Baby Mindfulness®, el método de armonía y el bienestar para toda la familia



Lo has oído muchas veces y no es una leyenda urbana. Está científicamente probado.

Son ya muchos los estudios que demuestran la estrecha relación existente entre las emociones de la mamá y el desarrollo del bebé, ya desde el útero materno.

Si durante el embarazo atraviesas largos periodos de estrés o ansiedad, los niveles de cortisol, esas hormonas que se activan preparando tu cuerpo para confrontar el peligro, pueden afectar seriamente tanto a ti como a tu hijo. Así, en un futuro, tu peque quizá sufra déficit de atención, hiperactividad o problemas conductuales, tal y como asegura Vivette Glover, la reconocida investigadora en psicobiología perinatal del Imperial College de Londres.

Pero la cosa no queda ahí. Una vez llegado al mundo, los primeros años son cruciales para tu pequeño. El estrés en este periodo puede incluso modificar su cerebro de forma permanente, alterando la regulación emocional, con independencia de factores genéticos o ambientales. Como ves, es increíble todo lo que puede desencadenar.

A día de hoy, tres de cada diez niños cuyos papás son trabajadores, sufren de estrés infantil. Si tu peque tiene síntomas como irritabilidad, nerviosismo, problemas para dormir, terrores nocturnos, malestar físico o contratiempos cognitivos, revisa cómo es el día a día en tu entorno familiar, te podrá dar alguna pista. Quizá tengas un ritmo de vida vertiginoso, con horarios imposibles y dificultad para conciliar vida laboral y personal. ¿Te suena de algo? 

Hay que tomarse muy en serio esta preocupante circunstancia porque cada vez afecta a más niños. Pararse a reflexionar, a entender cómo nuestras acciones repercuten en nuestros hijos, y ponerse manos a la obra para modificar estas conductas que no benefician para nada a la salud, ni física ni emocional.

Un buen modo para ello es el método BabyMindfulness, una metodología, que ya ha recorrido con éxito muchos lugares de España de la mano de Disney y El Corte Inglés, y que está destinada a aportar herramientas sencillas y eficaces de control del estrés y gestión emocional a padres embarazados o de bebés en sus primeros años de vida. 

Y es que, es importante ir a la raíz del entramado. Trabajar desde el periodo de gestación para, después, reforzar a las parejas con hijos hasta los tres o cuatro años años, un tiempo crucial para el buen desarrollo socioemocional de los niños para que tengan seguridad en sí mismos, se valoren, gestionen bien sus emociones, sepan relacionarse correctamente con los demás y, como fin último, sean felices. Lo que todos los padres deseamos para nuestros peques.

El método BabyMindfulness está basado en fundamentos holísticos del bienestar y en un equilibrio personal, siempre desde dentro hacia fuera, y conforme a la filosofía del mindfulness o conciencia plena.

¿Cómo?, a partir de cuatro pilares:

Alimentación: Pautas de nutrición consciente para aumentar la energía y mantener una buena salud a través de alimentos cuya composición regule el sistema nervioso central de los papás y les ayude a activar sustancias para que estén más relajados, puedan dormir mejor y se sientan más descansados.

Descanso: Hábitos de higiene postural y biorritmos, encaminadas a alinear y proteger el cuerpo a la hora de realizar, de forma segura, todo tipo de actividades cotidianas, así como programas de respiración para regular tanto altibajos emocionales como situaciones de ansiedad.

Ejercicio: Propuestas de movimiento respetuoso para movilizar la memoria corporal, aumentar la energía y reducir el estrés. 

Relajación: meditaciones y visualizaciones para conectar con nuestro cuerpo y sentidos para, así, conseguir estabilizar la atención y presencia en cualquier situación del día a día, por muy conflictiva que sea.

Toda una serie de claves prácticas para ser conscientes de cómo estamos, cómo nos sentimos y, sobre todo, de cómo queremos estar durante este maravilloso, pero duro instante, de la gestación y la crianza. Un método para dejar a un lado el “piloto automático”, poner atención plena en el momento presente y desarrollar un sistema eficiente de control y gestión cognitivo y emocional que ayude a los más pequeños a tener una mejor calidad de vida gracias a una mayor conciencia de sus papás.

Y es que, como decía Kabat Zinn, introductor del Mindfulness en occidente: “El mejor regalo que podemos hacer a nuestros niños es el de nuestra propia presencia”.

Cristina Serrato
Creadora de Baby Mindfulness
hola@cristinaserrato.com
www.cristinaserrato.com


Si te ha gustado, compártelo...