2020: Tu Año “Extraordinario”



Hay dos tipos de personas: la gente normal que se conforma con lo que se conforma todo el mundo (rutina, sueldo mediano, 8 horas de trabajo al día, pareja, niños, padres, suegros, hipoteca y partido o el café con pastel del domingo); es la gente “ordenada” a los ojos del sistema, la gente ordinaria que vive con pocos altibajos, con pocas emociones fuertes. Es gente que “sirve” pero que es más “vivida” que viva.

El otro tipo son aquellas que se salen de lo ordinario. Son las “extra” ordinarias o “fuera de la órden preestablecida”.

La buena gente ordinaria fue educada de manera ordinaria, conoce y frecuenta a gente ordinaria, hace un trabajo ordinario y gana un sueldo ordinario.

La gente extraordinaria ve la vida como algo extraordinario: frecuenta gente extraordinaria, aprende cosas extraordinarias, ejerce actividades extraordinarias, vive una vida extraordinaria, hace un trabajo extraordinario y gana un sueldo extraordinario.

Ser extraordinario es una elección, es una decisión. Todos decidimos si quedamos a la altura de los demás o si nos superamos haciendo el esfuerzo que marca la diferencia. No hay nada sin esfuerzo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el hombre más rico del mundo no tiene más horas al día que tú y consigue mucho más porque se ha salido de lo ordinario. 

Tú también puedes ser una persona extraordinaria, inténtalo, vale la pena. No siempre tiene que ser difícil ser extraordinario. En el comercio basta ser un 1% mejor que el adversario para ganar a la competencia y en deporte basta marcar un punto más que los rivales para ser campeón…

LA ESPERANZA DE VIDA EN EL POST 2020

Los niños que nacen hoy vivirán 140 años.

¿Y nosotros?

Los niños que nacen hoy vivirán 140 años. 140 años. 

Cuesta creerlo, ¿verdad? 

El ser humano ha evolucionado muchísimo. Los que estudiarán Medicina en el futuro, se especializarán en la parte “mecánica” del cuerpo humano. Aplicaciones en tu móvil decidirán cuales medicamentos se te suministrarán. Mejor ninguno. Seremos frágiles: un hacker podrá suministrar a cualquiera una dosis letal. 

Me imagino una necesaria convivencia entre los médicos universitarios (técnicos, mecánicos, reparadores, joyeros del cuerpo humano, capaces de reparar o reemplazar cualquier parte que no funciona bien) y los médicos holísticos, sanergistas, terapeutas manuales, energéticos, naturópatas, que equilibran energías procurando el bienestar (“bien” y “estar”) psíquico, mental y espiritual.

En el 1940, la esperanza de vida en Europa era de 58 años para el hombre y 63 para la mujer. 

En el 1980 era de 68 y 78 años respectivamente. En el 2020 de 75 y 85 años. Lo debemos en gran parte a los progresos de la medicina pero, sobre todo, a la información. Estamos en el siglo de la información. Los que mueren, mueren de ignorancia, ignorar algo… ¡Informaci-OH-n!

Desde siempre las mujeres viven de media 10 años más que los hombres. Su longevidad se debe al hecho que saben crear: crear niños y crear su nutrición. También por su sistema de autocuración mensual: la (ar)regla o menstruación. El sexo fuerte son las mujeres. 

SÓLO SUFRES CUANDO (TE) COMPARAS

Aprende a crearte, eres única

Una gran fuente de insatisfacción o infelicidad es la de compararnos. Sería mejor si creáramos nuestra propia personalidad.

Cuando nos comparamos con alguien que presume ser mejor que nosotros o cuando alguna persona nos dice: “Mira cómo lo hace tal o mira qué bien lo hace cual”, “todos lo hacen mejor que tú” y otras opiniones parecidas, inconscientemente esas vibraciones negativas te van creando un complejo de inferioridad, a no ser que estés preparado para recibirlas y, como hoy se dice, “pases de ellas”. 

Tú eres tú. Una persona única, individual, extraordinaria. La sociedad quiere hacer de ti un robot que siga las modas (consumismo), sirva el padrón, paga impuestos y obedece a las reglas. 

Es una pérdida de tiempo compararnos con otras personas o grupos. No somos “esa persona” y no tenemos que pensar, juzgar, opinar, razonar, ni actuar como ella porque lo hace según educación que ella recibió y no según la nuestra. No sería beneficioso para nadie. Es menos aburrido cuando somos todos imprevisibles y diferentes. ¿Quién no ha soñado ser Pippi Calzaslargas?

