close

La pureza de los alimentos genera pureza mental. La mente es el efecto más sutil de la comida. Las personas principiantes tendrán que elegir cuidadosamente la dieta al iniciar su camino espiritual. De la pureza de la comida deriva la purificación de la naturaleza interior.

Swami Sivananda

VEGETALES EL FUNDAMENTO DE LA DIETA MEDITERRÁNEA

Los países mediterráneos comparten una serie de factores geográficos y climáticos que han favorecido un marco cultural y agroalimentario común. Se caracteriza por el aceite de oliva como principal fuente de grasas dietética, y un protagonismo indiscutible de vegetales: frutas, verduras, cereales, legumbres y frutos secos.

El consumo de verduras y las frutas es uno de los fundamentos en la dieta mediterránea. El clima suave del que goza la región ha permitido el cultivo y la asequibilidad de una gran variedad de verduras y frutas, a lo largo de todo el año. Verduras y frutas adaptadas a cada estación, lo que las hace idóneas para su consumo.

En España, el desarrollo de la agricultura, sobre todo los cultivos de regadío se lo debemos a la época musulmana. Los árabes revitalizaron las infraestructuras hidráulicas de los romanos e idearon otras muchas sin necesidad de elementos monumentales como hicieron los romanos. Fue un pueblo laborioso que nos dejó no sólo una cultura agrícola diversa sino que además introdujeron muchas frutas y verduras que son características de la dieta mediterránea.

VENTAJAS DE LA DIETA VEGETARIANA MEDITERRÁNEA:
Es una dieta muy vinculada a nuestra cultura, lo que te facilitará cambios a una dieta más limpia para ti y para el medio ambiente.
Los productos tradicionales: legumbres, hortalizas y frutas, sobre todo de temporada, tienen unos precios asequibles.
Al introducir productos autóctonos te garantizas un buen aporte de  nutrientes, ya que se evita el almacenamiento prolongado y los desplazamientos inútiles.

VERDURAS VARIEDAD DE COLORES Y FORMAS 

Las verduras es uno de los grupos de alimentos más variado y rico que nos ofrece la naturaleza. Se pueden consumir crudas o cocinadas. Cada una de ellas posee un aroma y un color característico. Así como infinidad de formas, colores y sabores.

Las hay en forma de hojas como las acelgas, la col o las lechugas, las espinacas, los grelos,  la escarola, etc. De tallo como el apio, los espárragos y los cardos. En forma de flores como la coliflor, el brécol y las alcachofas. Raíces y tubérculos como la patata, la remolacha, las zanahorias, los nabos, el boniato o la batata. Bulbos como el hinojo y frutos como el tomate, la berenjena, las aceitunas y la calabaza. Hasta legumbres que se toman verdes como las judías verdes, los guisantes y las habas.

Con colores tan variados como el verde intenso de las espinacas, el brécol, las acelgas, las lechugas, los berros. Blancas como la coliflor, la col, los nabos, el bulbo de hinojo y los espárragos. De color rojo como el tomate, el pimiento, la remolacha y las patatas. De color naranja como la calabaza y las zanahorias. Marrones como el boniato y de color morado como las berenjenas, la achicoria o una variedad de col.

El rango se sabores también es variado, desde dulce (calabaza, remolacha), amargo (hojas verdes oscuras, achicoria), astringente (espárragos) y picante (berros), hasta salado (apio).

Las verduras combinan bien con la mayoría de los alimentos y son fáciles de digerir, poseyendo un alto valor nutritivo sin aumentar nuestro peso.

LEGUMBRES

Son una fuente de aminoácidos esenciales, los ladrillos con los que se construyen las proteínas. Poseen más proteínas que la carne y su metabolización genera menos residuos en nuestro organismo que las proteínas de origen animal porque además carecen de grasas. Tradicionalmente contamos con judías, lentejas, garbanzos, guisantes, y habas. Sus ventajas son ilimitadas:

  • Son nutritivas y versátiles. Además de en guisos se pueden preparar como acompañamientos, en ensaladas, patés, rellenos, albóndigas, hamburguesas y germinadas.
  • Son fáciles de conseguir están disponibles a lo largo de todo el año.
  • Son baratas.
  • Se conservan bien, en un lugar fresco y seco, hasta un año.
  • Son generosas con la tierra. Tienen la habilidad de captar nitrógeno del aire y dejar parte de éste en la tierra lo que fertiliza y enriquece el suelo, permitiendo después de su recolección, el cultivo en la misma tierra de otras plantas. 

