¿Qué es el Karma?



“Karma”. En términos populares es un concepto que se emplea para definir la efectividad de los actos humanos, y mediante los cuales quedarán determinados la clase y el nivel de la siguiente reencarnación.

De acuerdo con las leyes del Karma, cada una de las sucesivas reencarnaciones quedaría condicionada por actos realizados en vidas anteriores.

Las personas tienen la libertad para elegir entre hacer el bien y el mal, pero tienen que asumir las consecuencias derivadas de ello.

El karma concibe la existencia humana como una larga cadena de vidas o reencarnaciones, en la que cada vida particular está determinada por las acciones de esta persona en su vida anterior. Por ello, una acción se convierte en karma cuando se realiza buscando un fin en cuanto a asegurarse una buena reencarnación, cuando una persona cree en el Karma y en la reencarnación puede entender una serie de hechos y comportamientos suyos y de los demás, es la ley de causa y efecto.

Cuando se tiene una vida complicada y llena de dificultades, arrastra un Karma para aprender en esta vida una serie de sucesos acaecidos en otras vidas, no tenemos

que tomarlo como un castigo “como hice yo esto en otra vida ahora me lo hacen a mí” no es este el concepto, sino que es cuestión de aprendizaje, darse cuenta de lo que se hizo en otras vidas, pedir perdón al Universo y remediarlo en ésta, no volver a cometer los mismos errores o delitos.

Todo lo que hacemos regresa a nosotros, como la fortuna o el infortunio, la salud o la enfermedad, todo el futuro depende de lo bueno o malo que hayamos hecho en el pasado, los resultados de nuestros actos volverán inevitablemente, más pronto o más tarde, todos poseemos Karma.

Teniendo la mayor pureza de corazón, sentimientos buenos, honradez, actuar con honestidad, comprensión compasión, la mayor capacidad de perdón de que seamos capaces, actuar con la mayor generosidad posible, además de anular Karma y puesta a 0, debemos actuar de la manera anteriormente descrita para no arrastrar el Karma.

Dicen que el Karma se puede arrastrar hasta 7 reencarnaciones, en actos realmente malos de otras vidas, pero se puede uno reencarnar en multitud de veces por actitudes erróneas menores.

No es el Karma el que premia o castiga, somos nosotros quienes lo hacemos según hayamos evolucionado. Nosotros debemos asumir nuestro propio destino y trabajar para ello, lo que hacemos está originado por nuestra naturaleza espiritual, nosotros hemos hecho lo que somos ahora, y lo que estamos haciéndonos lo que seremos en el futuro.

Quien cuyo corazón está en paz, y la mente tranquila, no busca el bien y el mal, le sale de sí mismo, no debemos ir en busca de ser buenos, si no sería egoísmo espiritual, debe salirnos desde nuestro interior hacia los demás (con todo el amor de que seamos capaces).

Podemos y debemos intentar cambiar nuestro karma, haciendo uno nuevo, y dando una dirección más fácil al viejo, pues creamos energía a través de nuestra naturaleza espiritual. El hombre tiene la facultad divina de escoger libremente su destino.

Todo lo que hagamos bueno en la encarnación actual es para el espíritu imantación para futuras reencarnaciones. Todo don que parta de uno mismo hacia fuera imanta y espiritualiza, es decir, genera la luz que se transformará en el vehículo del espíritu en otro plano. Cualquier contracción del espíritu hacia adentro, reciba el nombre que sea: egoísmo, cólera, envidia, etc., desimanta y genera los clichés del pasado.

Hay karma de muchos tipos- mental, psíquico, emocional, vital, astral, físico, karma individual y karma colectivo.

El karma utiliza el cuerpo y sus circunstancias, la mente y el intelecto y los planos psíquicos y astrales.

Karma Individual. Es la consecuencia que recibe cada ser humano por sus malas obras cometidas en esta vida o en vidas anteriores, a causa de este karma individual, unos nacen ciegos, otros cojos, cáncer, huérfanos, paralíticos, etc.

