close

OBJETIVO OTOÑO
LOS INTESTINOS LA CUNA DEL SISTEMA INMUNOLÓGICO, SU ALIADO : LA FLORA INTESTINAL

¿Qué son los intestinos?

Los intestinos son un complejo sistema que mantiene vivo al organismo.
Intestino es una palabra de origen latino, “intestinus”; define al tracto digestivo que abarca desde el estómago hasta el ano. Al intestino se le denomina “la cuna del sistema inmunológico” ya que, por un lado, la microflora intestinal impide la invasión de gérmenes nocivos y previene infecciones intestinales, y por otro, el pequeño porcentaje de bacterias patógenas mantiene al sistema inmunitario en estado de alerta, lo que estimula la constante producción de defensas. Los intestinos son un complejo sistema que mantiene vivo al organismo.

Podría ser un thriller psicológico, pero es real: dentro de ti hay una legión de millones de seres diminutos, capaces de influir en tu mente sin que te des ni cuenta. Se sabe que son imprescindibles para desarrollar unas buenas defensas y para la digestión de ciertos alimentos. Pero además, son capaces de comunicarse con el cerebro, influyen sobre el comportamiento social del individuo y pueden modificar la memoria, el aprendizaje, el estado de ansiedad y el depresivo.

Toda nuestra piel se encuentra recubierta por estas bacterias, pero donde más se acumulan es en el intestino.

Los mensajes de los microorganismos llegan al cerebro a través de moléculas, que activan el nervio vago (que lleva información de nuestros órganos internos al cerebro) y actúan sobre el sistema inmunitario. Ambos canales sirven para trasladar la información al sistema nervioso central.

Reyertas entre bacterias dentro de nuestros intestinos

Las bacterias y arqueas se defienden de las infecciones de virus y plásmidos mediante un peculiar sistema “inmunológico”. Estos son los seres más antiguos del planeta, y llevan miles de millones de años adaptándose a los distintos ambientes y a sus competidores.

Desde el punto de vista de las bacterias, el intestino humano está muy concurrido. Ejércitos de bacterias se cuelan dentro de nuestros cuerpos en el momento en que nacemos, y son huéspedes no invitados pero necesarios. Un nuevo estudio sugiere que estas bacterias “amistosas” delimitan agresivamente su territorio, inyectando toxinas letales en cualquier otra célula que se atreva a toparse con ellas.

Estas bacterias son amigables para nosotros, pero poseen un elaborado arsenal para proteger su espacio.

¿Quién no ha sentido alguna vez MARIPOSAS EN EL ESTÓMAGO?

Me parece interesante mencionar estas reseñas sobre los
intestinos, pero lo que me mueve a hablar de esto es como responden nuestros intestinos a alguna situación, emoción o actuación y cómo se rebelan. Por ejemplo, las bacterias intestinales fabrican el 95% de la serotonina, un neurotransmisor que afecta al estado de ánimo y a la actividad del intestino.
Imaginemos un recipiente confortable, caliente, vivo. Pero ¿Quieén no ha sentido alguna vez MARIPOSAS EN EL ESTÓMAGO?. Según estudios recientes el “asco” es una de las emociones que más se sienten en el intestino. El miedo, la ansiedad y la pena también generaron un impacto en este área. Estas cuatro emociones, por lo general, son las que “reinan”, en estos momentos, en un porcentaje elevado en el ser humano

Sólo hay que recordar los nervios en el estómago antes de un examen o antes de una cita o de cualquier cosa importante en la vida… ¿Sabias …
que nuestra piel y el sistema defensivo están directamente relacionados con el sistema digestivo y que la dermatitis, la psoriasis, el acné, se pueden mejorar actuando sobre el sistema digestivo?

¿Que el estreñimiento y la putrefacción están relacionados con el cáncer y el envejecimiento prematuro?

¿Que aprender a comer con tranquilidad, hacerte un auto masaje, respirar con la barriga, o tomar en ayunas agua caliente con limón puede mejorar, no sólo tu salud física, sino también tu salud emocional y mental, e incluso tu sueño?

Sincronizar el Cuerpo y la Mente

Ahora sólo queda comunicarse efectivamente con él y escucharlo para aprender a “gestionar y digerir bien” lo que nos ocurre en la vida.

En los últimos años, la relación entre la salud del intestino, el estado de ánimo y el comportamiento, se ha vuelto cada vez más claro, tanto que algunos científicos están comenzando a considerar los probióticos (bacterias benéficas) como una alternativa a los medicamentos antidepresivos. (En próximos artículos escribiré sobre ellos).

Las sensaciones físicas también están sujetas a estas emociones (la tensión muscular, sudoración, palpitaciones, falta de aire, dolores abdominales ), son las causas de desequilibrios mentales.

La alimentación y las emociones también van de la mano.

Comer bien, de forma placentera, nos proporciona una sensación de bienestar, “pero si comemos mucho o alimentos poco saludables nos podemos sentir ansiosos, molestos”.

Cualquiera que sea la razón, un individuo que “responda con el intestino” o sea sensible a los síntomas, o ambos, se encuentra en riesgo de sentir Síndrome de Intestino Irritable, tan común en estos momentos.

Sincronizar el Cuerpo y la Mente

Como escribí anteriormente, la alimentación y las emociones van de la mano.

RECOMENDACIONES

  • El cambio en nuestra alimentación es un proceso muy importante y necesario.
Un vaso de agua caliente en ayunas con unas gotitas de limón o menta activa la función muscular del estómago, vesícula e intestino.
  • Ir al baño sin prisa, unos 15 minutos, es muy conveniente pues nuestro intestino se mueve un centímetro al minuto, es una ola de movimiento muscular lenta, tranquila y equilibrada, hay que respetarlo.
  • Equilibrar nuestro potencial de hidrógeno (pH),conocer los alimentos ácidos y alcalinos, es base para una mejor digestión y refuerzo de la flora intestinal.
  • Organizar las horas de comida a un ritmo pausado y asegurarse de mantener un intestino saludable por medio del consumo de alimentos fermentados, como los vegetales fermentados, alimentos verdes ricos en clorofila etc. proporciona los nutrientes base para reforzar nuestra flora intestinal.
  • La depuración a base de batidos de verduras es imprescindible si queremos tener una inmunidad intestinal máxima.
  • Y lo más importante, tomar agua libre de impurezas de metales pesados, aluminios, hongos, venenos del medio ambiente … (Agua hexagonal)
  • Optimizar los niveles de vitamina D. Los bajos niveles de vitamina D en la sangre han sido relacionados con un aumento en el riesgo de depresión, por lo que la optimización de los niveles de vitamina D podría ayudar a tener una base más sólida tanto física como mental .
  • Consumir suplementos de probióticos de alta calidad. Añadir productos que eliminan las putrefacciones como la (Zeolita ). Depuraciones intestinales mínimo 2 veces al año .
  • Y  con un ejercicio físico todos los días, conseguiremos un intestino inteligente, muchas
más hormonas de la felicidad, crearemos la cunita de paz, fuerza y salud, con bacterias que enamoran, siendo ejemplos vivos de como la flora intestinal refuerza los microorganismos que se alojan en las tripas como ESCUDOS DE SALUD.
OBJETIVO : OTOÑO
LOS INTESTINOS ,EL PRIMER CEREBRO
Secuencia de 3 Conferencias impartidas por Barbara de Luchy 
Fecha : 10 ,17,21 Octubre 2016 -Madrid

Bárbara de Luchy
Alquimista de la salud
www.barbaradeluchy.com

Tags : flora intestinalsistema inmunológico

Leave a Response