ALERGIA AL POLVO: FACTORES QUE INTERVIENEN Y AYUDAS NATURALES

#Publicidad

En este artículo vamos a explicar qué son en realidad las alergias al polvo y algunas ayudas interesantes para disminuir su activación, intensidad y favorecer tu bienestar.

La alergia al polvo junto con la alergia a las mascotas son alergias pertenecientes al grupo de alergias “no polínicas”. Se denominan así pues sus manifestaciones son muy semejantes (rinitis, conjuntivitis, dermatitis, estornudos, picores de ojos, picor piel, incluso asma alérgica) pero la razón no es el polen.

En la persona que desarrolla una alergia al polvo, en realidad su sistema inmune está respondiendo con una reacción alérgica o de hipersensibilidad a los ácaros microscópicos que forman parte del polvo que se acumula en las casas, lugares de trabajo, en el coche…

Estos ácaros que sólo se ven al microscopio, se alimentan de los restos de piel de los humanos que se desprende en la cama, en casa, en los muebles, en las alfombras, en tu propio coche… Ya sé que da un poco de grima, pero es así.

8 Factores que intensifican o promueven la alergia al polvo/ácaros en las personas alérgicas

No debemos de olvidar que esta alergia es una reacción de hipersensibilidad promovida por un sistema inmunológico hiperreactivo. Esto es importante porque no todas las personas son alérgicas al polvo (a los ácaros del polvo). 

1. El frío es el primer agente importante a considerar. De hecho, el frío puede hacer parecer que la alergia al polvo (a los ácaros) es una alergia estacional pero en realidad no es así, no es una alergia estacional. Es una alergia que puede aparecer en la persona alérgica cuando se dan las condiciones de mayor presencia de polvo en el entorno.

Es más frecuente  percibir más las alergias al polvo (a los ácaros) en los meses de frío ya que debido a la llegada del frío en el exterior, en casa se ventila menos, se ponen las alfombras, se pone la calefacción, llevamos más ropa… Esto promueve una mayor acumulación de polvo. 

2. La limpieza importa… sí lo de pasar el paño del polvo y el aspirador… 

Hay que prestar mucha atención a cómo se hace la limpieza. A continuación tienes algunos consejos:    

  • Limpiar el polvo de tu casa, lugar de trabajo, coche… Utilizar paños de fibra que no sólo levanten el polvo, sino que lo atrapen. 
  • Si es necesario usar una mascarilla al limpiar.
  • Evitar tener alfombras en la medida de lo posible o si se tienen asegurarse de que estén muy limpias. 
  • Mantener limpios también el sofá, sillones y más si son tapizados de tela o terciopelo, pana y tejidos semenjante que puedan guardar los ácaros.
  • Mantén cerradas las puertas de los armarios y los cajones donde tengas tu ropa para que no entre polvo. De vez en cuando sacude y airea la ropa, ponte una mascarilla para ello.
  • Usa aspirador que tenga filtro o sistema antiácaros. Ponte mascarilla para limpiar el aspirador.
  • Cambia la ropa de cama con más frecuencia, así como tu ropa de dormir. Aspira el colchón. Existen materiales antiácaros para las comodidades de la cama (colchón, almohadas, etc.).
  • No te pases todo el día en pijama.

3. Cuidado con la humedad en las paredes de las casas… Cuando hay goteras en el techo o en las paredes se pueden crear mohos y esto también puede desencadenar una reacción alérgica.

4. Si el ambiente es seco o muy seco: tener un humidificador ayuda a que las partículas de polvo (y de ácaros) se posen en zonas más bajas y sea más fácil mantener tu casa o tu entorno de trabajo limpio y más saludable. Sin embargo, cuidado ya que mantener una humedad elevada o en las zonas donde la humedad ya es alta, se puede intensificar la presencia de ácaros en el polvo: por eso… se “utiliza” el humidificador para mantener un grado de humedad en torno al 50% y que ayude en la limpieza evitando el polvo en suspensión, pero se vigila que la humedad no sea excesiva. 

5. ¿Ordenando u organizando? Si estás recogiendo, ordenando, de limpieza a fondo, de mudanza o tu trabajo está relacionado con mover cosas de un lado a otro… usa mascarilla. Inevitablemente se va a levantar polvo y  si tienes asma es especialmente muy importante. Si es en tu trabajo donde se desarrolla la alergia, háblalo en el trabajo para tomar las medidas de protección necesarias-

6. El calor también afecta a las personas alérgicas al polvo… Aunque se abren las ventanas y se ventila más… quizá hace tanto calor que se utiliza climatización. 

En los últimos años las estaciones de calor y  las olas de calor son más largas, empiezan antes…  Los sistemas de aire acondicionado pueden no tener capacidad para filtrar debidamente las partículas alergizantes y provocar que tu alergia se intensifique.

Revisar los filtros y sistema de aire acondicionado es primordial pues ayuda a minimizar la presencia de ácaros y de otras partículas alergizantes..

7. ¿Tu coche lleva filtro antiácaros? Los filtros del coche, igual que los filtros del aire acondicionado, hay que revisarlos y que están bien, funcionales. Coméntalo en tu taller de confianza.

8. El estrés. El estrés excesivo puntual y/o mantenido en el tiempo puede tener un efecto negativo sobre el sistema de control central (sistema inmunológico, nervioso y endocrino/hormonal) promoviendo reacciones de hipersensibilidad en las personas proclives a ello. 

Apoyo natural en las alergias al polvo

Como se ha comentado, las alergias al polvo son en realidad alergias a los ácaros del polvo.

Las personas que tienen alergia al polvo pueden, a su vez, tener alergia al polen con lo que su vida se puede complicar y más en ciertas estaciones. 

Suelo recomendar sustancias naturales que ayuden en la modulación inmunológica así como sustancias y nutrientes que minimicen los síntomas. Entre estas sustancias se encuentran oligoelementos como el manganeso o el magnesio, plantas medicinales como Ribes nigrum o Fumaria, hongos nutricionales como poria o ganoderma, y otras.

Alsen en una fórmula de nutrientes y plantas medicinales específica en inmunomodulación. inflamación relacionada con las respuestas alérgicas que no provoca sueño. Las reacciones antihistamínicas del cuerpo se normalizan. 

Como complemento de Alsen se puede apoyar con la inmunomodulación de los 18 ingredientes naturales presentes en Transferine, que apoyan las acciones normales del Sistema de Control Central (sistema inmunitario, nervioso y endocrino / hormonal). Además ayuda como potente adaptógeno global ya que el estrés es un factor importante en las alergias y reacciones de hipersensibilidad. Apoya simultáneamente al hígado, un órgano destacado en las reacciones alérgicas como se muestra en las investigaciones relacionadas, por ejemplo, con la fatiga crónica biológica.

Dispones de más información y posibilidad de enviar dudas sobre el tema de este artículo en la web www.biloba.es

Dra. Nuria Lorite Ayán
Fundadora de Biloba
www.biloba.es

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#Suscríbete..

#Publicidad

#Facebook

Lo más popular