Lección XV: Auras



Este tema también se incluye en la mediumnidad psíquica.

Enfermedad, desaliento, amor, plenitud, todos ellos se reflejan en el aura. El aura es el medidor del alma. Muestra en qué dirección soplan los vientos del destino.

Muchas personas son capaces de ver el aura, y muchos han tenido estas experiencias—sin saber que era algo excepcional.

Al parecer, el aura refleja las vibraciones del alma. Cuando una persona se acerca a la muerte, el alma se retira y el aura naturalmente se difumina. Al final permanece sólo una fina conexión y la ruptura es fácil. Se dice que para las personas que mueren repentinamente, en accidentes, el paso hacia el más allá es más difícil, porque no se ha podido preparar el camino con antelación.

El aura dice mucho de una persona, y tiene un significado espiritual. En libros dedicados a las ciencias ocultas encontramos alguna que otra vez definiciones de colores. Dejadme destacar que la lectura de cualquier aura, en particular, es una facultad que se adquiere tras un largo periodo de observación constante e infinitos ensayos y errores. La mezcla de colores, la relación entre unos y otros, y la prevalencia de unos sobre otros, son todos aspectos que debemos tener en cuenta antes de emitir un juicio. En general, para algunos, es mas sencillo leer a personas que ya conoce que a desconocidos. Se cree que es una habilidad que todos tendremos algún día, y por eso la gente debería acostumbrarse a la idea del aura, para así pensar en términos de aura e intentar verlas.

¿De donde vienen los colores, y qué los hace mover y cambiar? Bueno, los colores parecen ser típicos de la vibración de la materia, y al parecer, nuestra alma los refleja en nuestro mundo tridimensional a través de patrones atómicos. Somos patrones, y proyectamos colores, que están allí para los que los puedan ver.

El color más fácil de ver es el rojo. Al final del espectro, las ondas de luz son mas cortas. Al otro lado, donde el azul se funde con el índigo y el violeta, las ondas son largas. Según un estudiante de confianza, nuestra habilidad de ver el color azul es muy reciente.

Parece ser que nuestros ojos van ganando poder gradualmente. He oído a muchas personas comentar acerca de la frecuencia entre las personas civilizadas de llevar gafas. Parecía que lo consideraban como algo malo. ¿Podría ser el resultado de un continuo esfuerzo de nuestros ojos para poder ver y así llevarnos al próximo paso de nuestra evolución? ¿Qué significaría para nosotros dar ese paso de evolución? Bueno, significaría que podríamos ver las auras. ¿Qué significa esto?

Una mujer capaz de ver el aura dijo: “Cada vez que una persona, sea un desconocido, un amigo íntimo, o un miembro de mi familia, decide contarme una mentira, o evadir una pregunta directa y sincera a mi pregunta, veo un rastro de color verde limón que atraviesa su aura, horizontalmente sobre su cabeza. Lo llamo verde claro gas, y nunca ha fallado en resultar una señal de evasión o falsificación.”

Otro dijo: “Un día en una gran ciudad entré en un centro comercial para ir de compras. Mientras esperaba por el ascensor, note unos jerséis de un color rojo resplandeciente y pensé que me gustaría echarles un vistazo. No obstante, ya había llamado al ascensor, y cuando llegó, di un paso para entrar. El interior de la cabina, aunque bien iluminada, me pareció oscuro. Algo no estaba bien. Antes de poder reflexionar sobre mi acción dije al operador: “siga adelante” y di un paso atrás. Fui a mirar los jerséis y me di cuenta de lo que me inquietó. Las personas en el ascensor no tenían aura. Mientras examinaba los jerséis que llamaron mi atención con sus tonos de color rojo brillante—el color de la vitalidad y la energía—la cuerda del ascensor se rompió, y la cabina cayo al sótano, y todos los ocupantes murieron.”

¿Qué significan las auras para la mayoría de las personas?, ¿quién no puede verlas?, se preguntarán. Bueno, según un experto, la mayoría de las personas las ve, pero no se dan cuenta. Todos pueden ver el aura de otra persona de alguna manera, si toma nota de los colores que la persona utiliza habitualmente en su forma de vestir y la decoración.

