10 ideas para practicar mindfulness en tu día a día



La vida sólo se despliega en momentos. Si durante la mayoría de estos momentos no estamos plenamente presentes, es posible, no sólo que nos perdamos aquello que es más valioso de nuestra vida, sino también que no nos percatemos de la riqueza y la profundidad de nuestras posibilidades de crecimiento y transformación. 

Jon Kabat-Zinn 

Numerosas investigaciones científicas han demostrado que la práctica continuada de Mindfulness produce beneficios en una gran cantidad de enfermedades. Como, por ejemplo, el estrés o la ansiedad, la depresión, el insomnio, el dolor crónico, la inflamación, la tensión arterial, la diabetes, y otras muchas. 

¿Qué es la Atención Plena?

Se dice que la atención plena es el arte de vivir de forma consciente. 

Aunque nos pueda parecer lo mismo, es importante entender que la atención plena es diferente de la simple concentración. La diferencia más importante es que no hay juicio sobre aquello a lo que estás atendiendo. Se trata de prestar atención a cada momento, aquí y ahora, en el momento presente, sin valorarlo como bueno o malo, mejor o peor, agradable o desagradable, …. 

Por lo tanto, atención plena significa prestar atención de forma consciente, en el momento presente y sin juzgar. 

Lo que nos ofrece Mindfulness, es la posibilidad de vivir la vida en el momento presente, estar aquí y ahora, “ser presencia”. Y esto es precisamente lo que nosotros podemos llevar a cada momento de nuestra vida cotidiana. Porque Mindfulness, también es fregar los platos, conducir, jugar, vestirse, comer, pasear, leer… 

¿Por qué es importante la práctica de Mindfulness en tu día a día? 

Hay muchos momentos de nuestra vida en los que actuamos en modo “piloto automático”. Por ejemplo, cuando vas conduciendo y llegas a un sitio sin saber exactamente cómo has llegado hasta allí. Lo mismo ocurre cada vez que realizamos alguna actividad, y al mismo tiempo estamos pensando en lo que haremos después. Se nos pasan esos momentos sin darnos cuenta. 

En estos casos, realmente no estamos siendo conscientes de qué hacemos y de cómo actuamos. Y cada momento que vivimos sin ser conscientes, es como si no lo hubiéramos vivido. 

La práctica de la atención plena con Mindfulness te permite vivir cada momento de tu vida plenamente. Y además, vivirlo desde la calma y la serenidad. Así, tu mente se vuelve más enfocada y más clara. Y esto te permite comprender, y responder en vez de reaccionar ante cualquier situación que se presente, por más complicada que sea. 

¿Cómo integrar Mindfulness en tu vida?

Está claro que lo más difícil es romper los hábitos que tenemos. Por eso, la clave está en incorporarlo de forma paulatina, sin imposición. De esta manera, puedes conseguir integrarlo en tu día a día, y también disfrutarlo. Y finalmente, lo convertirás en tu forma de vida. 

CÓMO PRACTICAR EN TU DÍA A DÍA 

  1. Prueba a realizar pausas de vez en cuando, para que te hagas consciente de lo que está aconteciendo por dentro y por fuera de ti. 
  2. En cada momento de tu día, si notas que tu atención no está en el presente, lleva tu conciencia a tu respiración. Esto te permitirá volver al aquí y al ahora. 
  3.  Empieza a practicar la atención plena en actividades cotidianas sencillas y “automáticas”, como el momento de lavarte los dientes, o cuando vas conduciendo, …. 
  4. También puedes practicar cuando vas paseando, poniendo tu atención en cada paso que das, cómo sientes el contacto del suelo en tus pies, el movimiento de tus manos, … 
  5. Para empezar a practicar Mindfulness, es muy útil el uso de “etiquetas mentales”. Esto significa decir mentalmente: «estoy lavándome los dientes», «estoy abriendo la puerta», «estoy conduciendo» … 
  6. Otros momentos para la práctica son, por ejemplo, cuando estés fregando los platos, o haciendo la comida. Y, también cuando estés comiendo, presta atención a todos los sabores, olores, texturas, colores y sensaciones que experimentes en tu cuerpo en ese momento. 
  7. Aprende a mirar a las personas que te rodean. Observa detalladamente cada aspecto de su ser, pero sin juzgarlas. 
  8. Toma conciencia de los sonidos a tu alrededor. Y también escucha con atención cuando alguien te hable. ¿Qué sensaciones te producen los sonidos o las palabras? ¿Eres capaz de escuchar, con total atención, sin interrumpir? 
  9. Obsérvate a ti mismo con atención plena en situaciones de mucha presión. ¿Cómo afecta a tu equilibrio? 
  10. Practica la conciencia plena cuando estés esperando a que te atiendan en un comercio, en el banco, …. Observa qué experimentas al estar a la espera, en lugar de centrarte en aquello que estás esperando. Toma conciencia de tus movimientos físicos y de tus pensamientos. 

¿Qué tal si empiezas hoy mismo a tomar conciencia de cada instante de tu vida?.

El mejor lugar para ello es aquí.

El mejor momento para ello es ahora. 

Yolanda Peralta
Espacio Conciencia 8
www.conciencia8.com