close
Salud natural

Método Scheller: el origen de la salud

En el siglo 19 tuvo lugar uno de los descubrimientos más importantes para la Salud de la Humanidad: Los Simbiontes, el fundamento de todas las formas vivas.

Científicos e investigadores como el Prof. Doc. alemán Günter Enderlein, y los franceses Antoine Béchamp, y Gaston Naessens desarrollaron diferentes investigaciones en las cuales se llegó a la misma conclusión: la existencia de Los Simbiontes.

En el siglo 19 tuvo lugar uno de los descubrimientos más importantes para la Salud de la Humanidad: Los Simbiontes, el fundamento de todas las formas vivas.

Científicos e investigadores como el Prof. Doc. alemán Günter Enderlein, y los franceses Antoine Béchamp, y Gaston Naessens desarrollaron diferentes investigaciones en las cuales se llegó a la misma conclusión: la existencia de Los Simbiontes.

Los Simbiontes son microgérmenes de vida, son el consciente celular, la forma material de la información, de la energía en nuestro organismo, cuya función es generar vida a través de la Simbiosis.

La Simbiosis es el desarrollo de la vida a través de la colaboración de distintos organismos, gracias a interacciones biológicas e intercambios de información en los cuales los organismos que intervienen obtienen beneficios.

La Vida es Información, ésta es necesaria para realizar todas las interacciones biológicas que determinan el correcto funcionamiento de un organismo. Estas interacciones dependen de la calidad de la información que tienen los Simbiontes. Los Simbiontes son vida en estado óptimo, siempre que tengan la información correcta.

¿De dónde viene la información que tienen los Simbiontes?

Existe una energía vital que ordena todo el funcionamiento del Cosmos, esta es la energía de vida que permanentemente está creando. Esta energía ha sido denominada de muchas maneras: Chi, Prana, Ki, Éter, Energía Libre…

Esta energía se expresa de distintas formas en diferentes planos. En el plano invisible como energía vital, en plano semi-material o semi-visible como Cuantos, Fotones y Biofotones de Luz; y en el plano material como Simbiontes.

La información se transmite entre los distintos planos de la existencia hasta llegar al plano visible y material.

El físico alemán Fritz Albert Popp, fundador del Instituto Internacional de Biofísica explica como un Biofotón tiene una capacidad de almacenamiento de dos cerebros humanos, es decir, una capacidad de almacenamiento casi infinita. Los Biofotones son la fase previa a los simbiontes. Y los Cuantos de Luz la fase anterior a los Biofotones.

Estos Cuantos de Luz en conexión con la energía vital contienen la información sobre la Creación. Y los Simbiontes en comunicación con las fases previas de la energía vital tienen toda la información necesaria para Crear y Mantener la Vida, siempre que conserven su capacidad.

¿De qué depende que los Simbiontes conserven su capacidad óptima?

De las Influencias/Información que reciben y el estado del ámbito en el que viven.

Las investigaciones realizadas a lo largo del siglo XIX y XX sobre los Simbiontes han demostrado mediante la observación de la sangre, que estos microgérmenes de vida tienen una capacidad de transformarse denominada Pleomorfismo.

Esta es la capacidad de cambiar adaptándose al ámbito en el que viven. En un ámbito sanguíneo óptimo los Simbiontes desarrollan sus funciones de manera correcta, mientras que si el ámbito sanguíneo está enfermo o no es el adecuado, los Simbiontes pueden convertirse en estados parasitarios.

Cuando un Simbionte no tiene la información adecuada deja de funcionar correctamente, debido a que el propio ámbito en el que está no le permite llevar a cabo la Simbiosis para la salud del organismo, entonces el Simbionte empieza a trabajar para su propia supervivencia transformándose en diferentes estados parasitarios.

¿Cuáles son las influencias y ambientes que hacen posible que un Simbionte se transforme en un parásito?