Todos recibimos nuestra educación de gente diferente. Tenemos otros padres, otros hermanos, maestros, curas, monjas, amigos, novios, jefes, y cada uno tiene sus experiencias y sus opiniones. Hemos recibido una educación diferente, frecuentando otro ambiente, otras personas, otro trabajo, otros conocimientos, otra profesión. 

Ninguna persona es igual a otra, ni siquiera a nivel físico, pues incluso los hermanos gemelos tienen rasgos muy parecidos pero no exactos. Y, por supuesto, a nivel energético aún nos diferenciamos más, puesto que nuestras vivencias, nuestro pasado y presente, todo lo que nos rodea hizo de cada uno, un ser único y especial.

 

Es imposible estar de acuerdo con las 8.000 millones de personas del planeta y tampoco estamos hechos para vivir junto a ellas. Si así ocurriera, eso significaría dejar parte de nuestra personalidad y “vivir” la vida que nos imponen los demás que, obviamente, tienen otros objetivos y otros sueños.  No pudimos elegir nuestros padres y durante el primer cuarto de la vida nos impusieron hermanos, maestros, curas y monjas. Pero sí podemos elegir una pareja “alma gemela” con la cual crecer. Y si necesario una segunda o tercera. Crecer es aprender de nuestras experiencias y desear más, experimentar más.

Cuando paras de crecer empiezas a morir.

Hay personas que están acostumbradas a dar consejos a todo el mundo. Está bien si tú se los pides, pero si no es así —a pesar de que sean bien intencionados—, están cargados de otras vibraciones, de la experiencia que esas personas han tenido, no de las tuyas. No creo que tengamos que ser humildes y modestos, estos son sinónimos de víctimas y sumisos. Me dan la vibración de ser vagos. No tienen ni creatividad ni iniciativa. La humildad me vibra como mediocridad e incapacidad hasta hacerme pensar en cobardía.

Hay que aprender a ir A POR LO TUYO, con fuerza, con exigencia, casi con prepotencia y siempre con respeto por la opinión de los demás, sin someterte a ellos. Nadie vale más que tú. Tu tiempo es lo más importante, la calidad de tu vida. Cuando subes tu vibración (grado de felicidad) subes automáticamente la vibración de tu entorno, de los que viven contigo. 

Sé responsable de tus actos, asume tus decisiones, razona por ti mismo y, lo más importante, conéctate con tu fuente de información, la Conexión y su creadora vibración. 

Cuando piensas “tendría que ser esta”, aunque vayas a contracorriente de otras personas, déjate llevar por esa intuición. Serás tú quien lo decida y si fracasas es decisión tuya, pero no vas a fracasar porque tu intención, normalmente, será una buena decisión inspirada por tu experiencia y tu intuición.

Digo normalmente porque en tu subconsciente queda la educación que te han dado los demás. En algún momento has de decidir lo que harás, ya sea un trabajo, una pareja, unos amigos, una profesión, va a funcionar y tomarás medidas para que así sea. No te precipites y no hagas las cosas sin reflexionar.

 

Créate tu espacio personal en el que puedas razonar, pensar sin que nadie te moleste, y no digas inmediatamente todo lo que vas a decir o hacer porque los demás te crearán impedimentos.

La mayoría de nosotros deseamos el bien ajeno. Por lo menos yo pienso así y estoy seguro que tú también, pero no podemos dejarnos influenciar continuamente por los demás. Cada uno debe tomar su propia decisión, sea la correcta o no. 

Un ejemplo: tenemos ganas de hacer atletismo profesional pero nos damos cuenta de que no tenemos la velocidad de los otros corredores profesionales. Sin embargo, sabemos que si nos entrenamos y visualizamos la meta podemos conseguirla. Sólo nos tenemos que fijar en “nuestro futuro puesto” y no desear el puesto del otro, ya que eso significaría comparar nuestra valía con la suya. 

Es mejor decir: ¡Llegaré el primero!.

Lo que te impide realizar tus sueños es el hecho que estás muy ocupado en realizar los sueños de los demás.

Alessandro Di Masi (1952 – 2019)
Máster Sanergista, autor del libro El Creador 

Adquiérlo en LaCasadelLibro.com y Amazon.esSus Artículos en Universo Holístico: www.holisticoonline.com/tag/sanergia/

Web oficial de los Sanergistas: www.sanergía.com 


Si te ha gustado, compártelo...