El rojo es el primero de los colores primarios y en el simbolismo ancestral representa el cuerpo, la tierra, el infierno, los tres tenían el mismo significado en las antiguas religiones místicas. La tierra era el mundo irracional a donde descendían las almas desde el cielo. El cuerpo era la forma terrestre que aprisionaba al alma. El cielo era azul, y el espíritu era azul. La mente se asociaba al amarillo. Se presume que el amarillo es el resultado de la colisión de los rayos del sol y la atmosfera de la tierra. Desde que el intelecto es la herramienta espiritual más grande del hombre, es normal que se asocie el color amarillo al color del sol en este mundo.

El rojo indica fuerza, vitalidad y energía. Sus interpretaciones varían según los matices, y como sucede con todos los colores, también según la relación que tienen con los demás colores. El rojo oscuro indica un temperamento fuerte, y es síntoma de un trastorno nervioso. Una persona con rojo oscuro puede que no sea débil exteriormente, pero, de alguna manera, esta sufriendo y esto se refleja en su sistema nervioso. 

Si la sombra del rojo es clara indica una persona nerviosa, impulsiva, muy activa, probablemente egocéntrica. El rojo escarlata indica una persona con mucho ego. El rosado o color coral revelan inmadurez. El rojo es el color del planeta Marte y el color de la guerra, la lucha y el sacrificio. En el cristianismo antiguo significaba el sufrimiento y la muerte de Cristo.

El naranja es el color del sol. Es vital, y generalmente un buen color, que indica contemplación y consideración hacia los demás. Una vez más, depende de su matiz. 

El naranja dorado es vital y manifiesta auto control, mientras el naranja pardo señala una falta de ambición y una actitud de despreocupación. Este tipo de personas podrían sentirse reprimidas, pero normalmente sólo son perezosos. En los albores de la iglesia, el naranja simbolizaba gloria, virtud, y los frutos de la tierra, todos conectados naturalmente con el sol.

El amarillo es el segundo color primario. Cuando es un amarillo dorado indica salud y bienestar. Estas personas se cuidan mucho, no se preocupan y aprenden rápido: una buena mentalidad es natural en ellos. Son felices, amables y serviciales. Si el amarillo es rojizo, son tímidos. Si son pelirrojos tienden a un complejo de inferioridad. Son propensos a ser indecisos y con poca fuerza de voluntad, inclines a dejarse liderar por otros. 

El azul reluciente con un toque de verde es el color de la sanación. Es servicial, fuerte y amable. Los médicos y las enfermeras siempre tienen mucho verde en sus auras, no obstante, este no sea un color predominante y muchas veces es oscurecido por sus colores vecinos. Ya que el verde tiende hacia el azul, es mas saludable y fiable. Si tiende al amarillo se debilita. 

El verde limón, con mucho amarillo, significa falsedad. Por norma general, el verde intenso de la sanación se puede ver en pequeñas proporciones, pero es bueno tener un poco en el aura. En los albores de la iglesia simbolizaba juventud y la fertilidad de la naturaleza, reflejando el color de los campos en primavera.

El azul siempre ha sido el color del espíritu, de contemplación, oración y el cielo. El cielo es azul porque la agrupación de las moléculas en grupo que causan la descomposición y dispersión de los rayos azules. Esta es la explicación científica, pero se dice que es el color del planeta Júpiter, quien gobierna los grandes pensamientos y la apertura mental. 

Casi todos los azules son buenos, pero los más oscuros son aun mejores. El azul pálido indica poca profundidad, pero un esfuerzo hacia la madurez. La persona puede que no sea talentosa, pero lo intenta. Sufrirá muchas penas y tendrá dolores de cabeza, pero seguirá en la dirección correcta. 

El azul medio, o aqua pertenece a una persona que quiere trabajar duro y logra mas que el del azul claro, aunque las diferencias en los talentos serán mínimas. 

