close
Salud naturalTerapias

¿Quieres saber como es una buena postura corporal y cómo conseguirla?

¿Cuántas veces siendo niños hemos oído decir o nos han dicho: “¡niño ponte derecho” …” siéntate bien” …lleva los hombros hacia atrás!?, muchos de nosotros nos hemos hecho adultos y hemos repetido estas mismas frases a nuestros hijos con la intención de animarlos a tener una mejor postura.

Efectivamente, por todos es aceptado, que es de vital importancia tener una buena postura, la cuestión es: ¿cuál es una buena postura?.

La mayoría de los profesionales en el campo de la salud y del fitness saben cuál es la posición anatómica y fisiológicamente correcta del cuerpo y reconocen en la mayoría de los casos dónde hay una mala postura. Pero no basta con detectar una mala postura, no basta con reconocer que la causa de nuestros dolores de espalda, cuello, pies…etc. derivan de nuestra mala posición. Es vital explicar y enseñar al alumno o paciente qué es exactamente lo que tiene que hacer para tener una buena postura. Las consignas de “llevar hombros atrás” …” sacar el pecho” o “cabeza erguida” por nombrar algunos de los conceptos más extendidos para tener una correcta higiene postural no hacen más que agravar las deficiencias y malas tendencias de los cuerpos de la mayoría de nosotros.

Por otro lado, he tenido muchos casos de alumnos que después de asistir a unas cuantas sesiones de rehabilitación en las que se les ha diagnosticado una mala postura y se les ha tratado, en poco tiempo vuelven a tener los mismos achaques y descompensaciones.

El terapeuta nos desbloquea y compensa, pero para mantenernos en ese estado es necesario conocer exactamente cuál fue el motivo que desencadenó en mi cuerpo tal dolor o lesión y qué es exactamente lo que tenemos que hacer en adelante para alinear y sanar nuestros cuerpos desde una nueva y óptima posición.

En muchas de nuestras primeras sesiones con los alumnos, al explicarles cual es la buena posición, a pesar de entenderla, no pueden llevarla a cabo porque sus músculos y tendones están demasiado cortos y tensos. De ahí la importancia de que el alumno aprenda una serie de ejercicios de estiramiento y tonificación, muy sencillos y seguros para poner en práctica la postura correcta y evitar así que nuestro cuerpo vuelva a la memoria de la antigua posición.

Si observamos a los animales, vemos que en su práctica diaria se encuentra el estirarse.

¿Qué es más importante para tener una buena postura: estirar o tonificar?

Son imprescindibles ambos trabajos. Pero si tuviéramos que dar una prioridad, estirar es lo más importante siempre y cuando partamos del conocimiento de cuál es una buena posición.

Cuando acudimos al médico o terapeuta por nuestras lumbalgias y ciáticas, cada vez más intensas y recurrentes, o por nuestros dolores de cuello etc., el médico o terapeuta nos recomienda tonificar la espalda. Pero antes de tonificar es necesario estirar los músculos que están cortos y atrofiados por nuestra postura deficiente y conocer desde qué postura he de comenzar a fortalecer mi cuerpo.

Si empezamos un trabajo de tonificación, sin haber conocido y corregido previamente nuestras malas tendencias posturales, corremos el grave peligro de lesionarnos aún más y de no conseguir superar nuestras dolencias.

La curación será definitiva si conseguimos:

  • Que el alumno o paciente entienda, qué fue lo que le llevó a su dolencia o lesión y qué debe hacer exactamente para que la dolencia o bloqueo no se vuelva a producir.
  • Reconocer y entender que la mala postura fue la que nos llevó a padecer la lesión o dolor es vital para nuestra curación. Una vez que la persona ha tomado conciencia del origen de su problema, desde la corrección postural se van eliminando los dolores a medida que se va poniendo en práctica la postura correcta.

A medida que el alumno practica los ejercicios y pone en práctica las nuevas consignas, va adquiriendo un nivel de conciencia corporal extraordinario. Reconoce sus malas posturas y sus malos hábitos corporales y aprende a corregirlos.

Es entonces cuando estamos preparados para hacer una tonificación más intensa del músculo y una mejora de la coordinación corporal. Nuestros movimientos se vuelven más equilibrados y eficaces y mantenernos en una buena postura en nuestra vida cotidiana se convierte en algo espontáneo y natural.

Considero fundamental enseñar al alumno a ser autosuficiente. Nadie mejor que uno mismo puede conocer su cuerpo. Mi intención es conseguir que el alumno se convierta en el dueño y responsable de su cuerpo, que sepa cómo actuar ante un dolor de lumbar o ciática, que sepa auto rehabilitarse y estirarse. Considero muy importante también que la técnica transmitida nunca más se olvide y pueda ser aplicada no sólo en nuestra vida cotidiana, también a cualquier otro deporte o disciplina física.

Es asombroso observar como haciendo un trabajo de alineamiento y corrección postural estamos haciendo el mejor y más intenso abdominal. Nuestros glúteos cuando estamos bien colocados se activan poderosamente y nuestro cuello y trapecios que en muchos casos se encuentran muy cargados por la tensión inconsciente a la que les sometemos se relajan.

¿Qué músculos en el cuerpo nos mantienen erguidos?, Imaginemos nuestra columna vertebral y tronco como una casa. Los pilares de nuestra casa están fundamentalmente en el abdomen y en los glúteos. Si observamos, en la mayoría de los cuerpos el abdomen y los glúteos (los cimientos de nuestra casa) están flácidos, de vacaciones …mientras que el cuello y trapecios (el tejado de nuestra casa), está sobre cargado. Te invito a que toques el abdomen y el glúteo de cualquier persona con la que tengas confianza y se queje de dolores de espalda y cuello. Observarás que la textura de los músculos del abdomen y de los glúteos es flácida y sin embargo los músculos de la parte alta de su espalda están extremadamente duros y tensos. Muchos alumnos en su primera sesión me piden desesperados que les enseñe a fortalecer el cuello y la espalda para que cesen así sus dolores. Mi respuesta ante esta demanda es: “te voy a enseñar a intercambiar la energía en tu cuerpo, de tal forma que vamos a aprender a desconectar y a soltar tu cuello y tu espalda tanto que estén tan relajados y esponjosos como tus glúteos y tu abdomen ahora y vamos a tonificar tanto tus glúteos y tu abdomen que van a estar tan duros y prietos como lo están ahora los músculos de tu cuello y espalda”.

Podríamos decir, por tanto, que el mejor ejercicio para nuestros cuerpos, el más estimulante, relajante y tonificante es sencillamente estar en la posición que el diseño natural de la vida ha escogido para nuestra especie.

Sonia Terol
Tel. 695 50 77 50 – sonia.terol@gmail.com
www.metodoterol.com

Tags : dolor espaldamétodo terolpostura corporal

Leave a Response