Sexo Tántrico Masculino, la sexualidad permanente



Si hay algo que se reprochan a sí mismos muchos hombres es que acaban demasiado rápido. El sexo tántrico consigue que los hombres aprendan a tener orgasmos durante horas.

Viene de la milenaria India, se centra en la energía corporal y promete lograr relaciones sexuales distintas, más completas, de mejor calidad y más duraderas. Esta disciplina causa furor en varios países.

Para dominar el “sexo tántrico” hay que aprender ejercicios de respiración y de control muscular de la zona genital para que el momento previo al orgasmo se prolongue. La mayoría de la gente sigue una búsqueda rápida del placer, durar lo máximo posible, y esto va más allá de eso.

El sexo tántrico se enmarca en el contexto del Tantra, proveniente de la antigua India y el Tíbet. Era originalmente una práctica abierta a todos, sin distinción de castas que permitía acceder a la trascendencia. Marcando un estado de libertad sexual, un “fluir” cíclico de los impulsos sexuales.

LA EYACULACIÓN

Lo importante es retener la eyaculación masculina, para proporcionar más placer y dar tiempo para preparar el orgasmo femenino. En nuestra cultura, lo importante es la autosatisfacción. De ahí que las prácticas sexuales sean de baja calidad. En la sexualidad tántrica, el hombre aprende a tener orgasmos sin eyacular. Es todo un descubrimiento para él, al conseguir orgasmos múltiples que rozan el éxtasis.

El Tantra es el encargado de elevar la energía, de conocer nuestras emociones y nuestra mente. Es a través de la respiración como se puede controlar el estado emocional. La pareja tántrica convierte el acto sexual en una experiencia de fusión del uno con el otro.

¿CÓMO SE PRACTICA?

El sexo tántrico es un ritual en sí mismo. Para comenzar a practicarlo, se debe preparar un ambiente cálido, que ayude a la compenetración de la pareja. El ritual aconseja decorar un espacio con colores suaves, encender alguna vela y ambientarlo con el olor de una barrita de incienso. Pero lo más importante es la respiración, se deben hacer ejercicios para sincronizar las respiraciones y que la pareja fluya en la misma sintonía.

Las caricias son fundamentales, los masajes mutuos, utilizando aceites aromáticos que ayudan a tener más sensibilidad con la otra persona. Se pueden colocar bebidas y comida, principalmente frutas. El objetivo es sensibilizar todos los sentidos de nuestro cuerpo.

La comunicación en esos momentos es muy importante. Darse a conocer al otro, ver cuáles son sus necesidades y apetencias sexuales. Con los orgasmos tántricos se crea un círculo místico entre la pareja. Se debe conseguir el control de los genitales, ejercitando los músculos de las nalgas, y así aumentar el flujo de sangre en la zona genital, que revitaliza, fortalece y tonifica los tejidos, con lo que se logra una mayor excitación sexual. Pero, a medida que el hombre nota su fogosidad, debe relajarse y respirar para evitar la eyaculación, ya que se considera un derroche de energía vital. Los juegos amorosos suelen durar horas con esta práctica y la meta es el éxtasis de la fusión total.

MASAJE TANTRICO

Los beneficios del masaje tántrico no sólo atienden a estimular las necesidades sexuales, sino que también ayuda a obtener una mayor sensación de relajación y a conocer nuestro propio cuerpo. Beneficios del masaje tántrico:

  • Aumento del conocimiento e intimidad corporal
  • Ayuda en la curación de las disfunciones sexuales tipo eyaculación precoz, impotencia, falta de libido, etc.
  • Aumento significativo del tiempo de erección
  • Alivia el estrés y la ansiedad
  • Mejora el bienestar físico y emocional
  • Mejora el proceso de la respiración
  • Ayuda en la concentración
  • Conseguir que se mantenga el equilibrio entre lo físico y lo emocional. (Desterrar la idea de que este tipo de masaje sólo atiende al plano erótico y sexual)

Es más, una técnica de relajación para aquellas personas que sufran episodios frecuentes de estrés y ansiedad. Hay quien buscará placer en esta modalidad y, por supuesto, no está reñido con ello. Un tanto por ciento muy elevado de personas que han recibido un masaje tántrico aseguran haber mejorado su estado de ánimo.

Este masaje es capaz de limpiar la mente para que sólo quede la sensación de disfrute, relajación y placer. El cuerpo se sentirá liviano, limpio y vibrante, aumentando los niveles de endorfina, serotonina y citosina, mientras que la mente experimentará una sensación de claridad y tranquilidad.

La aplicación del masaje debe estimular los órganos sexuales (lingam y yoni) para producir el efecto deseado pero, a su vez, para que la persona sea también más consciente de su propio cuerpo.

En definitiva, el masaje tántrico es una disciplina que no sólo tiene un componente sexual con el que siempre ha estado asociado. Se trata, en realidad, de un tipo de masaje que va mucho más allá y que brinda otra serie de beneficios que tienen que ver con el plano físico, emocional y psicológico.

Alejandro Vidal.
Life Coach. Sex Coach. Orientador Personal.
Creador de Cursos de Crecimiento Personal y Salud Emocional.
Programador Neuro Lingüístico. Consultas presenciales u online.

En Madrid:
Calle Montesa – Barrio Salamanca.

En Valladolid:
Calle Torrecilla – Zona Santa Clara.

Cita previa: Tlfno. Wapp 608 310 368.
VidalLifeCoach@gmail.com


Si te ha gustado, compártelo...