close

Cuando vivimos de una forma que no es lo que deseamos o anhelamos y queremos cambiar, podemos revisar la historia y sus experiencias para ver dónde están los obstáculos y, en todo caso, poder retirarlos para continuar el camino. No siempre esas piedras están en nuestra historia sino que forman parte de la pre-historia. Esta incluye todas las vivencias que han ocurrido antes de la llegada al mundo y por lo tanto son en orden regresivo del momento del parto, de lo acaecido in útero, del instante mismo de la concepción y de la vida de los padres cercana a la época en que nos proyectan. También lo transgeneracional nos indica, qué es lo que ocurrió en la vida de la familia, qué temas no se han resuelto, sus dolores y también todo lo que ha servido para continuar con la vida del clan. El origen de nuestra familia conforma nuestra estructura psíquica y ésta tiene numerosas consecuencias sobre nuestra existencia y sobre el estado de salud físico, psíquico y relacional.

Saber de dónde venimos nos ayudará a entender porqué funcionamos de una determinada forma.

Reacciones estereotipadas, conductas repetitivas, comportamientos rígidos, enfermedades, no vivir como si fueran sus propias experiencias; puede ser el resultado de no haber atravesado e integrado nuestra vida transgeneracional, la historia de los padres y las peticiones de ellos en nuestra concepción o proyecto y sentido parental.

El resultado que podemos observar en la vida sigue una lógica biológica (aunque no nos guste lo que vemos) y constataremos que la expresión mediante enfermedad o comportamiento en una generación, responde a un drama vivido en otra generación y es la mejor solución que ha encontrado el sistema a ese drama. El síntoma es el la descripción de una historia que se graba en el cuerpo y nos deja entrever la huella enigmática de las uniones afectivas que tenemos con los nuestros. Encontrar la pista que nos lleve al origen es descodificar el texto impreso en la enfermedad. Desde la Escuela de Descodificación Biológica Original hemos organizado dos talleres, Memorias Transgeneracionales y Proyecto y Sentido, en Barcelona y Madrid, respectivamente, con el objetivo de crear un espacio de descubrimiento y trabajo terapéutico, y ayudar a otros a concluir estas historias del pasado que nos dejan huella en nuestro SER.

A través de ejemplos lo veremos mejor:

Un bebé de 8 meses no ha dormido ni una sola noche completa desde que nació lo que ha provocado una gran fatiga y nerviosismo en los padres y en la familia. Agotados acuden a una sesión de Descodificación biológica Original. El embarazo había sido muy difícil para los padres porque antes habían perdido un bebé en el 5to mes de gestación, después de pasar varios días sin sentir el movimiento del feto. Para la madre no oír al bebé era igual a preocupación, por lo que si el bebé dormía, en su inconsciente era igual a muerte. Cuando el bebé conseguía dormir algo durante el día la madre se acercaba a ver si estaba vivo transmitiéndole toda la tensión y miedos acumulados. Este bebé fue concebido para poder devolver a la familia el niño que se marchó antes de tiempo por lo que su proyecto es ser hijo de reemplazo. Yendo hacia atrás en la búsqueda prehistórica, encontramos un drama que el síntoma del niño puede justificar y es que en la familia de la abuela paterna fueron 9 hermanos. La abuela era la mayor y se encargaba del cuidado de los más pequeños. Un día estaba en el campo con el ultimo de la saga que tenía 5 meses de vida. Después de comer se estiró y se quedó dormida momento que aprovechó un animal salvaje para robarlo y matarlo para comerlo. Imaginar la escena que sigue a este descubrimiento. La abuela nunca pudo recuperarse de la inmensa culpa que le producía esa situación.

Un hombre tiene una digestión muy pesada y la posible causa es una hipersensibilidad hepática. El hígado es un órgano que tiene más de 600 funciones pero las dos más imprescindibles para la supervivencia son la gestión de los nutrientes (almacenamiento) y la desintoxicación. Revisando la historia narra que al nacer le vacunan con una dosis inadecuada y tienen que ingresarle 15 días ya que ha estado a punto de morir por intoxicación. Además durante el embarazo la madre sufrió un accidente en el que bebió un producto de limpieza sufriendo una intoxicación y quemaduras. El bisabuelo materno, por parte de padre, fue envenenado por su mujer después de enterarse de que tenía otra familia con la que tuvo 3 hijos. Esta historia quedó cerrada bajo el candado del secreto de familia. Nadie dijo nada e hicieron piña al lado de la mujer que puso “orden” en su familia. Un hígado que está en máxima alerta sobre lo que ingresa al organismo es un órgano que está adaptado para detectar cualquier posible intoxicación.

