias y patrones mentales que no responden a nuestra experiencia de vida, siempre ha sido así y no recuerdas de dónde vino eso, sólo sabes que para ti es natural actuar de ese modo. Es posible que hayas adquirido ese aprendizaje en una vida pasada y que hayas arrastrado esa costumbre hasta tu momento presente; porque fue una experiencia traumática y es la única forma que conoces de protegerte a ti mismo. A través de la terapia de regresión es posible alcanzar el suceso traumático, vivirlo desde la perspectiva actual, trabajarlo, hacer consciente el patrón que le permitió permanecer incólume todo este tiempo y dejar que las emociones fluyan.

Las experiencias: el caso de Ángela

Ángela acudió un poco desesperanzada a la terapia regresiva por recomendación de alguien que le había comentado su efectividad para tratar comportamientos repetitivos. Ella no parecía tener ningún problema, es una persona amable, divertida, centrada, cálida, excelente profesional y responsable; pero su vida amorosa era un completo desastre, parecía un terreno después de una batalla campal, repleto de cadáveres. El gran conflicto de Ángela tenía que ver con la forma en que actuaba en una relación sentimental.

Al iniciar cualquier relación romántica, Ángela siempre iba llena de alegría e ilusión. Se enamoraba por completo de su  pareja. Se abocaba de cuerpo y alma a la relación. Solía salir con personas con las que pudo tener algún futuro pero apenas pasaban unos meses y todo iba viento en popa, ella comenzaba a buscar excusas para criticar la relación y sin mayor explicación, la terminaba. La verdad sea dicha, a Ángela le daba terror el compromiso; pero esto no evitaba que quisiera compartir su vida con alguien; así que tiempo después volvía a repetir el ciclo. Ahora sentía que había dejado pasar muchas oportunidades valiosas con personas con las que pudo construir un futuro feliz sólo por miedo y quería solucionarlo de una vez por todas.

En la primera sesión de terapia regresiva, Ángela se fue inmediatamente a una vida anterior, en la que había sido una esclava en la Antigua Roma. Se enamoró perdidamente de su Señor, quien parecía corresponderla y le prometió la libertad; le prometió un futuro en el que siempre estarían juntos… pero cuando se cansó de ella, la vendió a otro Señor. La esclava terminó muriendo sola, en la completa miseria y con el corazón destrozado. Esta primera sesión fue impactante para Ángela, pues sintió el dolor del engaño, del abandono, la herida seguía allí, presente aún en esta vida. En ese momento comprendió que ese momento había condicionado para siempre su vida amorosa. Ángela seguía sintiéndose como esa esclava, su dolor era el de ella, y por eso huía al rechazo, a la entrega, necesitaba protegerse para no volver a vivir esa crueldad e injusticia.

Después de unas pocas sesiones, en las que se permitió revivir la situación, entendiendo los detalles, dejando fluir cada una de las emociones, el bloqueo fue cediendo. Fue como si el subconsciente de Ángela entendiera que si bien esa vivencia había sido lamentable y terrible, no tenía que replicarse en el presente; porque ella tenía todas las herramientas para cuidar de sí misma y porque merecía volver a amar y sentir la plenitud de la vida en pareja. Increíblemente, los miedos de Ángela fueron cediendo cada vez más. En la actualidad tiene una pareja estable y se le ve muy contenta, ya sin miedo y dispuesta a vivir de verdad.

El caso de Ángela no es aislado, pues la terapia regresiva tiene esa cualidad: no hacen falta cientos de sesiones para poder alcanzar un resultado, porque va directo a la raíz del problema, permite que el subconsciente acceda al recuerdo o instante preciso para poder trabajarlo. De este modo, lo que tomaría muchísimo tiempo en terapia tradicional puede abordarse en unas pocas sesiones y alcanzarás resultados reales en tiempo récord.

Begoña Ramos
Directora de Centro Reiki es Luz
Experta en Crecimiento y Superación Personal.
Tlf. 91 032 77 15  y 635 02 70 42
www.centroreikiesluz.com


Si te ha gustado, compártelo...








Deja una respuesta