close
Salud natural

Léxico Osteopático, 40 palabras claves

Ya el filosofo y escritor español José Ortega y Gasset (1873-1955), en una de sus obras ilustres “¿Qué es filosofía?”, mencionaba la necesidad que tiene el ser humano de saber, ya que, la ignorancia le causa el mismo dolor, que un malestar físico.

Vivimos en la era de información y ésta se convierte en una herramienta poderosa, cuando se trata de aprender, de hacer nuestros y comprender, los tres niveles (mental, físico y emocional), en los que se expresa la enfermedad o disfunción.

El cuerpo tiene su lenguaje, su forma de expresión y nosotros necesitamos, la mayoría de las veces, ponerle palabras a nuestro malestar, saber qué significa, así como, poder explicarles a los profesionales de la salud, de forma clara, sencilla y breve lo que nos está sucediendo.

Y precisamente esto es lo que voy a abordar a continuación, seleccionando 40 términos muy utilizados en osteopatía, con el fin de tratar de acercar al lector, de forma clara, su significado. Ya que, en numerosas ocasiones, los osteópatas nos encontramos con que los pacientes no entienden el significado de los términos empleados para nombrar sus disfunciones y por ello, en consulta, tienen dificultad para explicarnos que les sucede, siendo el léxico clave a la hora de ayudar a un paciente a superar una disfunción.

  • Son dolores musculares que aparecen después de un ejercicio físico intenso, pero desaparecen a los pocos días. Esto es lo que sucede después de un desbloqueo osteopático, al tratar articular y muscularmente una disfunción, sobre todo, crónica.
  • Anillo fibroso. Es la parte periférica del disco intervertebral, que al romperse puede provocar, en primera instancia, una protrusión discal, provocando irradiaciones nerviosas como hormigueos, por ejemplo, en piernas o brazos.
  • Es una sustancia que lucha contra la inflamación: medicamentos, imanes, oligoelementos, plantas medicinales…etc. A veces son necesarios para romper la cadena del dolor y poder normalizar una articulación bloqueada.
  • Artritis versus El primero, es una afección inflamatoria o infecciosa. Hay un enrojecimiento de la piel, calor y dolor. Se agrava con el movimiento y con el calor y se calma con el reposo. El segundo, es una degeneración articular que se expresa con dolores locales y una impotencia funcional. Se mejora soltando el tejido muscular y ligamentoso que rodea la articulación, así como, una buena nutrición. Se agrava con la inmovilidad, el frio y la humedad.
  • Artrosis de disco. Afección degenerativa del disco intervertebral, que causa dolores de espalda, sobre todo, matutinos y mejoran a lo largo del día.
  • Atrofia muscular. Es una falta de tono muscular que hace disminuir la fuerza y el volumen de los músculos debido a: sedentarismo, envejecimiento, hábitos posturales, parálisis de un nervio motor como en una ciática crónica, que puede producir una pérdida de masa muscular y fuerza, tanto en el miembro superior, como en el inferior.
  • Cadena muscular. Es una cadena de músculos, fascias y ligamentos, que trabajan al mismo tiempo. De aquí la noción de lesiones en cadena como, por ejemplo, una cervicalgia que con el tiempo se convierte en lumbalgia.
  • Cadena articular. Es el mismo concepto pero aplicado a las articulaciones. Por ejemplo, si un esguince en la articulación del tobillo no se cura bien, al tiempo produce una lesión de rodilla, de cadera o lumbar.

Estos dos últimos puntos, son muy importantes en el tratamiento Osteopático Global y en la Reeducación Postural, siendo el eje, la clave de mis tratamientos.