Los del azul oscuro han encontrado su trabajo ideal y se sumergen en él. Tienden a ser malhumorados y suelen ser personas peculiares. Pero tienen una misión y la cumplen con determinación. Son mayormente espirituales y sus vidas son dedicadas a causas desinteresadas, como las ciencias o los servicios sociales. Muchas hermanas de la Caridad muestran ese color azul oscuro, y también muchos escritores y músicos. En los albores de la iglesia, este color se asociaba a los mas elevados logros del alma.

Índigo y violeta indican buscadores de cualquier tipo, personas que buscan a favor de una causa o una experiencia religiosa. Cuando estas personas se asientan en sus profesiones y en sus creencias, estos colores vuelven a transformarse en azul oscuro. Al parecer, cuando se establece la dirección de un propósito, el azul emanará naturalmente del alma. Los que tienen el color purpura son proclives a ser prepotentes, habiendo una infiltración de rosa. Venus es el planeta del color índigo. La luna es el planeta del color violeta. En los albores de la iglesia, el índigo y el violeta significaban humillación y aflicción.

El color perfecto, sin lugar a duda, es el blanco, al cual todavía aspiramos. Si nuestras almas estuvieran en perfecto equilibrio, entonces todas nuestras vibraciones se mezclarían, y tendríamos un aura totalmente blanca. Jesús de Nazareth tenia ese tipo de aura, y se puede apreciar en muchos retratos suyos, especialmente los que lo retratan después de la resurrección. Recordáis lo que dijo en la tumba, “No me toquen, porque acabo de renacer”. Se cree que era una advertencia, porque las vibraciones de su ser eran tan poderosas en aquel momento, que cualquiera que le hubiese puesto una mano encima se hubiese muerto como tocar un cable de alta tensión. 

El color es luz, y la luz es la manifestación de la creación. Sin luz no habría vida. Alrededor nuestro hay colores que no podemos ver, como sonidos que no podemos oír, y pensamientos que no podemos captar. Nuestra comprensión es muy limitada. Sólo podemos ver algunos colores entre el rojo y el violeta. Mas allá del rojo y del violeta hay una infinidad de colores, algunos de ellos tan brillantes y maravillosos que, si de casualidad los viéramos, nos cegarían. 

Pero en los colores que no podemos ver, los sonidos que no podemos oír, los pensamientos que no podemos captar, se encuentra la esperanza de nuestra evolución y la promesa de la eternidad. Este es un mundo pequeño y estrecho, y mas allá de él nos esperan las glorias que aguardan nuestras almas. Pero si persistimos en expandir nuestro entendimiento y nuestra consciencia, podemos traspasar un poco los limites estando aquí, y de esta manera ver un poco más, entender un poco más.

El aura es un efecto no una causa. Cada átomo, cada molécula, cada grupo de átomos y moléculas, simples o complejas, grandes o pequeñas, nos cuentan su historia, sus patrones, sus propósitos, a través de las vibraciones que emanan de ellos. Los colores son la percepcion de esas vibraciones como las percibe el ojo humano. Ya que el alma de los individuos viaja a través de los reinos del ser, desplazan y cambian sus patrones al usar o abusar de las oportunidades que se les presentan.

El aura emana de todo el cuerpo, pero normalmente es más densa y más fácil de ver alrededor de los hombros o de la cabeza, probablemente por los centros glandulares y nerviosos presentes en esas partes del cuerpo. La mente, la creación del alma, es el factor esencial que gobierna el aura, pero la alimentación, el entorno y otras condiciones tienes sus efectos sobre ella. La forma del aura puede, a veces, ser de ayuda.

Los colores se mezclan para formar el aura y cambian de vez en cuando. No muchos de vosotros seréis capaces de ver esos colores alrededor de otras personas, aunque algunos posean ese poder sin saberlo. Los colores reflejan el alma y el espíritu, la mente y el cuerpo, pero recordad que indican falta de perfección y compleción. Si fuéramos todos lo que se supone que deberíamos ser, emanaría de nosotros el blanco puro.

Marilyn y John Rossner
www.iiihs.org

Si te ha gustado este contenido, compártelo…
Share on Facebook
Facebook
24Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email