Karma Familiar. A cada ser humano le corresponde un padre, una madre, un marido o una mujer (o no) unos hijos (o no), con todos ellos está ligado por la ley del karma, seres ligados a nosotros que nos hacen preguntarnos cual es la razón por la que tenemos que soportar esta carga.

Karma Colectivo. Cuando existe conexión entre varias personas de karmas individuales similares. Por ejemplo, cuando varias personas mueren juntas en el mismo accidente, en las epidemias, etc.

Karma Reproductor. Cada nacimiento es condicionado por un karma pasado o un dharma bueno que predomina en el momento de la muerte. La conciencia inicial denominada conciencia de reencarnación, está condicionada por el karma reproductor.

Ejemplos Kármicos: Una persona nació con un defecto; sólo podía andar de rodillas, ya que los pies no la sostenían, estudiando sus vidas anteriores con una regresión, descubrió que había sido una persona poderosa y rica, que abusaba de toda la gente que le rodeaba, y su mayor placer era que todo el mundo se arrodillara ante él después de humillarlos. El karma que se había ganado era el de caminar de rodillas en la vida actual.

El Karma y la Genética

Físicamente el karma de los niños está determinado por el karma de los padres, así los padres sanos, tienen hijos sanos, esto es así en esencia, aunque luego podemos tener nuestra propia individualidad kármica. Todos lo recién nacidos tienen tres fuerzas, el karma de su existencia pasada, el gen de su madre y el gen de su padre. El karma del niño, y las características físicas, inteligencia, raza y fuerza interior será el producto de las tres fuerzas.

Muchas veces vemos a hermanos con la misma genética, las mismas vivencias y las mismas oportunidades con vidas distintas, a unos todo les sale bien, tiene un buen carácter, tiene amigos que le quieren y le respetan, tiene trabajo, mujer e hijos sanos y saludables y en cambio a su hermano o hermana todo le sale mal y vive con infelicidad, ahí vemos claramente cómo no sólo es cuestión de lo que hagamos bien o no, sino de nuestro karma individual.

Además de arrastrar nuestro karma individual tenemos la influencia genética kármica de nuestros antepasados que está grabada en nuestra mente interna. Hay personas que no encuentran una explicación racional a que tengamos que pagar las culpas de nuestros antepasados, pero a nadie le parece extraño heredar la fortuna material de nuestros padres o abuelos, y, por lo tanto, no hay razón para no aceptar también la ruina genética.

Si partimos de la base de que sólo hay una sola existencia sin límites de tiempo. Lo único que hacemos es cambiar de cuerpo en diversas reencarnaciones por lo tanto existe la posibilidad del cambio.

Tercer Ojo u Ojo de Siva

Hay un órgano en el cerebro a través del cual el acto de energía kármica elemental entra a formar parte de nuestros pensamientos y emociones, llamado tercer ojo u ojo de Siva, físicamente corresponde a la glándula pineal. Es el órgano que expresa y lleva al cuerpo físico los impulsos kármicos que nos harán realizar las acciones buenas o malas, una gran lucha entre el dharma y el karma.

En astrología se cree que las raíces del destino proceden de sentimientos fuertes de nuestro pasado, que son devueltos para alcanzar nuestros deseos. El destino es nuestra profesión final, nuestra última ocupación, con la cual morir felices y que nos permita resolver los viejos problemas emocionales que empezaron hace mucho tiempo.

¿Podemos escapar del Karma?

Ya hemos explicado anteriormente que es el karma Tipos de karma, ¿de dónde viene?, ¿cómo funciona? Nuestra naturaleza espiritual nos suele revelar flases y momentos puntuales de otras vidas anteriores, nos da la oportunidad de pensar e intuir que debimos de hacer de malo en vidas anteriores, sin grandes detalles, ya que eso nos atormentaría, y debemos dar gracias por no recordar los detalles y sólo retazos de nuestros errores, y para posteriormente ser conscientes de ellos, pensar en las consecuencias en esta vida y pedir perdón al Universo por haberlos infringido, y reconocer que ha sido una oportunidad para el crecimiento.

