Vivir con las Frecuencias de Reconnective Healing



El año 2012 comenzó con unas circunstancias muy diferentes a lo que había tenido antes en mi vida. La situación de la empresa que había creado era totalmente incierta y mi vida personal se desmontaba por momentos.

Un día, estando sentada en el salón de mi casa, me vi en un lugar muy distinto. Me sujetaba con manos y piernas a la pared de un precipicio. Mis codos y rodillas sangraban y llevaba una mochila muy grande y pesada en la espalda. Estaba allí, viendo qué hacer, y una voz me dijo: “suelta la mochila”.

Yo me quedé pensando y le dije: “si suelto la mochila, se cae…”; y me repitió: “suelta la mochila”.

No quería hacerlo, pero tampoco veía mucha más opción y el peso tiraba hacia abajo. Entonces solté un lado y, antes de que yo volviera a decir algo, la voz lo hizo: “tú no sabes si lo que hay en el interior caerá o no”. Y, con esa clara y, a la vez, comprensiva afirmación, decidí soltar el otro lado y pude subir y ya descansar de pie sobre la cima del precipicio.

No miré atrás, pero, de alguna forma, sabía que parte de las piedras redondas que había dentro de la mochila, algunas grandes, otras pequeñas, flotaban en el aire detrás de mí, y me di cuenta de que, si las hubiera mantenido juntas, todas habrían caído al fondo. Así, cada una pudo seguir su propio camino, y yo el mío.

Estaba de vuelta en el salón y ahí lo supe. Había que soltar. Así que decidí que era el momento e hice un llamamiento interior. Pedí ayuda.

Cerca de un mes después, comencé a tener unos sueños que se repetían. 3 sueños, en 3 días seguidos. Entonces, vi el documental “La Matriz de la Vida”, donde aparecía el Dr. Eric Pearl y algo me dijo que mis sueños tenían que ver con lo que él estaba contando. No sabía quién era este señor, así que lo busqué y encontré una palabra: Reconexión. Me llamó profundamente.

Unos días después hice mi propia Reconexión y ya, incluso antes, me había apuntado a los cursos de formación. Al mes siguiente paramos las operaciones de mi empresa y, al igual que aquéllas piedras, todo se fue recolocando, cada uno por su camino, cada cosa en su sitio, no sin ciertas resistencias por diversas partes, pero, al final, el movimiento natural de cada cosa la lleva a donde tiene que estar, antes o después.

No supe muy bien qué papel jugaban las Frecuencias de Reconnective Healing en todo esto más que de una forma interior. Algo me decía que permaneciera ahí. Los años posteriores fueron complicados para mí, sobre todo, emocionalmente. Y la conexión con estas frecuencias seguía recordándome, de una forma muy clara, que todo estaba bien, que todo estaba en su sitio, que el movimiento que se producía tenía un sentido, aunque yo no lo estuviera viendo. De hecho, no me recordaban nada de eso, simplemente me sentía en paz, como estar en el centro del huracán, donde todo se mueve, pero también hay calma y, ahí, lo sabes.

Hubo algunas visiones más, algunos sueños. Bastaba con escuchar. Y el camino relacionado con la Reconexión se abría más y más. De pronto, era Mentora para facilitadores. Después, parte del Equipo Global. Cuanto más permitía que las cosas fueran y me quitaba de en medio, más fluían solas.

A veces, no sabía cómo hacerlo. Conocía las palabras, pero no recordaba lo que había hecho para llegar hasta allí. Entonces, las frecuencias volvían a hacer su aparición y, de inmediato, estaba ahí, sin procesos, sin pasos, sin necesidad de saber cómo.

Recientemente hablaba con Jillian Fleer, la Directora Ejecutiva en The Reconnection, y ella comentaba: “Es importante darnos cuenta de que esto no es coaching de vida, no es necesario ese proceso mental. No tienes que seguir un proceso de 7, 10 ó 15 pasos para llegar. Es un progreso vital, es una reconexión, que se produce por el simple hecho de conectar con estas frecuencias, sin pensar ni hacer nada más”. Y es esa misma conexión la que te ayuda a traer a esta experiencia de vida mucho más de Quien realmente Eres. No es una característica más lo que traes, no es una habilidad más. Traes mucho más del ser multidimensional, infinito y eterno que eres a este campo que llamamos realidad, y eso se transforma en experiencias que ni siquiera habrías llegado a imaginar desde tu perspectiva anterior.

Esto es lo que hacemos, asombrarnos. Deleitarnos con el descubrimiento de Quienes Somos y de lo que Solomon llama (en “Solomon Habla Sobre Reconectar Tu Vida”) Aquello Que Es. Ayudar a otras personas a resonar con esta vibración que va mucho más allá de técnicas, pasos o procedimientos, porque cuando estás ahí… ya estás. No te hace falta nada más. Y esa sencillez es una de las cosas más sorprendentes y maravillosas.

Las Frecuencias de Reconnective Healing son tan físicas, tan tangibles, que resulta impactante. Conectar con ellas es reencontrarnos con nosotros mismos de una forma que no había visto con nada que haya conocido. Facilitar esta conexión para otras personas es asistir y ser testigo de la evolución de la Humanidad. Y, todo ello, es sanarnos a nosotros mismos.

Reconnective Healing es muy sencillo; sorprendentemente sencillo. Es algo que cualquiera puede aprender. Integrar las frecuencias en nuestra vida es un viaje emocionante y asombroso.

Aquella visión en el precipicio me enseñó algo. Aquellos sueños me mostraron el camino de la ayuda que pedí. Aprendí una forma de vivir esta experiencia de realidad en la que soy mucho más yo misma, más libre, más feliz, donde todo fluye solo. Donde no se requiere de mí más que estar presente, conectada y observando. Donde las actividades que hago son aquéllas con las que disfruto más. Donde la gente me sorprende con su conexión, su sabiduría y su amor.

Mi formación de Ingeniera me ayuda a comprender qué es la energía, las frecuencias, la vibración, las ondas, el campo, la física cuántica. Y, aun así, aún con todo lo que ya se ha medido, probado, comprobado, no sabría describirlo por completo. Los conceptos alcanzan solo partes de lo que Es. Reconnective Healing es algo que nuestro saber interior reconoce. Nos conecta con nuestra certeza.

Es algo que, simplemente, hay que vivir.

Margarita Álvarez
Facilitadora, Mentora y Profesora Asistente de Reconnective Healing y Reconnection
malva@aldeadeluz.com Telf. +34 648 535 050


Si te ha gustado, compártelo...








One Ping

  1. Pingback: Vivir con las frecuencias de Reconnective Healing – Aldea de Luz

Deja un comentario