El misterio del planeta



Comparto con vosotros un extracto de la fenomenal entrevista filmada que le hizo mi buen amigo, asiduo practicante de meditación y psicólogo, Publio Vázquez a Babaji Sibananda en su cuarto-templo en Benarés, hace ya un buen número de años. La entrevista completa la encontraréis en el significativo e inspirador libro “El Misterio del Planeta”, que recoge el pensamiento esencial de Babaji. 

Cuando Publio, por sugerencia y petición mía, fue a entrevistar a Babaji, todavía él y yo no nos habíamos encontrado en esta vida. Después, nacería entre nosotros una gran amistad y un inmenso y confortador cariño. El sadhu que aparece en la fotografía, hecha por Nacho Vidal, muy cerca de donde solía estar Babaji, sostiene en sus manos” El Misterio del Planeta”. 

Babaji me entregó, en uno de sus encuentros, en presencia de Luisa -que tanto le quería-, un cuadernito recogiendo todos sus pensamientos, autorizándome a difundirlos como yo creyese oportuno. La obra ha sido publicada por ELA y contiene testimonios muy sentidos de varias personas que tuvieron la fortuna de conocerle. En mi último encuentro con mi muy querido y siempre recordado Babaji, estaban Luisa y Jesús Fonseca, que le invitó a venir a España, pero con su gran sentido de humor, y un toque de ironía, Sibananda exclamó: “¡Qué buen chiste!” Después nos dijo algo que nunca olvidaremos: “El amor es la flor más hermosa, pero florece en muy pocos jardines”. 

Publio: Cuénteme algo de su vida como sadhu

Babaji: Nuestra vida significa ausencia de necesidades; no necesitamos dinero, ni dinero ni una vida doméstica. Nuestra existencia es una vida espiritual, devocional. La vida de un yogui consiste en pasarse las veinticuatro horas del día pensando en lo espiritual y no en las cosas materiales, pues hemos renunciado a ellas. Y, entre nosotros, hay dos clases: los que viven en cuevas y bosques y los que no. A los primeros nadie puede encontrarlos. No dejan señales, nadie sabe de ellos. Creo que hoy es muy difícil encontrar verdaderos yoguis, pues los auténticos no se dejan ver, viven en cuevas o bosques, y no viven en la sociedad. Es muy difícil encontrarlos. Nacen muchos yoguis y algunos hasta salen a la luz pública, pero nadie sabe de la mayoría o nadie les entiende. A veces viajan y aparecen para después desaparecer. 

Publio: ¿Es usted un brahmachari natural, un abstinente sexual de forma natural?   

Babaji: Sí, de forma natural. No necesitamos relaciones sexuales, porque nosotros controlamos el cuerpo y la mente. Todo el mundo tiene que ejercer cierto control. La vida no es posible si uno no sabe controlarse. Lo primero es controlar la comida. La alimentación es muy importante. Yo soy estrictamente vegetariano y sólo como una vez al día; por la noche, tomo una cantidad muy pequeña de comida. Tomo leche y vegetales. Durante el día no como nada, pero bebo té. Si uno no sabe controlar el sexo, también tendrá problemas. Hay ejercicios y técnicas de yoga que ayudan a ejercer control sobre sí mismo. Por ejemplo, pueden controlarse el enfado, la envidia y la avaricia, pero es muy importante controlar la comida y comer lo necesario. 

También es muy importante controlar el pensamiento. Es esencial practicar la meditación. Con la meditación se obtiene poder interior. El poder interior no acude a uno si no practica. Hay que ganar el poder interior. Es muy importante. Si no se tiene fuerza o poder interior, uno es algo que no sirve para nada. El ser humano puede superar limitaciones y hacer cualquier cosa, porque su cerebro y posibilidades son diferentes a las del animal. 

Publio: ¿Puede hablarme sobre lo que le ha ayudado en la búsqueda?

Babaji: La búsqueda es un camino muy largo, un camino que hay que recorrer paso a paso. Muchas veces fracasamos en ese camino y tenemos que volver a intentarlo. No es fácil. Supone un gran autoexamen. No todo el mundo puede tener éxito en su búsqueda, pero si no lo logra en esta existencia, puede que lo consiga en la siguiente.  Siempre hay que aspirar a llegar al final. 

Públio: Pero ¿hay que ser pasivo o activo en la búsqueda del Ser?

Babaji: Para que el logro sea posible, la búsqueda es necesaria. Muchas personas, muchas vías. Yo conozco la mía. Las personas buscan de muchas maneras, pero todos los buscadores buscan lo mimo. Queremos ir al mismo lugar, tenemos un mismo objetivo. A veces se obtiene una señal, y puede que no nos baste, por lo que hay que ir más allá, para ganar las bendiciones del Ser, pero sólo se puede conseguir algo cuando Él lo quiere. 

Yo he utilizado muchas técnicas en mi búsqueda, muchas. Yoga, meditación, plegarias. Hay muchas vías diferentes. Yo creo que la más importante es la meditación. La meditación es un medio para conectar con Él, pero hay otras vías. Yo recomiendo la meditación como el mejor método. Pero debe practicarse de una forma recogida, recoleta, sin que nadie te distraiga.

Publio: ¿Quieres decirle algo a Ramiro?

Babaji:  Sí, cuando venga me reuniré con él.  

Y nos reunimos unos meses después, tras haberse dado tantas y tantas coincidencias cargadas de sentido, que no podía negarme a acudir otra vez a Benarés, a pesar de que ya pensaba, hace tiempo atrás, haber cubierto mi cupo, tras una veintena de viajes a esta insólita ciudad, cada día mas maltratada, a pesar de ser una joya de la Humanidad. Nunca olvidaré algunas de las palabras que más me repetía cuando nos veíamos a la orilla del Ganges o en una taberna india o dando un paseo en barca o callejeando:

“Lo más esencial de la vida es la paz interior y ayudar a los demás. La meditación es el camino más directo hacia el Ser. Este planeta no es nuestra morada, sino un lugar de paso, como una posada. Aunque nosotros no entendamos muchas cosas, Él lo sabe todo. No dejes de meditar, hacer yoga, estar tranquilo. Nunca te preocupes. Venimos, nos vamos. Hay que estar contentos.”

Ramiro Calle – www.ramirocalle.com


Si te ha gustado, compártelo...