Cómo se Sana con el Patrón Áureo



La enfermedad que se crea en el alma no tendría por qué ser difícil de sanar si tenemos en cuenta que el alma nunca enferma, pero sí responde a la necesidad de crear un cambio interno que la permita seguir avanzando en el tiempo para no desaparecer tal y como está programado en la estructura cerebral del ser humano.

Ese cambio solo se puede dar si el hombre escucha con atención el mensaje que su alma le da en el tiempo y lo hace suyo de verdad para saber por qué actúa así o por qué no puede hacer algo cuando más lo desea o incluso por qué sus metas y objetivos resultan tan inalcanzables sin tener una explicación clara y lógica de por qué las cosas no le salen como quiere y por qué tampoco puede remediarlo.

El patrón áureo es la parte de uno mismo que sabe cómo sanarlo todo porque nunca estuvo enfermo de verdad, solo que recibió información errónea que se quedó grabada en su interior haciendo que todo pareciera raro y oscuro y que nunca se viera la luz en el trabajo interno para no saber hacia dónde ir a la hora de sanar el alma que se salió de su camino de perfección.

El trato que se le da al cuerpo es lo que hace que el patrón áureo vuelva a ser el oro espiritual que fue en su día antes de descender y por eso es tan importante que la persona rectifique su comportamiento en base a lo que su alma le pide que haga para que nunca más cometa el error de dejarse influir por situaciones conflictivas que desequilibran por completo su energía haciendo que el patrón se desestabilice y caiga otra vez como hizo en el origen.

Y ahora pregúntate por qué no eres feliz aún teniéndolo todo para serlo y es porque el patrón te dice que no lo seas hasta que lo hayas conocido y le hayas dado la mano para sacarlo de su escondite en el centro cerebral superior que se rige por la glándula pineal. Y allí es donde lo iremos a buscar si me acompañas en la terapia de sanación cuántica que hago con ayuda del patrón que yo misma he logrado sacar de su encierro para que me diga por dónde tengo que ir a la hora de sanar a la persona, ya que no todo el mundo es igual y si hay un síntoma idéntico es muy posible que el mensaje pueda variar de unos a otros y que el alma les pida algo distinto para efectuar el cambio y porque también hay mucha energía de luz que cada cual administra a su manera y puede que uno la dedique a sanar y el otro a irse de juerga con los amigos y a emborracharse. Y en ambos caos la energía del patrón  es la misma, el oro espiritual que todo lo sana, pero en un caso se le pide al hombre que deje de hacer lo que hace para resolver su conflicto y al otro que la dirija a un aspecto concreto de su sanación para reforzar su estructura celular y poder abrirse mejor a lo nuevo que le tiene que llegar después de haber hecho el cambio que se le pide.

Cuando el hombre de la antigüedad era todo luz y no conocía el mal llamado enfermedad, no sabía cómo sanar porque no estaba previsto que lo hiciera, ya que el cuerpo de luz o patrón áureo era libre de todo eso gracias a la conexión espiritual, que era tan arraigada que no se permitía que nadie enfermase o se desequilibrara su energía por ningún motivo y ese mensaje aún lo llevamos dentro los humanos en esa zona el tiempo donde vive nuestro cuerpo de luz, que es el patrón del oro espiritual que refleja la luz del sol y se esconde a la vista tras la cara oculta de la luna.

La mujer es quien lleva la carga de liberar ese patrón, porque ella se quedó atrapada en el silencio invernal de la noche y no supo cómo salir de allí al dejarse llevar por el dolor de la materia que crea tanta confusión en su estructura cerebral y la hace sentir que no vale nada porque no puede ver lo que hay detrás de su luna, el sol más radiante que jamás existió y la libertad de conocerlo todo al ser sabia por naturaleza.

La sanación cuántica se realiza sobre la parte del alma que guarda el recuerdo de cuando el hombre fue un animal antes de tomar la forma que tiene hoy día y la que guarda también la memoria de separación entre los hemisferios cerebrales, que es la que desencadena el conflicto que da origen a la enfermedad y a la muerte.

Si quieres saber más sobre mí y sobre la terapia de sanación cuántica con el patrón áureo, puedes visitar mi blog para ver si te resuena lo que digo y llegamos a conocernos en persona.

Asunción Chavarri Magaña
Terapeuta de Luz y Sonido con el patrón Áureo
Sanación cuántica interdimensional
https://elcuerpohumanodequintadimension.wordpress.com/
asunchavarri@gmail.com
Tf: 662 43 73 53

Si te ha gustado este contenido, compártelo…
Share on Facebook
Facebook
42Tweet about this on Twitter
Twitter
0Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Google+
Google+
0Email this to someone
email