La Prosperidad, el Dinero y la Energía Creadora


La prosperidad es un estado de ser y vivir en el que no existen carencias.

Por increíble que parezca, la carencia sólo es una realidad que se encuentra en nuestra mente y en nuestras emociones y como consecuencia aparece en nuestra realidad. Al ser muchas las personas que sostienen las creencias y emociones carenciales se acaban convirtiendo en una realidad global y en un paradigma, o sea en un conjunto de creencias comúnmente aceptadas como verdades. Sin embargo, muchos de los paradigmas aceptados como verdades universales han sido corregidos a lo largo de la historia y se han creado nuevos paradigmas que los sustituyen. La carencia será superada algún día.

Así, en el ámbito económico, la práctica totalidad de los libros de Economía defienden que existe la Economía porque los recursos son escasos y a estos hay que darles usos alternativos eficientes. La carencia se vuelve la base del sistema, no sólo en lo económico, sino también en todos los ámbitos, como en la salud, en las relaciones y el amor. La carencia no se discute, simplemente se asume como inevitable. Nuestro inconsciente colectivo acepta finalmente que la creencia global de la sociedad es la carencia, y los resultados globales serán, en bastantes aspectos, necesariamente carenciales.

Sin embargo, el universo no funciona con criterios carenciales. La mayoría de los astrofísicos reconocen que la energía del universo es muy abundante y que sus propios límites son inmensos. Algunos, incluso defienden que esa energía es infinita. Si observamos el simple movimiento de los propios planetas del sistema solar alrededor de su eje y de estos alrededor del Sol, constatamos la inmensa cantidad de energía, sólo en nuestro sistema solar, capaz de mover, miles, sino millones de economías como la nuestra. El problema, por lo tanto, no se trata de la existencia o no de la propia energía, que en el universo es inmensa, sino de crear un sistema acorde con tanta abundancia.

Desgraciadamente, con tanta gente creyendo en la carencia, la creación de un sistema basado en la abundancia se vuelve impensable, puesto que la hemos convertido en una realidad global, sin embargo, al ser una realidad sin sustancia, sólo sostenida por las creencias y emociones comunes, si es perfectamente posible que las personas y empresas que lo decidan caminen sin problemas hacia la abundancia.

El inicio de este camino es reconocer la parte de nuestra mente que ya está conectada con la prosperidad y ponerla a trabajar a nuestro favor. Este camino tiene una doble vía. Por un lado, dejar partir los patrones y emociones carenciales que se encuentran en nuestra mente subconsciente y no permitir que lo que ocurrió en el pasado nos siga condicionando en el presente y proyectándose hacia el futuro; y por otro lado empezar a trabajar con la parte de nuestra mente que ya se encuentra conectada con nuestra abundancia y prosperidad y permitir su expansión. Hablamos de la mente supra consciente, que suele ser la gran desconocida y que nos permite desarrollar la genialidad, los proyectos, la abundancia, la salud y las relaciones sanas.

El trabajo con ella es altamente gratificante y nos permite alinear nuestros objetivos con nuestro propósito de vida, y obtener solamente aquello que es maravilloso, adecuado y satisfactorio para nosotros, e ir dejando atrás las viejas creencias. Si nuestros resultados son una consecuencia de nuestras emociones y pensamientos, tanto conscientes como inconscientes, el trabajo con la mente supra consciente nos permite que nuestros pensamientos y emociones más elevadas se amplifiquen y multipliquen y que, por lo tanto, los resultados comiencen a cambiar a nuestro favor.

El dinero es energía, no es algo sólido, los propios bancos hablan de liquidez, de flujo de caja y otros términos que muestran su verdadera naturaleza. El dinero tiene un alto valor energético y manifiesta una de las grandes funciones del universo: la capacidad de creación. Das dinero y aparecen en tu vida bienes y servicios. Quizá no expresa toda la potencialidad de la capacidad de creación, pero es el instrumento que tenemos en el planeta y debemos considerarlo muy valioso.

Dentro de la capacidad de creación una de las características del dinero es su capacidad de multiplicación. Los manuales de Economía muestran cómo multiplican los bancos el dinero, con sólo el hecho de tenerlo y de que no se les obligue a tener que mantenerlo líquido y puedan invertirlo. Si sólo les obligan a mantener líquido un 10% del total de los depósitos, partiendo de 1000$, lo multiplican a 10.000 (1/coeficiente legal de reservas). La cifra suele ser inferior al 10% y la multiplicación por tanto mayor. (si fuese del 5% de 1000$ pasaría a 20.000$). Los bancos pueden multiplicar. ¿Y tú? Ellos saben que tienen, ¿Y tú?

El funcionamiento del universo es a través de la energía de creación. Si creemos en la teoría más extendida acerca del universo, el Big Bang, la energía en el universo es muy grande y se encuentra en expansión. Nosotros como parte de ella, también somos energía de creación, pero se nos ha olvidado. Todo está hecho de la misma esencia. Aprender a conectar con nuestra energía de creación, en sintonía con la propia energía del universo, del que formamos parte, no sólo es posible, sino que trae como consecuencia unos resultados formidables. El instrumento para lograrlo es el uso adecuado de la mente supra consciente y todas sus inmensas posibilidades. ¿Quieres aprender?.

Sergio Pi
Tl. 620509830
info@sergiopicoach.com
www.sergiopicoach.com

 

 







Deja un comentario