Karma y Reencarnación

Se entiende que existe un estado de pureza y sabiduría original, latente pero dormido, en la vida de todos los seres humanos. El ser humano olvida su naturaleza superior y se identifica erróneamente con el cuerpo en cada nuevo nacimiento.

Pero todos tenemos un pensamiento libre, libertad para escoger y mejorar, uno puede escoger crecer con alegría o a través del dolor, angustia o miedo, lo que ocurre en estos casos es que se encuentra en dificultades, que son el resultado de su propia creencia sobre ellos.

Diferencias entre Dharma y Karma Dharma. La cosecha de toda nuestra vida.

Lo que nosotros podemos ir cambiando en esta vida con respecto a otras vidas, nacemos con una balanza Dharma-karma en la que el peso mayor está en (karma)

lleno de nuestras malas acciones en otras vidas. Con nuestras actitudes positivas en todos los campos, físicos y espirituales creamos el dharma y vamos añadiendo peso en el otro lado de la balanza, pero además si comprendemos todo lo que nos sucede que creemos malo y pedimos perdón al Universo por nuestras malas acciones en otras vidas, la parte de la balanza con dharma irá neutralizando la parte de la balanza con el karma.

Lo que no inflinge dolor ni a uno mismo ni a los demás es bueno y es dhármico, lo que produce alegría a uno y a los demás es dhármico, el que la mente, la palabra y el cuerpo esté en armonía es dhármica, el actuar de acuerdo con lo que se dice es dhármico, el hablar y hacer con sentimientos buenos de corazón es dhármico, el no traicionar la conciencia es dhármico, el no cubrir los pensamientos con un velo de falsedad es dhármico.

El hacer más y más frecuente lo correcto lo vuelve más Fácil, y el hábito se convierte en conciencia, lo que se Hace depende de lo que se es, y lo que se es depende de Lo que se hace DHARMA DEJEN QUE SU LUZ BRILLE Y VUÉLVANSE

Lámparas para los demás

Karma que arrastramos de otras vidas para nuestro crecimiento y aprendizaje.

La vida es gobernada a través de estos dos principios del Dharma y Karma. El deseo es la fuerza más potente de nuestra vida, y más tarde o temprano todos nuestros deseos se cumplen. Podemos conseguir cualquier cosa que deseamos si trabajamos para conseguirlo, pero al mismo tiempo tenemos que sufrir los efectos buenos o malos de nuestros hechos, de acuerdo con la ley de la causa y efecto o ley del Karma o ley de acción y reacción.

¿Por qué nos sentimos tan atraídos por la vida física?

Tenemos muchos deseos conectados con este mundo que permanecen y que deben de ser cumplidos. El destino no es nada más que la fuerza colectiva de las propias acciones realizadas en vidas pasadas, y puede ser superado por esfuerzos en esta vida si son lo suficientemente fuertes.

El Destino ¿Inmutable o Moldeable?

Siendo conscientes de lo que hayamos podido hacer en otras vidas, habiéndolo aprendido y modificándolo, si reaccionamos y luchamos por cambiarlo, tenemos más posibilidades positivas en lo que nos resta de esta vida y en las siguientes reencarnaciones.

La teoría del karma explica lo que pasa después de la muerte, pero también explica las desigualdades entre una persona y otra, si se entiende la ley de causa y efecto puede aceptarse con algo más de calma y comprensión los sucesos a lo largo de nuestra vida.

Transforma tu karma
http://www.luzparatodos.es/es/cursos/246-curso-cambia-tu-vida-sanando-tu-karma
Cursos http://www.luzparatodos.es/es/cursos
http://www.luzparatodos.es/es/

Svetlana Hamorya tfno 699 89 89 81
Transformación cuántica                       

Organización cursos:
Sol Solanas tfno 656333448


Si te ha gustado, compártelo...





Share



Deja una respuesta