close

Todo ser humano anhela ser feliz y hace muchas cosas con tal de conseguirlo aunque sea efímeramente. Buscamos la felicidad en actividades externas como una cena con amigos, en un encuentro cultural, en un viaje o en unas vacaciones, pero una vez que se acaban estos momentos maravillosos lo que nos queda es un sentimiento de insatisfacción, un profundo anhelo hasta que encontramos un nuevo espacio de felicidad.

El viaje a la plenitud interior es algo mucho más profundo, íntimo y placentero, es un viaje hacia el interior de cada uno, donde vamos a abrir la tapa del baúl, las puertas del desván para conectar con toda la belleza que hay dentro de ti.

Dice Eckar Tolle en su libro El silencio habla: “Cuando pierdes contacto con la quietud interior, pierdes contacto contigo mismo, cuando pierdes contacto contigo mismo, pierdes el contacto con el mundo”.

Sentirse pleno es no necesitar nada porque lo tienes todo.

Un verdadero reto para esta sociedad avanzada donde por fin estamos aprendiendo a compartir, a sentir, a celebrar y a amar la vida tal y como es. No es fácil, pero sí posible y estamos en ese proceso de evolución en el que primero nos nutrimos nosotros y luego servimos a los otros. Si tenemos una necesidad insatisfecha no podremos sentirnos plenos.

El verdadero reto del ser humano no es luchar contra las circunstancias constantemente, sino en encontrar el verdadero significado de aquello que nos ocurre y cambiar la percepción sobre aquello que nos encontramos, nos inquieta y nos incomoda.

No luches contra tus circunstancias, acéptalas y saca el aprendizaje que contienen implícitas.

Encontrar la plenitud es un ejercicio que puedes desarrollar con gran facilidad si comienzas a liberarte del miedo a perder algo y conectas con el Amor que hay en ti y en todo lo que llega a tu vida. Sé que no es fácil, ahora bien, poder enfrentarte al miedo es la mejor manera de liberarte de él para poder comenzar tu gran movimiento hacia la conciencia plena.

La plenitud es un estado interno del ser, mientras que la felicidad es un estado externo. Buscamos algo que nos haga sentir felices fuera de nosotros porque en el fondo creemos que no lo tenemos, mientras que la plenitud es la mirada interior para encontrar dentro de cada uno de nosotros esa fuente de luz y amor que todo lo completa.

No busques afuera lo que necesitas, todo lo que precisas está dentro de ti.

Desarrollar la compasión y conectar con el amor son los pasos para liberarte del miedo, la ira, el rencor y cualquier resentimiento que te impida sentir la falta de plenitud. Tu dicha depende de tu capacidad para sentirte pleno durante el viaje en el que te encuentras.

Pincha aquí para recibir 7 claves muy innovadoras para tu mente y tu consciencia, que te ayudarán a desconectar de tu rutinaria y acelerada vida y conectar con tu ser interior.

Juan Carlos Rodríguez
Coach PCC y Conferenciante Motivacional para la elevación de la consciencia. Creador del Programa de Liderazgo Mente Poderosa
www.mentepoderosa.es
juancarlos@mentepoderosa.es

Tags : Coachingfelicidad;

Leave a Response