El proceso de El Duelo



Comienza un nuevo ciclo sintiéndote pleno y libre de tristeza incluso si tienes rota el alma y tu mundo se ha derrumbado, creando nuevos referentes en tu vida.

Muchos de nosotros hemos tenido una gran pérdida en nuestra vida entrando en un estado de duelo que te llena de dolor hasta llegar a sentir que se te desgarra el alma, una gran sensación de vacío se apodera de nuestro día a día, desaparece la capacidad de ilusionarte, sintiéndote perdido, no ves la luz al final del camino, contemplando el futuro con una gran incertidumbre que acaba por afectar a nuestra autoestima, los pensamientos y recuerdos que te anclan a un pasado y que se repiten constantemente, impactando en el yo muy profundo, puedes sentir la tristeza en cada célula de tu cuerpo, y te resulta difícil descubrir nuevas facetas de ti mismo con las que recuperar tu capacidad de crear, ilusionarte y vivir en plenitud, ya que, de alguna manera, esta pérdida, te ha llevado a perder también algunos referentes que eran importantes en tu vida y que ya no forman parte de ella, provocando que tu identidad se distorsione y perdiendo la capacidad de abrir una nueva etapa, entrando en un estado de estancamiento y duelo permanente.

¿Pero realmente qué es un proceso de duelo?

Es la capacidad de adaptarte y gestionar, tanto tus emociones cómo tu base de creencias y tabla de valores tras una gran pérdida, esta pérdida conlleva consigo la desaparición de referentes emocionales, conductuales etc…por lo que la persona tiene que aprender a vivir de nuevo, desde cero, creando nuevos referentes en su vida; la cuestión es que, en muchas ocasiones, nos hemos apoyado tanto en referentes externos, que han terminado por definir parte de nuestra identidad, y cuando los perdemos, sentimos que nos falta una parte de nosotros mismos, por lo que sería muy conveniente aprender a tener tus propios referentes internos, algo que no nos suelen enseñar desde pequeños y cuando nos vemos en este tipo de situaciones, se derrumba nuestro mundo y nos perdemos entre emociones y pensamientos confusos.

De una forma más gráfica podríamos decir que se parece a un programa dañado que impide el buen funcionamiento del disco duro de un ordenador, (tu programa, tus emociones, tus memorias celulares y las improntas que dejó en ti aquello que perdiste, hará que quieras cocinar para tus hijos que ya no están y te sobrará media olla de comida, sigues durmiendo a un lado de la cama como si tu pareja todavía estuviera ahí cada noche, observas el mercado y los posibles clientes para un negocio por el que ya no tienes que luchar….)  da igual cuántas veces apagues y enciendas el ordenador, seguirá sin funcionar correctamente, si formateamos el ordenador y desinstalamos el programa,(es decir entiendes y aceptas que tu pareja, tus hijos, tu negocio ya no forman parte de tu vida, y por lo tanto cocinarás menor cantidad, dormirás en el lado de la cama que se te antoje y dejarás de observar el mercado) el disco duro estará preparado para funcionar, ahora el problema radica en que no tiene todos los programas que necesitas, (por nuevos programas entendemos nuevos referentes que no tienen que ver en nada con aquello que perdiste y que hizo que, durante un tiempo, sólo conocieras de ti unas determinadas facetas, por ejemplo, puede que ya no te vistas de la forma que le gustaba a tu pareja, porque has entendido que ya no está, pero ahora, realmente, no tienes muy claro cómo es que te gusta vestir, haces menos comida porque has entendido que tus hijos ya no están, pero no te has llegado a plantear cómo te gustaría comer a ti , y dejas de madrugar para luchar por tu negocio, pero no sabes en qué te gustaría emprender o qué hacer con tu tiempo, ¡ojo! la mayoría de las personas que entran en procesos de duelo no pasan de esta fase, provocando una gran sensación de apatía y, en algunos casos, la depresión crónica)  por lo que hay que volver a instalar nuevos programas para que pueda funcionar correctamente (es decir, redescubrir tu tabla de valores interna y alinearte con ella, provocando que tu motivación diaria, tu capacidad de ilusionarte, de crear y tu felicidad partan desde tu yo más profundo, evitando, así, sentir que tu mundo se acaba ante la pérdida de un referente externo).

Seguramente, hoy en día, hay muchas herramientas que pueden ayudarte a procesar el duelo, yo tuve que procesar 3 grandes pérdidas que se dieron en tan sólo una semana, el fallecimiento de mi padre, un divorcio y la pérdida de mi empleo, es por ello que conozco de 1º mano la herramienta que transformó mi vida, como nunca antes había alcanzado a imaginar, se llama Thetahealing, ésta es una técnica de sanación holística que me permitió soltar antiguos referentes, liberar el dolor, comprender todo mi poder Creador, descubrirme, estar en conexión conmigo misma, puedo decir con toda certeza, que formarme en esta técnica me permitió comenzar un nuevo ciclo de mi vida libre de tristeza, en conexión conmigo misma, creando nuevos referentes que me llevaron a sentirme plena y llena de ilusión por la vida, cobrando toda mi existencia un nuevo sentido, tanto ha sido así, que ahora me dedico totalmente a impartir esta maravillosa herramienta que es Thetahealing en numerosos lugares, con la certeza de saber que marcará un antes y un después en cada persona que se forma en esta herramienta.

Las formaciones de Thetahealing te dan la oportunidad de tomar el poder de tu vida, teniendo entre tus manos una potente y efectiva herramienta para crear tu realidad tal y como deseas.

Con amor y gratitud, Thábata Emo, instructora de Thetahealing certificada por Vianna Stibal.
www.thetahealingbytabi.com
Tlno: 645-23-22-10/951-20-36-60.

tabitathetahealing@gmail.com









Deja un comentario