close
Crecimiento Personal

Neurodanza: el Arte de la Sexualidad Consciente     

 Sabemos que el movimiento está asociado a patrones conductuales y a creencias, es decir, a las transaciones emocionales que vivimos desde nuestra más tierna infancia y, por otro lado, sabemos que no podemos separar lo corporal de lo mental, ni ambos de lo emocional, dado que el ser humano es una unidad indivisible, cuerpo-mente-emociones y espíritu, un sólo sistema dinámico e interrelacionado que se expresa a través del movimiento.

En este orden de cosas, la forma de movernos y de vincularnos con los demás refleja nuestra relación con lo masculino y lo femenino, que a su vez refleja el modo en que percibimos el modo de comportarse de nuestro padre y de nuestra madre con nosotros, entre ellos y con el mundo, ellos fueron nuestros primeros referentes sexuales.

Neurodanza® trabaja el potencial femenino y masculino logrando una renovación de los arquetipos masculinos y femeninos que vivimos en la infancia, que afecta no sólo al modo de vincularnos con intimidad y de relacionarnos, sino a algo mucho más profundo: al logro de nuestros objetivos existenciales.

Mediante la práctica de las sesiones de Neurodanza, hombres y mujeres desarrollan las cualidades femeninas y masculinas que cada uno guarda dentro de sí mismo y que muy pocas veces, por no decir nunca, han visto la luz.

Para comprender el modo de aplicar las cualidades masculinas y femeninas que trabaja Neurodanza ofrecemos un ejemplo en tres ámbitos concretos de la vida cotidiana:

En el mundo laboral

Imagina por un momento que eres un director de un departamento de recursos humanos y es necesario que gestiones una situación de crisis. Para gestionarla adecuadamente necesitarías las siguientes cualidades femeninas:

  • Receptividad y sensibilidad a lo sucedido.
  • Capacidad de cambio y adaptación a la nueva situación.
  • Vinculación real con las personas afectadas.
  • Capacidad para cuidar o velar por la política empresarial.
  • Recogimiento para reflexionar sobre lo acontecido.
  • Integración de lo sucedido.

También sería necesario aplicar las siguientes cualidades masculinas que deberían estar apoyadas, en todo momento, por las cualidades femeninas que nombramos anteriormente.

  • Saber conducir la situación.
  • Realizar tomas rápidas de decisiones.
  • Enfocar la situación hacia la solución más adecuada.
  • Tener coraje para dar la noticia.
  • Disponer de fuerza interior para aguantar la situación.
  • Agilidad y reflejos para afrontar las situaciones desencadenadas.
  • Organización y coordinación de la situación.
  • Firmeza para afrontar lo sucedido.

En el mundo de las relaciones

En ocasiones aparecen personas en nuestra vida que nos dicen o hacen cosas que nos causan malestar. ¿Cómo podemos salir en óptimas condiciones de esta situación empleando las capacidades femeninas y masculinas?.

Al emplear lo femenino podemos: retirarnos momentáneamente de la situación para conectar con el sentir, entregarnos a nosotros mismos con los ojos cerrados y los labios entre abiertos para darnos un abrazo, a fin de acoger la emoción que sentimos, y nutrirnos con nuestro propio amor hasta que la emoción que nos causó el malestar remita; por tanto se requiere de una vinculación profunda, íntima y sensible con uno mismo, que implica recogimiento e integración de lo sentido y confianza en que la vida nos deparé mejor suerte la próxima vez.

Al emplear lo masculino podemos: Explorar el entorno para encontrar un espacio de intimidad en el que poder aplicar nuestras cualidades femeninas con nosotros mismos, constancia para mantenernos en conexión con nuestra parte femenina hasta el final del proceso, decisión para enfrentarnos a la personas que nos causó el malestar, concentrarnos en el modo de organizar la solución al conflicto generado, enfocarnos hacia dicha solución y dirigirnos con determinación y serenidad al encuentro de la persona para resolver la situación y expresarle lo que sentimos con templanza y firmeza, sin tomarlo como algo personal.

En el mundo de la pareja

En éste ámbito nos referimos a la relación íntima con otro ser humano. En este espacio de vinculación las cualidades femeninas y masculinas deben cobrar una dimensión erótica y pasional que, de modo natural, nos lleve al deseo de fusión con el otro.

Queremos decir con esto que, para que el deseo fluya de modo natural, cada miembro de la pareja debe expresar la polaridad opuesta, si uno manifiesta cualidades masculinas la otra persona debe expresar cualidades femeninas.

La sexualidad se activa y fluye cuando cualquiera de los dos sexos sabe gestionar el papel que le corresponde desempeñar, en base a la polaridad que representa el otro; incluso cuando las polaridades se alternen durante el encuentro.

El próximo sábado 10 de junio dan comienzo las formaciones de profesores de Neurodanza a cargo de Javier de la Sen creador de Neurodanza, en la Escuela Superior de Inteligencia Corporal (ESINC). Para más información podéis visitar la web www.neurodanza.es
Javier de la Sen

Tags : biodanzaneurodanza

Leave a Response