close

La mayoría de nosotros sabemos que la alimentación es muy influyente, no sólo en nuestra salud física, sino también en nuestra manera de percibir la realidad.

La cuestión no es si lo sabemos, la cuestión es si hacemos algo para ponerlo en práctica.

Vivir en las grandes ciudades permite que tengamos a nuestra disposición multitud de oportunidades disponibles, pero estamos muy expuestos a un alto nivel de estrés; esto hace que la mayoría de nosotros no tengamos tiempo a diario para poder cocinar un menú recién hecho y completo, que nos aporte todos los nutrientes para mantener este ritmo de vida de la mejor manera posible.

Si a esto le sumamos que cada vez hay más personas que comemos solas, es la combinación perfecta para que nuestra mente racional busque excusas para no “perder” nuestro valioso tiempo en cocinar a diario para sólo una persona.

Por suerte, cada vez hay más personas que entienden el concepto de salud de una manera más evolucionada. La salud no es sólo la ausencia de dolor o de enfermedad, la salud es un bienestar a nivel físico, pero también a nivel mental y emocional.

Invertimos en mantener nuestra salud en un estado óptimo, para tener nuestras defensas lo más altas posibles y para poder estar preparados para poder afrontar cualquier situación de estrés que se nos presente, de la mejor manera posible.

Esto también se confirma con el disparado crecimiento en los últimos años, del consumo de productos ecológicos, libres de tóxicos.

No como nada que su bisabuela no reconocería como comida

Comer bien no implica comer alimentos caros y menús con un toque festivo, simplemente es comer productos sencillos, sanos, caseros, ecológicos, alimentos vivos, de temporada, en lugar de alimentos precocinados, industriales o congelados que no nos aportan ningún nutriente sino que sólo son tóxicos, gastando el cuerpo mucha energía en digerirlos, para que finalmente acaben convirtiéndose en desecho.

Cada vez hay más personas que priorizan la alimentación porque saben que somos literalmente lo que comemos. Es por eso que nos hemos animado a desarrollar este proyecto para poder cubrir esta demanda creciente.

Ofrecemos la posibilidad de llevar esta alimentación saludable, ecológica al 100% (con certificado ecológico), macrobiótica o vegetariana a domicilio, para que podamos disfrutar a diario de una comida recién hecha y de la más alta calidad garantizada.

Es una comida no festiva, sino del día a día, saludable.

El compromiso es mensual, pudiendo contratar de 1 a 5 días de servicio de menú a domicilio por semana, según las necesidades y circunstancias de cada uno.

Se cocina en La Biotika. Restaurante vegetariano y macrobiótico desde 1979.

También nos adaptamos a veganos o personas con alguna intolerancia alimenticia.

Y como novedad incluimos, al mismo precio, la opción de menú terapéutico, que consiste en elaborar un menú personalizado según lo más recomendable para esa persona en este momento, pudiendo así ayudar a recuperar su equilibrio y salud lo antes posible.

Cristina Aylagas García
Terapeuta y consultora sobre alimentación sana en La Biotika
http://www.labiotika.es

 

Tags : alimentaciónalimentación sanacomer sano

Leave a Response