La Polución Ambiental, el Agua y el Aire contaminados con tóxicos, Pesticidas, Metales Pesados; una Alimentación basada en alimentos procesados y refinados que no respetan nuestra naturaleza; Contaminación Electromagnética, Estrés y Pensamientos negativos son influencias externas e internas que afectan el ámbito en el que viven los Simbiontes, generando una sangre con un pH más ácido, alterando la información que tienen los Simbiontes, de tal forma que sólo pueden sobrevivir como parásitos en ese entorno.

Podríamos decir que nuestro ambiente sanguíneo es un reflejo del ámbito creado por el ser humano. En una realidad en la que el ser humano vive de una forma parasitaria con respecto al Cosmos, a la Naturaleza y a otros Seres Vivos, desarrollamos un ámbito sanguíneo en paralelo a esa realidad donde los Simbiontes se transforman en formas también parasitarias.

Estos Simbiontes transformados en agentes patógenos tienen la capacidad de CAMUFLARSE, Organizarse, Multiplicarse y Transformarse en distintas formas de Parásitos afectando a todo nuestro organismo, generando toxinas y un ámbito ácido para su Supervivencia como Parásitos, llegando a formar grandes Nidos de Hongos, de Cándidas Camufladas/Encapsuladas en la sangre que generan y emiten toxinas, de manera que los métodos tradicionales no los detectan. Porque ni siquiera contemplan los Simbiontes.

Nuestro organismo trata de expulsar estas toxinas a través de las mucosas, destruyendo el Sistema Mucoso, provocando Alergias, Intolerancias Alimentarias, provocando Gastrititis, Cistitis, Infecciones de la Piel, afectando a nuestros ojos, oídos, a las raíces capilares … abriendo de esta forma la puerta a todo tipo enfermedades.

La medicina convencional no reconoce los Simbiontes

La medicina convencional no reconoce la existencia de los Simbiontes. Para la medicina actual los simbiontes son el residuo de la hemoglobina.

Frente a las teorías pleomorfistas, que hablan de la capacidad de Transformación de los Simbiontes en función del ámbito en el que viven, en el Siglo XIX prevalecieron las teorías Monomorfistas de Pasteur.

Según Pasteur los microbios, independientemente de su especie u origen, son inmutables, es decir de una sola forma o estructura; la sangre y los tejidos sanos son estériles y, por tanto, es Imposible el desarrollo de microbios o bacterias en la sangre. La medicina convencional concibe la sangre como un ámbito estéril y no reconoce los Simbiontes, ni el desarrollo de parásitos en la sangre.

La medicina convencional utiliza el microscopio de campo claro para analizar la sangre, fijando y tiñendo la muestra para observar el contenido sanguíneo sobre un fondo claro, con lo cual mata la sangre, perdiendo toda oportunidad de reconocer los Simbiontes.

Los Simbiontes transformados en parásitos tienen la capacidad de Camuflarse

Frente a una visión holística que tenga en cuenta todas las dimensiones del ser humano y su naturaleza, la medicina alopática se centra en la realidad física y química y por tanto en las últimas manifestaciones de este proceso de degeneración de nuestro consciente celular.

Ekkehard Scheller, discípulo del Prof. Doc. Günther Enderlein, investigador, médico naturópata alemán y creador del Método Scheller de Salud Celular, ha descubierto la capacidad de estos Simbiontes convertidos en parásitos de “Camuflarse” accediendo a un determinado espectro de la sangre, Encapsulándose como si fuesen glóbulos rojos, de tal forma que nuestro sistema inmunológico No los reconoce.

Pero desde ese estado anónimo, se Multiplican y Reproducen gracias al exceso de glucosa y carbohidratos de la dieta moderna, y van soltando toxinas, envenenando nuestro organismo, generando un ámbito sanguíneo ácido, una sopa tóxica ideal para el crecimiento de bacterias, virus… Mientras el cuerpo en su función defensiva desarrolla quistes, tumores y trata de expulsar todas las toxinas acumuladas.

¿Cómo podemos reconocer, diagnosticar y tratar el origen de estos desarrollos parasitarios en nuestra sangre?

