Avalon, un viaje de vuelta al Corazón



Existe una tierra donde se mezclan y conviven en perfecta armonía mitos, leyendas, tradiciones y magia. Un lugar que acoge y transforma a todo aquel que, con intención pura, decida adentrarse en un mundo de espiritualidad y misterio para sanar sus heridas del alma, al igual que hizo el mismísimo Rey Arturo. 

¿Dónde? en Glastonbury, un pequeño pueblo, al suroeste de Inglaterra, en el condado de Somerset. Es aquí donde sitúan la isla de Avalon, reino mítico, vergel de la eterna juventud, la enigmática isla de las brumas y los pantanos, desde donde es posible pasar al otro mundo, a un mundo mágico donde son alteradas las leyes que conocemos para permitirnos adentrarnos en el paraíso de nuestro corazón. 

La isla de las manzanas, también llamada la isla de cristal. el lugar que sostiene la energía incondicional del amor del planeta. Tierra única donde se practica el culto a la Diosa, y según la mitología Celta, el lugar donde habitaban las hadas y se iniciaban los druidas en alta magia y en el manejo de los elementos.

Si ya tienes pensado viajar a Avalon o estás leyendo esto y te resuena, es porque, sin duda, sientes su llamada. Avalon despierta el recuerdo de quiénes somos y nos invita a la búsqueda de la transformación, nos llama a través de sus redes invisibles, de su geometría sagrada, para recibirnos en un viaje iniciático, un reencuentro con la esencia, que despertará cambios en ti para alinearte con tu camino del alma. De alguna manera, Avalon nos coloca de nuevo en el sendero de nuestra verdadera esencia. 

¿Quieres conocer un poco más este increíble lugar?

Las leyendas artúricas nos cuentan que en Avalon fue forjada Excalibur, la legendaria espada de Arturo, y el lugar a donde regresaría herido de muerte de la mano de su hermanastra Morgana, discípula del Mago Merlín, para recuperar su alma y descansar eternamente. En la Abadía de Glastonbury yace, según la leyenda, su cuerpo junto al de su segunda esposa Ginebra. Cuentan que esta abadía medieval fue fundada por José de Arimatea, tío abuelo de Jesús, y que fue allí donde llevó el Santo Grial para esconderlo en lo que hoy es el Chalice Well, un jardín que bien podría ser el mismo Edén, habitado por criaturas mágicas y que invita al silencio y la escucha interior. 

El pozo sagrado de Chalice Well, donde sitúan el Santo Grial, es de aguas rojas con poderes curativos y está custodiado por la Vessica Piscis, geometría sagrada que simboliza la unión de los dos mundos en armonía y la manifestación de las fuerzas de la vida en armonía, o la unidad entre el divino Femenino y Masculino.  

Erguido sobre el montículo llamado “El laberinto de la Diosa” se encuentra el Tor,  una torre dedicada al arcángel Miguel que puede verse desde cualquier lugar de Glastonbury, y que formaba parte de un monasterio de la edad media que se vino abajo en el terremoto de 1275. Se cuenta que allí se situaba un portal inter-dimensional donde habitaban la hadas, druidesas y sacerdotisas de Avalon y que era custodiado por dragones. Para los Celtas este era un lugar consagrado a la Diosa de la Fertilidad, Bel. La torre tiene dos puertas, una de entrada y una de salida, y es desde allí donde podemos ver cada mañana las increíbles nieblas de Avalon.

No muy lejos de Glastonbury se encuentra el impresionante e imponente círculo megalítico de Piedras Stonenheig y el pueblo de Avebury, donde está el círculo de piedras más grande del mundo, además de la oficina donde se recogen los datos sobre los crops circles, diseños circulares de hierba tendida o quemada que aparecen en campos de cultivo, generalmente de cereales y que hay quien atribuyen a la intervención de seres extraterrestres.

Son muchas la preguntas que nos hacemos al visitar estas tierras. Todas las respuestas están disponibles bajo las nieblas de Avalon. A ningún peregrino le deja indiferente. Nos mueve y remueve en lo más profundo, nos hace cuestionarnos si estamos viviendo una vida en coherencia con nuestros sueños, nos invita a volver a soñar con un lugar mejor y a ser mejores personas, a cuidar de la naturaleza, a dejarnos guiar por lo invisible, a soltar lo que nos duele, a confiar en la vida, en nuestra intuición, progresar, respetar nuestros orígenes y a amarnos más allá de toda regla…de toda forma. 

También nosotros podemos dejar una parte de nuestra historia en la isla, al igual que el rey Arturo podemos abrirnos a la posibilidad de transformarnos para renacer a una mejor versión de nosotros mismos.

Viajar a Avalon es una experiencia que trasciende el tiempo y el espacio. Es un viaje de iniciación, de vuelta al corazón. ¿Te apuntas?

Próximo viaje a Avalon, un viaje de vuelta al corazón

Más información:
info@evolucionpersonalycoaching.com
info@cristinaserrato.com


Si te ha gustado, compártelo...