Cómo reconocer a tu pareja ideal

#Publicidad

Es arriesgado decir cuando conoces a alguien que es tu alma gemela.

Las almas gemelas, como concepto, sólo se materializan en los planos físicos y en nuestra mente al conceptuar y querer ver a la persona que tenemos enfrente como alma gemela, o sea, un@ igual.

Esto quiere decir que le gustan los mismos colores, deportes, estilo de ropa, cine y un sinfín de aficiones que sólo te unen a esa persona desde lo físico y mental. Cuando llevas unos meses notas que algo ya no va igual, y la necesidad de hacer actividades en solitario, con personas diferentes etc. O por el contrario la falta repentina de interés por seguir en la misma línea de compartir y de repente lo único que apetece es pasarse las horas frente a la televisión.

Si esto te pasa o le pasa, es un claro síntoma para tu cabeza de que algo no va bien y que quizá te equivocaste de alma gemela.

Parece irónico ¿verdad?, pero no lo es. Es de lo más cotidiano que te puedes encontrar en tu vida y en la de millones de seres humanos.

Como este ejemplo, otros quinientos millones más, y al fin y al cabo, es que somos únicos y únicas en un mundo en el que, por fuerza, tenemos que unirnos para ser felices y para sentir amor.

Quien inventó la palabra amor seguro que no se imaginaba que haríamos de ella la palabra más difícil de comprender y de sentir por la raza humana.

Sí, la raza humana sin añadir a perros, gatos o pájaros. Estas otras razas no se preocupan de nada parecido. Por supuesto que tienen sentimientos que ahora no vamos a analizar ya que ellos al no tener nuestro concepto sobre el amor, lo que dan lo dan incondicionalmente y eso si es amor.

El amor incondicional es nuestro gran aprendizaje para estos tiempos que vivimos y es la clave para encontrar una relación duradera y sana.

Si lo crees conveniente, puedes escribirme y contarme como viviste tú el momento en que te encontraste con quién crees o creíste que es o fue tu pareja.

Yo ahora te voy a contar como fue y como ya no es la forma, el momento y las razones que me llevaron a creer una y otra vez que estaba con mi alma gemela.

La primera vez no sabía lo que era el amor porque nadie me lo explicó antes y mi única referencia eran las películas de los años 80. Entonces mi concepto del amor no era muy claro ya que a la época tengo que añadirle que el divorcio en España se regularizó por esas fechas más o menos, y os podéis imaginar la que había montada en el país.

Comencé mis andaduras sin experiencia y por supuesto eso me llevó a depositar todas mis carencias en una relación de adolescencia, para que fuesen suplidas por una persona más adolescente que yo.

Fracaso seguro, es lo que provoca que nuestros adolescente no sepan nada más que lo que su entorno corrompido les cuenta y es que no tienen datos para contrastar, ya que en casa nadie habla de esto porque tampoco saben que decir aunque lleven 50 años juntos.

Las andaduras de un/a adolescente de hoy en día no son muy diferentes a las vividas por mi o por otros y otras de cualquier época.

De hecho, seguimos pasando una y otra vez por debajo del mismo cántaro de agua fría. Que nos recuerda de una forma muy clara la falta de amor y de amor propio que hay en y dentro de nosotros y nosotras. El caso es que seguí buscando amor en cada esquina sin resultados óptimos debido a la ignorancia sobre mí mismo.

Te traduzco esto, ya que no fue fácil de comprender ni siquiera para mí.

Al ir en busca del amor que me “hiciese feliz”, me encontraba con un espejo que reflejaba todas mis carencias vestidas de blanco y que me llenaban o que nos llenaban, (porque esto es recíproco durante un tiempo) y que por más relaciones que tengamos, si no aprendemos de ellas, no sirve para nada el tiempo invertido ahí. Incluso con una edad avanzada, sigues cometiendo las mismas faltas hacia ti porque crees que ya lo sabes todo por tus experiencias de vida y, al no aprender de verdad de ellas, te sigue y seguirá pasando lo mismo. Si te das el tiempo de analizar las razones principales del fracaso y ves un patrón que se repite, “aquí está la clave“, dejarás de echarle la culpa a la otra persona de tus desgracias, miserias, desdichas, desengaños, corazón roto, bla bla bla…

Como verás, es algo así como una broma haber estado con alguien por ejemplo 4 años y acabarse de repente sin saber, en la mayoría de las ocasiones, la razón profundamente verdadera de que dejes o seas dejado/a.

*Como reconocer a esa persona que te llena de verdad.

Esto es diferente para cada persona, ya que tenemos trajes diferentes y el tuyo no me tiene por que servir a mí, pero si hay algunas pautas que no cambian seas quien seas.

  • Comienza por dar tiempo y espacio a las emociones que surgen ya sea en los primeros días en los que estás conociendo a alguien, como si llevas meses o años con esa persona. Deja que las diferencias lleguen y no las vivas como una amenaza a tu persona.
  • Tomar un espacio de comprensión premeditado y acordar ayudaros el uno a la otra y viceversa a transitar las emociones que te provoca las acusaciones que, a tu juicio, son injustificadas y verás como el tiempo os va dando cada vez más espacio de disfrute y regocijo dentro de vuestras vidas cada vez más llenas de amor.
  • Tener más presente no responder con enfado al enfado y enfatizar los gestos amables, aunque te miren como si estuvieses loco o loca. Que importa más que tu felicidad y si es así, porqué entrar a formar parte de los problemas por resolver del otro, los cuales tu no comprendes porque no viviste esa vida. Entonces da espacio a ese amor todo el tiempo que puedas y eso cada vez te traerá más unión y armonía. La relación perfecta, la pareja sagrada, las almas gemelas o sin más tu y yo.

Gracias por vivirte en armonía y tomar tu responsabilidad.

Yo soy Prem
devaprem.com@gmail.com
www.deva-prem.com

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#Suscríbete..

#Publicidad

#Facebook

Lo más popular