  • Canal Lumbar. Es una parte del canal raquídeo a nivel de las vértebras lumbares. Su estrechamiento puede causar compresión de los nervios que van a la pelvis y a la pierna, creando complicaciones neurológicas como problemas de esfínteres, de eyaculación, ciáticas…etc.
  • Cartílago. Es un tejido liso y resistente, de color blanco, que recubre la superficie ósea de la extremidad de un hueso y permite el deslizamiento de las superficies articulares entre sí. De forma que, las modificaciones estructurales producidas en los cartílagos, pueden ocasionar diferentes patologías. Así, por ejemplo, una muy común sucede en la rodilla, por reblandecimiento del cartílago de la rótula, lo que se conoce como condromalacia o condropatia rotuliana. Desde el punto de vista osteopático, el abordaje consistiría en el tratamiento de la cadena articular y muscular implicadas.
  • Dolor en la región cervical, de origen diverso: desequilibrio postural, latigazo cervical recidivante (mal curado), contracciones musculares, bloqueo osteopático ….etc.
  • Ciática. Dolor en el muslo y en la pierna, que va, desde el glúteo a la rodilla y, a veces, incluso hasta el tobillo y el pie. Causado por una compresión del nervio ciático a lo largo de su trayecto.
  • Cifosis. Curvatura vertebral dorsal convexa hacia atrás, que se conoce como “giba”. Puede deberse a una compensación postural. Es lo contrario a la lordosis (ver punto 32). Responde bien al tratamiento postural.
  • Es un dolor de origen lumbar, situado en la parte anterior del muslo, provocado por el nervio crural en su recorrido hacia la rodilla. Sería similar a la ciática pero por la zona anterior de la pierna.
  • Desplazamiento vertebral. Es un término incorrecto que se asocia a un bloqueo vertebral, pero en realidad una vértebra no se desplaza a no ser que haya un traumatismo grave y si esto sucediera, se trataría mediante cirugía por un cirujano ortopédico.
  • Diagnóstico médico. Identificación de una patología por sus síntomas.
  • Diagnóstico osteopático. Identificación de una enfermedad a partir de un planteamiento global, buscando el origen del trastorno sin importar los síntomas. Así, el enfoque osteopático tiene en cuenta no sólo el problema local, sino también las relaciones a distancia con otras partes del cuerpo. De aquí que, por ejemplo, una cervicalgia se pueda tratar primero empezando por la pelvis.
  • Disco desplazado. Es una expresión del lenguaje popular para designar una hernia discal, pero esto no es del todo cierto, ya que el disco intervertebral está fuertemente fijado por los ligamentos medulares.
  • Se entiende como una disfunción o sensación anormal por el paciente en una articulación, músculo, tendón, ligamento, nervio o incluso un órgano que traduce la irritación de las fibras nerviosas por un factor físico o bioquímico. El dolor puede ser agudo o crónico y en su caso el tratamiento es diferente.

Es algo subjetivo variando el nivel de tolerancia en cada cual, siendo una señal de alarma de una alteración y no una enfermedad en sí mismo y cuyo origen hay que comprender antes de calmarlo con métodos alopáticos (uso médico de ingredientes activos o intervenciones físicas para suprimir los síntomas o los procesos fisiopatológicos de las enfermedades).

  • Dolor de espalda. En sentido general, se utiliza para etiquetar, no sólo el relativo a la columna vertebral sino también, a los provenientes de la pelvis, como las ciáticas.
  • Dolor de riñones. Es una de las formas en que, habitualmente, los pacientes describen una lumbalgia.
  • Es el dolor en la región dorsal, entre la zona de los omoplatos/escápulas y es debido, o bien a contracciones musculares locales en una vértebra, en una costilla, en el esternón…etc., o a una afección refleja de carácter visceral, como puede suceder con una hernia de hiato que se refleja en la zona dorsal a nivel de la vértebra séptima (D7).
  • Espondilolistesis. Deslizamiento mínimo de una vértebra sobre otra, por una fractura, un desequilibrio postural o una artrosis avanzada. Suele tener lugar sobre todo entre las vértebras L5/S1, es decir, última vértebra lumbar y primera sacra.
  • Tejido corporal a modo de funda o cuerda que sujeta órganos, músculos, tendones y articulaciones.
  • Pérdida de calidad del tejido blando (fascias, músculos, ligamentos, tendones) que se vuelve fibroso y por lo tanto pierde movimiento y cuyas repercusiones son contracturas, bloqueos osteopáticos, compresiones nerviosas…etc.
  • Golpe en la nuca. Popularmente se le conoce también como latigazo cervical. Y es producido generalmente por un traumatismo al volante. Es de los traumatismos más subestimados y sus consecuencias suelen aparecer a los 2,3 e incluso 5 años. Doy fe. Mareos, vértigos, trastornos digestivos, problemas en la mandíbula (ATM), cervicalgia crónicas e incluso protrusiones y hernias discales causadas por la rectificación cervical que provoca, es decir, pérdida de la curvatura fisiológica cervical, son algunas de sus consecuencias a largo plazo.
  • Hernia discal. El término hernia alude a “algo que sale”, ya puede ser un órgano, músculo o sustancia. En este caso lo que sale es el disco intervertebral, que toca al nervio que lo rodea, provocando alteraciones sensitivas como ciáticas, acompañadas de alteraciones motoras (cojear, caminar con dificultad) o incluso bloqueos de la postura (posturas antiálgicas).

Las verdaderas hernias representan sólo el 5% y son quirúrgicas, el resto son reversibles mediante osteopatía.

