close
Terapias

Descompresión Axial Vertebral, la revolución en el tratamiento médico no invasivo del dolor de espalda

Entre el 70 y el 85% de la población adulta sufre dolor de espalda alguna vez en su vida. Es una de las primeras causas de baja laboral en España y en todo el mundo occidental. Los datos indican que supone el 54,8% de las jornadas laborales perdidas y da lugar a un 6-12% de incapacidad laboral. La descompresión axial vertebral es un tratamiento médico e innovador, que se está imponiendo como una alternativa eficaz para eliminar el dolor lumbar y cervical causado por problemas en los discos intervertebrales, tales como hernias, protusiones, pinzamientos (ciáticas, radiculopatía, etc), degeneración discal, síndrome facetario…

¿Qué son los discos intervertebrales?

Los discos intervertebrales se encuentran entre las vértebras de nuestra columna y le otorgan la amortiguación necesaria para realizar las actividades de nuestro día a día.

El disco intervertebral está formado por el núcleo pulposo: encargado de repartir las presiones y compuesto por un elevado porcentaje de agua; y el anillo fibroso: formado por sucesivas capas concéntricas de fibras cartilaginosas, de direcciones opuesta, cuya orientación es más vertical en la parte externa y más horizontal en la parte interna, encargadas de soportar las fuerzas de compresión y de contener al núcleo.

Los discos intervertebrales sufren diferentes cargas, principalmente de compresión, flexión y torsión. Si la fuerza que actúa sobre el disco es elevada y/o continua, el disco se deforma. El grado de deformación se mide por el abombamiento del anillo. Este abombamiento puede provocar que las capas del anillo más cercanas al núcleo, se rompan y que el núcleo se desplace hacia el espacio fisurado provocando una PROTUSIÓN. Cuando el abombamiento del anillo es mayor porque hay un mayor número de capas afectadas y por tanto un mayor desplazamiento del núcleo, hablamos de HERNIA. Cuando, también, las capas más externas del anillo se rompen, una parte del núcleo es expulsado hacia el exterior provocando una HERNIA EXTRUIDA. Cualquiera de estas alteraciones puede comprimir las raíces nerviosas y provocar dolor irradiado hacia las extremidades, adormecimiento, hormigueo…

No solamente es importante la magnitud de la fuerza que actúa sobre los discos, sino también el tiempo durante el que esa fuerza actúa. Una pequeña fuerza de compresión mantenida en el tiempo (por ejemplo una mala postura mantenida) provoca serias deformaciones del disco y las lesiones mencionadas.

Las vértebras se articulan entre sí, no sólo a través de los discos intervertebrales sino también a través de las apófisis articulares (pequeñas prominencias óseas en la parte superior e inferior de la vértebra). De tal forma que las fuerzas de carga, producen un efecto de compresión y cizallamiento no sólo sobre el disco sino también sobre las articulaciones interapofisarias. La degeneración de uno provoca la degeneración del otro. Así, ante una degeneración de los discos intervertebrales las fuerzas de compresión se transmiten en mayor medida a las articulaciones facetarias provocando en poco tiempo la degeneración de su cartílago, conocido como SÍNDROME FACETARIO.

¿Cómo puede tratar la Descompresión Axial Vertebral estas patologías?

La Descompresión Axial Vertebral permite, a través de un dispositivo informatizado, aumentar el espacio intervertebral y crear un efecto vacío en los discos, facilitando que el agua, la glucosa y otros nutrientes puedan actuar en la recuperación del disco, y liberando las raíces nerviosas comprimidas por la porción discal abombada o extruida. Este tratamiento actúa, a diferencia de las tracciones, sin producir espasmos musculares, lo que permite alcanzar presiones negativas en el disco de -150mm de Hg, el llamado efecto vacío. De esta forma, los discos afectados dejan de comprimir a las raíces nerviosas.

Este tratamiento no inyecta nada en el organismo, ni requiere de ningún tipo de incisión u otras técnicas invasivas. Es una forma sana y natural de tratar nuestra columna y de quitarles la presión a nuestros discos, así como rehidratarlos, para otorgarles una mejor capacidad de amortiguación y reparto de la carga. Además no es doloroso y permite al paciente seguir con su vida habitual durante el mismo, convirtiéndose así en la mejor alternativa sin cirugía al tratamiento del dolor lumbar o cervical.

¿Cómo puede la Descompresión Axial Vertebral favorecer la nutrición del disco intervertebral?

El disco intervertebral del adulto no posee vasos sanguíneos a través de los cuales pueda nutrirse. La nutrición se produce mediante un proceso de difusión. El disco se comporta como una membrana semipermeable a través de la que se produce un intercambio de sustancias, permitiendo que la glucosa, los aminoácidos, etc. entren en el disco y salgan los desechos metabólicos. Este proceso de nutrición está interrelacionado con las presiones que sufre el disco. Si el disco es sometido a fuerzas elevadas, la difusión de sustancias hacia su interior se paraliza produciendo un retardo del metabolismo celular. Cuando el disco está sometido a fuerzas asimétricas, como en una escoliosis, la actividad metabólica es mayor en la zona de menor compresión. Además, cuando las fuerzas de compresión actúan sobre los discos producen la salida de sustancias intradiscales, empezando por el agua. Mientras que la descompresión del disco aumenta la entrada de agua y nutrientes.

¿Cuántas sesiones se necesitan de tratamiento?

Será el médico junto con el fisioterapeuta especializado quienes valoren las necesidades de cada paciente. En términos generales, los estudios establecen unas 20 sesiones, de 30 minutos cada una, realizadas entre dos y ocho semanas, para que el paciente experimente una sorprendente mejoría que se afianzará en los meses posteriores al tratamiento. En el 82% de las personas con hernias discales simples el dolor desaparece, consiguiendo así evitar numerosas intervenciones quirúrgicas, sus riesgos y complicaciones, y reducir las bajas laborales en un 80%.

¿Qué es el Centro Dax?

El Centro Dax es pionero en esta terapia, con más de 2.300 pacientes tratados y más de 9 años de experiencia. Cuenta con la última tecnología y fisioterapeutas altamente formados y experimentados en esta técnica.El centro DAX realiza también tratamientos de Inducción Miofascial, terapia Craneosacral, Pilates adaptado a las patologías de columna, y Drenaje Linfático Manual.

Más información en:
www.centrodax.com

Tags : dolor cervicaldolor espaldadolor lumbar

Leave a Response