close

El Feng Shui Anual identifica la energía que rige anualmente en cada punto cardinal. Esta energía se puede localizar en la vivienda o local y captar con los llamados Potenciadores de Feng Shui.

La cultura oriental ha ido registrando durante cientos y cientos de años los ciclos energéticos en su gran almanaque, para comprobar posteriormente que la energía es cíclica. Este almanaque es un registro de datos astrológicos, como los movimientos del Sol, la Luna, Júpiter, Saturno, las 9 estrellas de la “Ursa Mayor”(En Oriente se asocian 9 estrellas a la Osa Mayor, no 7 como en Occidente).

De esa observación paulatina y pormenorizada de la naturaleza y el Universo nos llega el conocimiento de que la energía cambia diaria, mensual, anual y cada 20 años. Este ciclo anual es el que se aplica en el Feng Shui Anual con una rotación de 9 años. Los ciclos de 20 años son los que emplea la Escuela de la Brújula o por Formulas, para el cálculo de la energía residente de cualquier espacio. De esta manera apreciamos que la energía cambia anualmente y que al noveno año comienza otra vez el ciclo, tanto a nivel energético como a nivel evolutivo del ser humano.

Como dijo el científico francés Antoine Lavoisier “La energía no se crea, ni se destruye, sólo se transforma”. Y por lo tanto la energía se mueve e interactúa con todo lo que está a nuestro alrededor, tanto con nosotros mismos como con el espacio donde vivimos.

fs_1
Universum – Grabado Flammarion, París 1888.

El Feng Shui Anual nos deja ver a través del Pakua, la energía cambiante del Universo año tras año.

El término Pakua, Ba Gua, Pa´cua o PaKua, transcrito de varias maneras pero significando lo mismo, incluye el término Pa, que es “8” en chino tal como se pronuncia (Ba o Pa es la distorsión de la pronunciación) y Kua que significa “posicionamiento”. El Pakua indica la posición de las 8 energías o las 8 realidades de la naturaleza en las orientaciones cardinales, según las observó el legendario Fu Xi hace aproximadamente 5000 años.

El Pakua engloba las 8 energías que, añadiendo el centro, se trasforma en una cuadricula de 9 casillas con sus 9 energías correspondientes. El centro contiene el germen de las 8 realidades energéticas. La Gran Maestra de Feng Shui Eva Wong lo llama la “Carta Geomántica”.

Las 9 energías del Pakua se nombran con los números del 1 al 9. Cada año rige un número energético en el centro y a través de un simple movimiento podemos identificar qué número se posiciona en cada punto cardinal.

El Pakua Anual que rige en 2015 nos marca el número energético 3 para el centro de nuestra vivienda. Este número es una estrella volante con las cualidades del estruendo, ruido, griterío, escándalo. Viene representado por el trigrama trueno y el elemento madera. Indica que es una energía tensa y de discusión. Al estar en el centro afecta a todos los espacios centrales de la casa, oficina, local, edificio, del barrio, de la ciudad, etc. Y también afecta al núcleo de la Tierra con movimientos sísmicos e incluso terremotos.

Lo interesante es que podemos apaciguar esa energía en nuestras casas a través del Feng Shui utilizando objetos de energía fuego o elementos de decoración con color rojo o morado. La energía del número 3 es madera, pero como es desfavorable, lo mejor es mermarla con velas, iluminación, incienso, tonalidades rojas o con 3 objetos rojos o morados. Pero ¡atención! No hace falta pintar de rojo la zona central, porque en el 2016 la energía central cambia al número 2 y ya no rigen estas tonalidades.

El Feng Shui Anual identifica las energías que hay en cada punto cardinal y en el centro. Como la energía cambia año tras año, podemos potenciarla o reducirla con objetos, cambiándolos de posición cada año, como atrezo, objetos decorativos o con los Potenciadores de Feng Shui. Estos Potenciadores están calculados para aumentar la energía favorable y mermar la desfavorable. No se necesita un estudio completo de Feng Shui para aprovechar esta energía anual, los Potenciadores puedes aplicarlos cuando quieras.

En la imagen puedes ver la cuadrícula del Pakua con los 9 números energéticos o estrellas volantes, asociados a cada uno de los puntos cardinales y al centro. El objeto es el Potenciador, que aumenta o disminuye la energía dependiendo si es favorable o desfavorable en ese punto cardinal, al mismo tiempo que indica qué aspecto de la vida armoniza.

fs_2
Padua de 2015

Los Potenciadores de Feng Shui son sencillos de ubicar en la casa. Sólo hay que colocarse en el centro de la vivienda o local con una brújula y localizar cada punto cardinal y situar el potenciador asociado a cada zona. Lo importante al colocar el Potenciador es pensar, sentir y enfocar que es lo que quieres para ese aspecto de tu vida. Por ejemplo, el Número 6 que en el 2015 está en el Nordeste, representa el flujo económico, la economía familiar o el dinero que necesitas para mantener tu nivel de vida. Para hacer el enfoque de lo que uno quiere en su economía, sugiero una disposición sincera y realista, identificando el punto de inicio de cuánto dinero entra y cuanto sale, y se reflexione sobre lo que se quiere.

Un aspecto importante a la hora de hacer el enfoque es elegir un momento energético favorable para ubicar el Potenciador. El momento energético propicio viene registrado en el Calendario Lunar Chino. Este calendario registra los días en los que la energía tiene más fuerza para apoyar tu enfoque, y proyecta tu pensamiento hacia una vibración más alta.

El Feng Shui, como ciencia milenaria que estudia la influencia del entorno en el ser humano, interactúa siempre en los espacios que habitamos. Casi ninguna vivienda o local están perfectamente diseñados según los cánones del Feng Shui, pero los Potenciadores de Feng Shui ayudan notablemente a mejorar cualquier área de la vida que podamos tener paralizado por un Feng Shui desfavorable.

Tags : feng shuipakua 2015

4 Comments

Leave a Response