  • Hernia discal intraesponjosa. Esta no hay que confundirla con la precedente. De hecho es una alteración que se da más entre la gente joven. En ella, el núcleo del disco crea una entalladura, visible en perfil por radiografía ,es el nódulo de Schmorf.
  • Lesión ascendente. En osteopatía se llama así a aquella lesión que se origina en un punto del cuerpo y si no se resuelve se cronifica en una zona más alta. Por ejemplo, un esguince de tobillo mal curado que deriva en una lesión en la articulación superior a éste como la rodilla, provocando una condromalacia o incluso más arriba una lumbalgia.
  • Lesión descendente. Sería lo contrario a la anterior. Es decir aquella lesión que se origina en un punto del cuerpo y si no se resuelve se cronifica en una zona más baja. Por ejemplo, una lumbalgia que deriva en dirección descendente en un problema en la articulación inferior, la coxofemoral o cadera, provocando una trocanteritis (inflamación de la cabeza del fémur) o una coxoartrosis (artrosis de cadera).
  • Es lo contrario de cifosis (ver punto 13). Es decir, es una curva vertebral cervical o lumbar de concavidad posterior. Cuando esta curva se acentúa mucho se llama hiperlordosis y puede dar lugar a disfunciones tanto del cuello (cervicalgias) como de las lumbares (hernias y lumbalgias).
  • Lumbalgia. Se refiere a todos los dolores que engloban la zona de la espalda baja, cualquiera que sea su causa. Puede ser aguda o crónica. Se diferencia del lumbago en que éste, es un dolor agudo solamente.
  • Maniobras osteopáticas. Es el conjunto de técnicas que se usan en osteopatía con el fin de mejorar una disfunción. Comprenden, primero el tratamiento de las fascias y músculos a fin de quitar la tensión o contracciones del tejido blando, para después realizar movilizaciones articulares una vez “soltado” el músculo, con el fin de dar más movilidad a la zona y finalmente, realizar los ajustes o normalizaciones articulares especificas.
  • Proliferación o crecimiento de un reborde óseo, que sobresale a modo de un pico de loro, que es como comúnmente se le conoce. Se desarrolla sobre todo en el borde de las vértebras y es signo de una artrosis en fase avanzada.
  • Osteopatía. Técnica manual creada por Andrew Taylor Still, en Estados Unidos, a finales del siglo XIX (Osteopatía Vertebral y Estructural). En el siglo XX, se completa con la Osteopatía Craneal (W.G. Sutherland) y la Osteopatía Visceral (F. Barral). Actualmente, existe una cuarta aportación que es la Osteopatía Somatoemocional, que ayuda a disolver o desbloquear las emociones “enquistadas” en el cuerpo.
  • Pinzamiento del nervio. Es un término popular que se utiliza para indicar un bloqueo vertebral osteopático que altera la función sensitiva y/o motora de un nervio. El tratamiento físico consiste en liberar el nervio mediante una maniobra suave, precisa y rápida previa valoración osteopática del problema.
  • Protrusión. Se conoce así al abombamiento del disco intervertebral dentro del canal raquídeo. Es el estado anterior a la hernia discal. No hay que temer nada sino prevenir con un buen tratamiento manual osteopático o una tabla de reeducación postural o estiramientos globales tipo Mezieres (método de reeducación postural), hechos a medida. Normalmente, pueden encontrarse varias protrusiones sobre todo a nivel lumbar y cervical.
  • Sinergia Terapéutica. Es la asociación de varias técnicas para conseguir un mismo fin. Por ejemplo, la suma de osteopatía con reeducación postural y acupuntura para tratar una hernia discal.
  • Se conoce así al dolor muy agudo en el cuello, producido por un bloqueo vertebral o una contracción /contractura muscular, debido a una corriente de aire, un enfriamiento o una mala posición al dormir. Existen tortícolis cuyo origen es de tipo emocional. En estas se impone un tratamiento sinérgico con Osteopatía Estructural, Craneosacral / Somatoemocional y Biodescodificación.
  • Tirón muscular. Ocurre de manera traumática y puede cronificarse si no es tratado a tiempo. Se llama así, porque la sensación que se tiene es de “algo” que se estira pero, en realidad, suele ser al revés. El tejido blando (músculo, fascia o ligamento), sufre una contracción/contractura que acorta los elementos flexibles del tejido, provocando una impotencia funcional, una disminución de la movilidad articular, acelerando el proceso de envejecimiento y de la artrosis.

No sé si me dejo algo en el tintero, pero creo haber hecho un resumen de lo más significativo, en lo que a la Terapia Manual Osteopática se refiere.

Y desde aquí, lanzo piedras contra mi propio tejado. Los terapeutas, a veces, no sabemos hasta qué punto, los pacientes necesitan saber, poner palabras y significado a lo que les ocurre, a fin de, no sólo hacer más fácil nuestra labor, sino también caminar hacia un estado de recuperación global que incluya su cuerpo, mente y su mundo emocional y espiritual. Aspiración máxima de la osteopatía cuando se practica, no sólo como una técnica, si no como un arte terapéutico.

Tags : osteopatia

Leave a Response