Ekkehard Scheller ha desarrollado un Método de Salud Celular que permite Ver, Diagnosticar y Tratar el ORIGEN de la Enfermedad mediante la combinación de 2 Tecnologías de Vanguardia:

El “Microscopio de Campo oscuro” y la “Radiónica Cuántica”.

Este método ha sido elaborado durante más de 30 años de investigación y aplicado en unos 30.000 pacientes en Alemania, Suiza, Austria, España y América.

Mediante la extracción de una muestra de sangre el Equipo Médico Scheller observa durante varios días cual es el estado general de la sangre. Gracias al Microscopio de Campo Oscuro, puede ver una gota de sangre viva aumentada unas 200 veces sobre un fondo oscuro, donde la luz refleja sobre todo el contenido que hay en la gota. De este modo determina qué cantidad de Simbiontes benéficos hay en la sangre o si por el contrario se han desarrollado distintos tipos de formas parasitarias.

Sin embargo, para poder realizar un diagnóstico completo no es suficiente el uso del Microscopio de Campo Oscuro, ya que el microscopio sólo nos permite un Análisis Cualitativo, pero No Cuantitativo de la sangre.

Por ello, para poder realizar un Diagnóstico Completo, el Equipo Médico Scheller introduce esa misma gota de sangre en la Tecnología de Radiónica Cuántica. Esta Tecnología ultramoderna, utilizando la gota de sangre como testigo, se conecta con el Campo de Energía y Fotones de Luz donde está almacenada toda la información del paciente, y a través de los Expertos en Radíonica determinan todas las cargas negativas que hay en el organismo.

Gracias a estas 2 Tecnologías y junto con el historial de salud proporcionado por el paciente, el Equipo Médico Scheller realiza un diagnóstico completo determinando la posible presencia de unas 40 cargas o factores negativos. Y pueden determinar que niveles hay en un paciente de acidosis, cándidas, metales pesados, bacterias, helicobacter pylori, fibromialgia, fatiga crónica, diabetes, infecciones víricas, parásitos, borrelias, tricomonas, morgellons, toxinas, alergias, ácido úrico, niveles de histamina, intolerancias, infecciónes de todo tipo, cáncer, contaminación electromagnética y un largo etcétera.

Una vez realizado el diagnóstico el objetivo del Equipo Scheller es conseguir que el paciente tenga un ámbito sanguíneo óptimo eliminando todas las cargas detectadas, porque en un ambiente sanguíneo óptimo se cura la enfermedad, pues las formas parasitarias no pueden vivir en una sangre sana.

¿Cómo conseguimos un estado sanguíneo óptimo?

Mediante la Medicina de la Información o infopatía del doctor Scheller podemos informar a nuestros Simbiontes sobre como han de funcionar adecuadamente, restableciendo un ámbito Sanguíneo Alcalino y cambiando los hábitos de vida nocivos para nuestra salud.

El Equipo Médico Scheller prepara una Infopatía personalizada, que es una solución salina en la cual se cargan radiónicamente todas las informaciones necesarias para que el organismo del paciente haga desaparecer todas las cargas negativas detectadas en el diagnóstico.

De una forma natural, sin química, ni contraindicaciones, sin matar la vida con diferentes químicos, la Infopatía ayuda a los Simbiontes que se habían transformado en patógenos a convertirse de nuevo en Simbiontes Benéficos, disolviendo todos los nidos de bacterias, de cándidas y eliminando todos los Metales Pesados, las toxinas originadas, expulsándolas del organismo.

La Salud de la Información se enfoca en el Origen de la Salud, los Simbiontes, y su objetivo es ayudar al paciente a ser consciente sobre todos los hábitos de vida que han llevado al ser humano a un estado de enfermedad.

Es importante que el ser humano comprenda que, dependiendo de que tipo de Simbiosis establece con la Naturaleza, con el Cosmos, con la sociedad y consigo mismo, así será la realidad que genere y viva.

¡Nuestra Salud depende de la Información que le damos a Nuestros Simbiontes!

Equipo Scheller España
www.sanacioncelular.com
info@sanacioncelular.com
Teléfono: 91 113 82 88

Tags : Método SchellerSimbiontes

Leave a Response