BIODIVERSIDAD

En el contexto actual los sistemas agroalimentarios no son sostenibles debido a la pérdida de biodiversidad, degradación de los recursos naturales, cambio climático, alta dependencia energética, etc. Según la FAO, la dieta mediterránea tiene un bajo coste de recursos e impacto medioambiental y se podría ubicar dentro de los sistemas agroalimentarios más sostenibles del planeta. Los cambios del patrón alimentario, que provoca la adherencia a la dieta mediterránea, tales como el aumento de alimentos de origen vegetal y la reducción de productos de origen animal, reduce el uso de  recursos naturales como el agua y de superficie agrícola, el consumo de energía en cierta medida y de las emisiones de gases con efecto invernadero. Además, el consumo de productos locales y de temporada  favorece el ahorro energético en el transporte y la conservación de los paisajes mediterráneos.

Trata de comer sólo cuando tengas hambre, de ingerir alimentos frescos y con su esencia vital. Debes asegurarte de que los vegetales que comas sean nutritivos y ricos en vitaminas. Presta atención al suelo en el que crecen. No debe ser abonado artificialmente. Los fertilizantes químicos pueden producir alimentos de buen aspecto en abundancia, pero no pueden producir alimentos nutritivos y con muchas vitaminas.
Swami Sivananda, Cómo vivir cien años.

LA RECETA DEL MES  

Esta receta es una adaptación de una receta tradicional de Andalucía que se hace con espárragos trigueros, mucho más intensos de sabor que los cultivados.

SOPA DE ESPÁRRAGOS Y ALMENDRAS

Ingredientes: (4 personas)

  • 1 manojo de espárragos ecológicos partidos y lavados (250 g aproximadamente)
  • 1 rama de apio en brunoise
  • 1 tomate pelado y picado en brunoise
  • 1 trozo de jengibre de 5 cm aproximadamente rallado
  • Un trocito de raíz de cúrcuma rallada (se puede usar ½ cucharadita de cúrcuma molida)
  • ½  cucharadita de pimentón
  • Unas hebras de azafrán
  • 2 cucharadas de copos de avena finos
  • 20 almendras crudas peladas
  • 1 litro de agua
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • 1 cucharadita de perejil picado.

Preparación

  1. Moler en la batidora las almendras en seco y añadir poco a poco el agua y batir bien. Reservar
  2. En la olla donde vaya a hervir la sopa, poner dos cucharadas de aceite y saltear el  apio, el jengibre y la cúrcuma, todo junto,  un par de minutos.  Añadir el tomate picado y sofreír, a fuego bajo, 5 minutos más. A continuación poner las hebras de azafrán, el pimentón, los espárragos, y la cucharada de avena, remover para que se mezclen los ingredientes.
  3. Añadir el agua con las almendras,  la sal y llevar a ebullición a fuego medio alto, vigilando que no rebose el líquido. Cuando empiece a hervir bajar el fuego al mínimo y cocinar tapado durante 15’. Servir decorado con el perejil

Receta extraída de los Cursos de Cocina Vegetariana que se imparten en la  Asociación Centro de Yoga Sivananda Vedanta de Madrid y de Granada.

PRÓXIMOS CURSOS DE COCINA VEGETARIANA EN MADRID

  • Domingo 25 de junio, “Gran curso de cocina ayurvédica”, dentro de la semana de “Ayurveda y nutrición”, con el doctor Kamlesh de Lucknow (India).
    Taller teórico-práctico para conocer un poco más sobre los beneficios de la cocina vegetariana adaptada al yoga.
    Traer delantal y zapatillas
  • Miércoles 21 de junio. Introducción al ayurveda
  • Jueves 22 de junio. Uso de las especias en ayurveda y su efecto en el organismo.

 

Información facilitada por el Centro Internacional de Yoga Sivananda Vedanta de Madrid
www.sivananda.es  Tel.: 913615150
www.sivanandagranada.es     Tel.: 660288571

Tags : alimentaciónbiodiversidaddeita mediterráneavegetales

Leave a Response