Una niña muy lista presenta una fobia a las bebidas desde los 3 años. Comenzó rechazando la leche, siguió por los zumos de frutas y ahora con 6 años no quiere beber agua. Acuden los padres y aparecen como datos significativos el que durante la época previa al embarazo, ambos padres, se habían drogado en alguna reunión de amigos y la madre se asusta mucho al darse cuenta de que está embarazada por si eso ha podido afectar al bebe. Esta niña tiene un proyecto de “hacer crecer” a los padres que se describen como muy inmaduros cuando la conciben. Siguiendo con el recorrido histórico la madre narra que ella tuvo un gran shock cuando tenía 3 años y vio a su madre inyectarse algo en el brazo para, acto seguido, caer tumbada y permanecer así horas que, para ella como niña, se le hicieron eternas. La abuela de esta niña murió de sobredosis con 43 años cuando la madre tenía 17 años. La fobia que comienza a los 3 pone en alerta a la familia y recuerda exactamente el momento del sufrimiento no solucionado (Síndrome de aniversario).

Como decía Françoise Dolto “se necesitan al menos tres generaciones para comprender a un niño psicótico”.

El trabajo a través de las generaciones o Transgeneracional, consiste en juntar trozos de la historia para reconectar con el destino de los que estuvieron antes a pesar del dolor vivido y así unir esos pedazos en nuestro corazón aceptando las múltiples experiencias. De esa forma dejaremos de vivir de repetición en repetición, o intentando hacer lo que los otros no pudieron que es la compensación. Podremos soltar las lealtades inútiles con el dolor para tomar de los que nos han precedido toda su fuerza que también la hubo. Respetar lo que se vivió sin implicarnos, nos deja más libres para hacer el propio recorrido.

La puerta de entrada al árbol genealógico son nuestros padres y éstos han tenido una vida antes de nuestra llegada que, en parte, condiciona nuestro proyecto de vida ,sobre todo, cuando la petición de misión es tan fuerte que pilota nuestra vida. Un ser humano, antes de llegar a la vida, es “soñado” por sus padres y se concreta cuando el sueño propio se une al del padre y de la madre. Así venimos con una petición o proyecto parental al que damos sentido con nuestra vida.

Las heridas de los momentos previos a nuestra vida y los históricos constituyen una pérdida de energía inútil y provoca un desgaste en la persona que puede desactivarse cuando ese dolor es mirado con respeto.

En la familia nacen los mayores dolores y en ella también se inicia la sanación.

La actividad terapéutica consiste en revisar, revivir e integrar lo vivido mediante un proceso que facilita un cambio neuronal. Este será mayor en la medida en que nos permitamos resignificar la historia, darle un nuevo sentido, desdramatizarla para verla con ojos de un creador de oportunidades. Y nos queda una etapa que es pasar a la acción y para comenzar la invitación es la de definir como queremos vivir, cuales son los objetivos esenciales para nuestra vida y cómo podemos hacerlo. Nos podemos preguntar qué es lo que nos hace vibrar cuando lo realizamos y que soñamos. Eso que se sueña se puede convertir en realidad cuando liberamos la necesidad de permanecer atados a un pasado que tira para atrás. Adelante, siempre ¡¡adelante!! Como dijo Mark Twain “El secreto de salir adelante es comenzar”.

Comencemos por revisar para poder amar la historia tal cual fue. Somos el resultado de ella con todo lo que lleva dentro. Explorémosla para poder incorporarla en nuestras células!!

Angeles Wolder Helling
Escuela de Descodificación Biologica Original
Si eres profesional de la salud y de la terapia o estás interesado en conocer un poco más de tu árbol genealógico y el proyecto y sentido de tus padres, te invitamos a los talleres de la Escuela.
Transgeneracional, 10, 11 y 12 de junio en Madrid y 17, 18 y 19 en Barcelona.
Proyecto y Sentido 1, 2 y 3 de julio en Madrid y 8, 9 y 10 en Barcelona.
Si realizas ambos talleres, en la misma ciudad, obtendrás un precio especial.
Consulta toda la información en
www.descodificacionbiologica.es
info@descodificacionbiologica.es
Telf. 93 412 71 00 – 636 29 46 29

Tags : descodificacióntransgeneracional

1 Comment

Leave a Response